LEGO City Undercover: The Chase Begins3DS

Una visita a una ciudad aburrida y muy nublada

Por Jorge Arellano El 1 de mayo a las 13:46

Lo bueno

Divertidas persecuciones en automóvil. Extensa personalización de disfraces. Ambientes de juego variados.

Lo malo

Misiones repetitivas. El sistema de combate no presenta reto alguno. La trama es un pretexto para prolongar la duración del título. Constantes problemas técnicos como neblina, caídas de cuadros por segundo y tiempos de carga excesivos. No hay actividades para realizar en la ciudad.

Como parte de la estrategia de lanzamiento de LEGO City: Undercover para Wii U, se anunció otro título de la franquicia para el 3DS. The Chase Begins está concebido, aunque carezca de interacción con su hermano mayor de consola, como un complemento. La trama está situada antes de los eventos del juego de Wii U. Los jugadores controlarán a un joven y novato Chase McCain, quien deberá ganar el respeto de sus colegas para convertirse en la leyenda que todos admiran. Por desgracia, el hecho de no alcanzar un estándar mínimo de calidad no permitió que este título lograra lo que otros: trasladar con éxito una experiencia de consola casera a portátiles,.

El primer problema con el que se topará el usuario son los extensos tiempos de carga que sorprenden (más bien, interrumpen) a o largo del juego. Me sucedió antes de entrar en la pantalla de juego, antes de cargar la partida, entre distintas zonas de la ciudad, al cruzar la puerta de la estación de policía, al presionar Start y hasta al adquirir vehículos. Sería menos grave si se tratara de un título para consolas caseras; sin embargo, en una portátil el inconveniente se agrava debido a que las sesiones de juego son más cortas. También resulta inconveniente la imposibilidad de adelantar cinemátics y que se repitan desde el principio si cerramos el 3DS antes de que termine su reproducción.

Pero los errores técnicos no se detienen ahí. Ignoro si la culpa es de una mala optimización o de las limitaciones de hardware del 3DS, pero el campo de visión en la ciudad apenas supera los 20 metros. Esto no pasaría de ser un problema cosmético, salvo porque los automóviles aparecen de la nada y son difíciles de esquivar. LEGO City parece sumida en una eterna neblina que entristece la alegre dirección de arte. Para empeorar las cosas, tenemos que la velocidad de cuadros por segundo del título baja dramáticamente durante ciertas persecuciones de autos u otros momentos de intensa acción.

La dinámica principal que rige a The Chase Begins recuerda la de su hermano mayor de Wii U. Chase deberá ir de un lado a otro cumpliendo órdenes de otros personajes. Para resolver muchos de sus objetivos, tendrá que cambiar de disfraz. Cada uno le permite realizar ciertas acciones en específico. Fuera de persecuciones esporádicas, el título es una serie de tareas irrelevantes y vacías que el jugador tiene que realizar: ir de punto A a punto B y presionar A para activar un interruptor o Y para usar la habilidad especial de cada disfraz. También hay frustrantes secciones en las que habrá que escalar, teniendo cuidado especial con los saltos, pues la perspectiva de cámara del juego no siempre deja ver con precisión la maniobra a realizar.

Pienso que, aunque el título está dirigido a un público infantil, su trama podría ser mejor. No pido complejidad, sino que tenga una proporción mínima de verosimilitud. El humor me pareció simplón, aunque puedo comprender que su naturaleza accesible está pensada en un otro público. Lo que no pude tolerar fueron las incoherencias del guión ni todos los recursos fáciles empleados para justificar las 7 horas duración. Quien esté en contra de esta postura seguramente argumentará que esto forma parte del estilo de estos títulos; sin embargo, ¿dónde quedaron la creatividad e imaginación ligadas con la marca? No distingo ninguna en las repetitivas misiones, que se sienten más como realizar un trabajo o una tarea y menos como una contribución al desarrollo de la trama.

Y es que, a pesar de la variedad de herramientas disponibles, el juego explota de manera idéntica las mismas mecánicas de juego: disparar, usar llaves, escalar, destruir y armar objetos, y, por último, pelear. Te obligarán a hacer esto último muchas veces a lo largo de The Chase Begins. Usé la palabra obligar porque el combate es desastroso. Aunque comprendo que los desarrolladores hayan evitado mostrar situaciones violentas, afecta negativamente la experiencia que tu único medio para atacar sea defendiéndote de los enemigos. Presionar A los someterá, con X realizarás contraataque y con Y los aventarás. Imagina un título en el que sólo puedes arrojar a los enemigos. No podríamos decir que tiene un sistema de combate real, pues la ausencia de opciones anula la posibilidad de seguir una estrategia. Durante los muchos combates lo único que harás será presionar botones al azar. Recuerdo una ocasión en la que atendí otro asunto mientras con la mano derecha presionaba X, Y y A al mismo tiempo que sostenía el 3DS. Al voltear la vista a la portátil descubrí que había vencido a los otros 3 contrincantes…

El 3D del título tampoco está bien implementado. En varias ocasiones, los objetos de la pantalla rebasan sus bordes, lo que ocasiona un indeseable problema que rompe el efecto tridimensional. La ciudad, por otro lado, no se beneficia con las características únicas del 3DS. Aunque los edificios y autos saltan de la pantalla, el contenido es plano. Salvo objetos desbloqueables, no hay mucho qué hacer.

Chase tiene corazones de vida, pero me pregunto para qué se molestaron en ponerlos, pues perderlos todos significa únicamente que volverás a reaparecer en el mismo lugar y momento. Ganarlos o perderlos no es significativo para el sistema de juego.

Además de la posibilidad de personalizar los disfraces, adquirir vehículos y encontrar desbloqueables, hay poco qué hacer una vez que terminan las misiones. Aunque encontré diversión en las batallas contra los jefes y las persecuciones en auto (a pesar de que el perseguido seguía un circuito predeterminado), terminar el título fue más una cuestión de responsabilidad que de franco entretenimiento.

Quienes estén acostumbrados a la viveza de LEGO City en el título de Wii U se toparán con un juego reducido, lleno de problemas técnicos y de diseño de juego. El sistema de combate es irrelevante, las misiones son repetitivas, la trama es poco imaginativa, los tiempos de carga interrumpen la experiencia y, por si fuera poco, es imposible ver a más de 20 metros de distancia. The Chase Begins presenta una cara aburrida y nublada de LEGO City. Se siente más como una estrategia de mercadeo para fortalecer las ventas de su hermano de Wii U que como una verdadera oferta de valor para los consumidores.

Malo
5.0
 

62

Ficha del Juego

LEGO City Undercover: Th..

3DS

por Traveller's Tales

21 / Abril / 2013