LEGO City: UndercoverWii U

Una ciudad de ladrillos plásticos llena de aventura y humor blanco

Por Daniel Dehesa El 18 de marzo a las 17:11

Lo bueno

Ciudad gigantesca y llena de secretos. Entretenida historia guiada por la narrativa cómica. Actividades y misiones divertidas. Terminar la campaña toma alrededor de 14 horas, pero cumplir todos los objetivos requiere más de 50. Ingenioso uso de habilidades.

Lo malo

Tiempos de carga exageradamente largos. No hay cooperativo. El esquema de control no aprovecha el potencial del GamePad. Son pocos los personajes con los que puedes interactuar. Hay poca precisión en el movimiento y los saltos, lo que lleva a constantes accidentes.

A pesar de su irresistible carisma, LEGO debió sujetarse a célebres franquicias cinematográficas para alcanzar el éxito dentro de los videojuegos, pero tras una década de experimentación, estos adorables juguetes al fin toman identidad propia en City: Undercover, una aventura policiaca completamente original que además de situarse en una gigantesca ciudad repleta de divertidas misiones y momentos memorables, transmite la sensación de que puedes recrear este mundo con piezas reales.

Recorrer los rincones de Undercover remite al efecto de vivir dentro de un diorama hecho de bloques plásticos y muñecos de cara amarilla, saturado de vida. A diferencia de títulos previos en los que TT Games necesitó reemplazar los coloridos tabiques con texturas genéricas, en esta ocasión hizo un gran esfuerzo por construirlo todo con bloques de juguete; desde las gasolineras de Octan hasta las formas angulares de los árboles, es evidente que se trata del mayor tributo a LEGO que hayamos visto a la fecha y una carta de amor con dedicatoria a los fans. Afortunadamente, el enfoque no es exclusivo para los seguidores, el juego está diseñado –como siempre– para cautivar audiencias variadas, de modo que los niños no tendrán problema con la dificultad y los veteranos disfrutarán las 50 horas que toma conseguir cada secreto en la gigantesca urbe.

El concepto de Undercover no parte de una película en específico, sin embargo, muchos de sus componentes están extraídos del cine, después de todo ese elemento da personalidad a cada título de LEGO. La historia sigue las aventuras, desventuras y peripecias de Chase McCain, un detective de ideales incorruptibles y actitud por demás despreocupada, quien tras algunos meses de vacaciones obligadas se reintegra a las fuerzas policiacas para poner orden en la ciudad y de paso, detener al bribón más buscado del momento: Rex Fury. Entre caóticas peleas contra pandillas asiáticas, jocosos encuentros con la mafia italiana y muchas persecuciones –a pie y en auto–, sobran las referencias a filmes y series de televisión, incluidos Starsky & Hutch, Miami Vice y Die Hard. De un momento a otro, nuestro protagonista pasa de perspicaz Sherlock Holmes a una audaz imitación de James Bond y de hecho, la historia toma el mismo rumbo con un excelente sentido de progresión, que aún cuando inicia un poco lento, después acelera el paso con incesantes momentos de acción.

Ahora bien, la trama sólo toma una cuarta parte de las actividades; más allá de las misiones obligadas, la ciudad es completamente tuya para explorar, con la obvia limitante de que si no tienes las herramientas adecuadas, no puedes acceder a ciertos lugares. La complejidad no es la de Batman 2: DC Super Heroes ni la diversidad corresponde a la de LEGO: The Lord of the Rings, pero Undercover eclipsa por mucho la extensión de ambos títulos con su infinidad de secretos ocultos hasta en los rincones más apartados. Lamentablemente, está lejos de igualar la oferta de contenido de los máximos exponentes del sandbox, en especial de un Grand Theft Auto, pero hay entretenimiento de sobra: carreras de autos en las que puedes –y a veces debes– destruir todo a tu paso, recolección de objetos usando curiosos artilugios y persecución del crimen usando métodos variados.

Curiosamente, Undercover es una excéntrica mezcla entre evolución y regresión a las viejas costumbres. Por un lado, la estructura de misiones es la misma de siempre, con una dirección lineal y objetivos un tanto repetitivos que son requisito obligado para explorar plenamente la ciudad; por otro, estimula la creatividad y la curiosidad en el uso de los talentos del protagonista. Como minero estarás rompiendo rocas o dinamitando ciertos obstáculos, y habrá momentos en que te darán habilidades adicionales para solucionar situaciones poco ortodoxas. Sobra decir que no importa si estás en el papel de bombero, de astronauta o de técnico en mantenimiento, cada oficio es muy entretenido, aunque no sean súper poderes ni habilidades épicas.

El título no revoluciona la fórmula de TT Games, el combate es muy básico y requiere el uso de un solo botón, mientras que la interacción con el escenario se basa prácticamente en destruir todo para reutilizar las piezas en objetos más útiles. Con todo y la simpleza, hay una emoción diferente gracias a un sistema de contraataques que adquiere valor cuando peleas contra una docena de rufianes, que exige lo mejor de tus reflejos. Además, la resolución de acertijos requiere de cierta lógica que en ocasiones pasadas caía en lo obvio. Sumándose a la parte de sofisticación, la presencia del GamePad lleva a una exploración fresca por medio de un radar similar al Detective Vision de Batman: Arkham Asylum, el cual permite revisar toda la periferia tanto para detectar sospechosos como para encontrar objetos ocultos. Cabe mencionar que fuera de esta función, la exclusividad de Wii U está profundamente desaprovechada, pues el control sólo sirve como mapa y para desplegar breves comunicados en video; nada estimulante en particular, sin mencionar que no hay modalidad para jugar sin el televisor.

Detrás de su irresistible estética, ingeniosas bromas y buen ritmo de acción, están los defectos de Undercover. El más grave es que sus tiempos de carga son exageradamente largos, a veces de casi un minuto. Se entendería si los gráficos fueran en extremo realistas, pero no es así, cumplen el requisito de hacer lucir bien un mundo sumamente grande, sin embargo, eso no quita la molestia de tener que esperar constantemente para seguir jugando. Otro desafortunado incidente es la ausencia de multiplayer y si bien la estructura de la aventura está construida para un solo jugador, el concepto pudo beneficiarse con un modo cooperativo o hasta competitivo, una de las delicias en todo juego de LEGO.

Regresemos a las virtudes de esta urbe de juguete. Undercover brinda gran versatilidad de locaciones inspiradas en las ciudades más icónicas de la Unión Americana, así que lo mismo veremos boscosas regiones como las de Colorado, que suburbios representativos de Los Ángeles, pasando por la verticalidad de Nueva York y el vaivén de San Francisco, todo fabricado con tabiques de plástico. A partir de la misma identidad, numerosos vehículos son la base para viajar de un extremo a otro, incluyendo flamantes deportivos, tanques militares, helicópteros, navíos y hasta una patineta; todo lo que necesitamos es que se mueva. Lo interesante es que para hacerte de ellos necesitas, además de monedas, bloques especiales que se suman a tu bolsillo y son requisito para reconstruir las zonas inhabilitadas del lugar, como puentes, helipuertos o estaciones ferroviarias.

LEGO City: Undercover es una fascinante aventura que sin desviarse demasiado de las tradiciones de la franquicia, aporta constantes dosis de identidad y carismática originalidad. Valiéndose de bromas ingeniosas, brillantes acertijos y excelente narrativa, no necesita de galaxias muy lejanas ni de leyendas tolkenianas para envolvernos en diversión pura. Los altos valores de producción y la atención al detalle en cada elemento se combinan para crear el mundo de LEGO más espectacular que hayamos jugado hasta el momento, uno que promete seducirte a jugar una y otra vez.

Muy Bueno
8.2
 

Ficha del Juego

LEGO City: Undercover

Wii U

por TT Games

18 / Marzo / 2013

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS