RISEN 2Xbox 360

Un juego de piratas que naufraga en la mediocridad

Por Rodrigo Villanueva El 17 de agosto a las 15:40

Lo bueno

Tema de piratas. Mundo vasto y detallado. Algunos personajes simpáticos.

Lo malo

Combate y progresión terriblemente mal diseñados. Escenarios repetitivos. Ralentización y desgarro de pantalla. Pop-up gráfico constante. Menús ilegibles. Pantallas de carga prolongadas.

El tema de los piratas está poco explorado en el mundo de los videojuegos pese a que hay algunos exponentes destacados; ahora RISEN 2 se presenta como un ambicioso RPG de acción situado en un mundo abierto cuya única cualidad valiosa radica justamente en la aproximación a dicha temática, pero que se queda corto en la mayoría de sus aspiraciones, pues requiere demasiada paciencia por parte del jugador, y termina por ser intrascendente.

El argumento nos sitúa en un mundo caribeño desgarrado por la guerra entre deidades, facciones de bucaneros y el imperio, mejor conocido aquí como la Inquisición. Adoptamos el rol de un miembro de la Inquisición quien tiene la tarea de infiltrarse en las líneas de un capitán pirata de nombre Steelbeard, supuesto poseedor de un legendario arpón capaz de derrotar a Mara, la diosa de los titanes.

Como todo título de rol, RISEN 2 demanda que desarrolles cada talento del héroe anónimo desde cero y decidas la forma en que interactuará con los muchos personajes que lo rodean y le confieren misiones alternas al hilo conductor. Estos NPC son carismáticos, cuentan con buenas actuaciones de voz y en ocasiones hasta resultan graciosos.

El universo se divide en 2 grandes masas de tierra al norte y al sur, mientras que en al centro yacen varias islas mucho más pequeñas. Hablamos de un espacio amplio y detallado, pero que se vuelve monótono al poco tiempo debido a lo repetitivo de los paisajes selváticos, mismos que para colmo son confusos de navegar. Además, los mapas se escasos, así que a menudo hay que conformarse con una vista lejana de las islas dentro de la ya de por sí rebuscada interfaz, cuya fuente tipográfica por momentos resulta ilegible.

A lo anterior hay que sumar malos efectos ambientales, gesticulaciones exageradas por parte de los personajes, ángulos de cámara problemáticos, desgarramiento ocasional de pantalla, frecuente pop-op de texturas y ralentización.

La progresión depende directamente de la acumulación de oro y experiencia, mejor conocida en el mundo de RISEN 2 como Gloria. Aquí nos encontramos con otro grave problema del juego: para aprender talentos y habilidades hace falta pagar con oro a determinados personajes, estos mentores son difíciles de encontrar, y muchas de las tareas con las cuales se consigue el precioso metal requieren de un nivel de desarrollo que, al menos durante el primer tercio del juego, sencillamente no se tiene. Lo anterior conduce a un círculo vicioso que suele ocasionar estancamiento y muerte.

Así las cosas, puede pasar que el maestro cerrajero nos pida cumplir con cierta tarea para demostrar que tenemos derecho a aprender uno de sus secretos, lo que además nos costará 500 monedas de oro. Resulta que somos muy débiles para cumplir la misión o que varios cofres que pueden contener la divisa están cerrados y ¡oh, mundo cruel!, no tenemos talento para abrirlos, ni dinero para aprender, de modo que hay que deambular por todas partes buscando cosas para intercambiar o incluso ostras que tengan una perla en su interior. Este escenario se repite más de una vez y desde luego implica horas de auténtica perdición.

Otra falla es el sistema de combate. Para encajar con el tono del juego, la magia fue sustituida por encantamientos vudú, pero no están disponibles durante las primeras 10 horas de juego, así que en ese lapso dependes de un solo botón y ya después puede usarse la lenta pistola de pedernal o la patada. Esto basta para hacerle frente a un enemigo humano, pero a RISE 2 le gusta ponernos frente a manadas de animales salvajes desde el comienzo, que con 3 o 4 golpes dejarán a nuestro pirata inerte en el suelo, porque también hay que decir que el sistema de vida o “sangre” es demandante. La mayoría de los alimentos tienen un efecto retardado y sólo las bebidas alcohólicas la rellenan inmediatamente. Pero ¡claro! no es sencillo ponerle las manos encima a una botella de ron en medio de la jungla.

Las bestias pueden ir de changos a jaguares, pájaros de fuego y hasta hormigas o crustáceos gigantes. Todas suelen ser veloces y le dan alcance al protagonista incluso si trata de escapar, así que antes de aparecer en el radar de una bestia, hay que estar seguros de que se puede ganar o se termina viendo la pantalla de carga irremediablemente. Por si fuera poco, las animaciones son acartonadas y así también los movimientos de combate, lo que permite a la I.A. encadenar golpes sin que nuestro personaje pueda reaccionar, asestando muchísimo daño. Sobra decir que escalar estilo Skyrim o dar saltos pronunciados también queda completamente descartado, pues es un ejercicio engorroso y en ocasiones letal, lo que acentúa lo limitado de la navegación de escenarios.

Lo anterior no es producto de un énfasis en el realismo sino de mal diseño, pues como mencionamos al inicio, convierte al juego en una experiencia frustrante por cerca de 20 horas, tiempo suficiente para que la mayoría –con toda razón–, deje el control por la paz. Luego de eso las cosas se tornan menos desesperantes, pero no lo suficiente como subsanar las fallas que yacen por debajo de toda la estructura.

Al final del día, RISEN 2 es un buen ejemplo de que producir un título de grandes dimensiones con mucho por hacer, no es suficiente si se carece de la consistencia argumental y mecánica para darle sustento. En un RPG se supone que la principal motivación sea desarrollar al personaje, explorar y deleitarse con una atmósfera e historia envolventes. Aquí la progresión está absolutamente rota, los escenarios suelen ser repetitivos y confusos, así que realmente no existen razones para querer explorar más, mientras que las abundantes fallas técnicas terminan por matar el poco interés que resta. Quizá si el estudio Piranha Bytes hubiera abarcado un poco menos pero con eficiencia, tendríamos un juego mejor logrado, pero ese no es el caso, y no podemos recomendar RISEN 2 ni para una renta, a no ser que sean obsesivos de todo lo que tenga que ver con piratas o estén dispuestos a pasar más de 20 horas de frustración antes de tener una experiencia medianamente aceptable.

Malo
5.9
 

60

Ficha del Juego

Risen 2: Dark Waters

Xbox 360, PlayStation 3, PC

por Piranha Bytes

31 / Julio / 2012

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS