Call of Duty: Black Ops IIXbox 360

El campo de guerra perfecto para los fans

Por Rodrigo Villanueva El 13 de noviembre a las 12:25

Lo bueno

Una historia más inteligente que la de otras entregas de la franquicia. Múltiples finales motivan a regresar al modo para un solo jugador. Es el Call of Duty visualmente más rico que ha habido. El modo Pick 10 agrega flexibilidad y creatividad a un excelente modo multijugador. El frente zombie constituye un juego completo en sí mismo.

Lo malo

Ya se nota lo añejo del motor gráfico. La toma de decisiones pudo ser todavía más trascendente. Los controles de las misiones Strike Force son poco intuitivos y la modalidad en sí misma parece algo forzada. El modo zombie es visualmente aburrido y las grietas en el piso son una molestia innecesaria.

Antes de terminar con esta parte de la reseña, cabe acotar que ahora no nada más está la opción de seleccionar arsenal para el multiplayer, en el modo para un solo jugador es posible elegir qué armas llevar y además hay una docena de perks, de los cuales el más creativo para nosotros fue el de Access Kit, que da acceso a ciertos compartimentos de cada nivel, que de otro modo están bloqueados, donde por lo regular se encuentra munición extra. Aparte hay atributos adicionales, como aturdirse menos al recibir daño, recargar más rápido, apuntar más velozmente, etcétera, todos desbloqueables al cumplir objetivos específicos de cada misión.

Si bien la duración del modo solitario no desentona con el de sus predecesores, ubicándose en las 8 horas, en promedio, podemos decir que el ritmo, la escala y la densidad del argumento, compensan la brevedad de este primer componente.

Lo que sí queda a deber es el apartado gráfico, y es que se nota que Treyarch exprimió hasta la última gota de detalle del motor–algo que se aprecia en el rostro de los personajes–, pero ya no da para más. La iluminación ya no luce tan realista como en 2007 y mucho menos los efectos y las animaciones; ambos, detalles que señalamos el año pasado y siguen prácticamente igual. Por el lado positivo, si se le quiere ver así, está el hecho de que gracias a esto Black Ops II puede correr al vertiginoso ritmo que lo hace, especialmente en el multiplayer.

Y ya que hablamos del multiplayer, pueden estar tranquilos, permanece como la adictiva experiencia de siempre, aunque ahora con un detalle que nos parece el más destacado de todo el paquete: el sistema de clases Pick 10. Esta característica le asigna un valor de un punto a cada componente de una clase, y le da al jugador precisamente 10 puntos para gastar en la forma que desee, dejando atrás la forzosa necesidad de llevar quizá 2 granadas tácticas cuando nunca se usan, por citar un ejemplo.

Para que esto quede más claro, digamos que sacrificamos nuestros accesorios de arma primaria, el arma secundaria y las granadas, a cambio de 6 perks en vez de 3. Quedaríamos prácticamente desnudos, portando únicamente un rifle, pero nuestro personaje en sí sería súper poderoso. Otra opción sería tal vez remover una granada táctica y el accesorio de nuestra pistola, para adquirir un comodín y ponerle un tercer aditamento a nuestra arma primaria.

¿Qué son los comodines? Cuando queremos exceder la cantidad permitida de aditamentos o poderes de una categoría, como por ejemplo un segundo accesorio para el arma segundaria o un segundo perk de cualquier categoría, se tiene que comprar un comodín antes, que también cuesta un punto, esto con el fin de que las clases queden balanceadas y haya un equilibrio entre recompensas y sacrificios.

En última instancia, Pick 10 se siente como una forma mucho más natural e innovadora de aproximarse al diseño de clases, ya que favorece la creatividad y permite millones de combinaciones, lo que revigorizará el pensamiento estratégico de los fanáticos.

Ahora bien, hay poco que decir sobre la jugabilidad misma del multiplayer que no se conozca ya. El modo competitivo dentro de Call of Duty: Black Ops II es acelerado, preciso y tan adictivo como de costumbre, con mapas bien diseñados y docenas de modos de juego que los tendrán pegados a su pantalla por meses. No tenemos ninguna queja.

Y antes de dar paso a los muertos vivientes, también hay que señalar que este título implementa la estructura de transmisión y captura de videos más completa de la historia de la franquicia, e incluso cuenta con opción de edición automática, para atesorar esa partida donde mataste a 20 enemigos sin morir una sola vez u otro tipo de hazañas.

Y así llegamos al modo zombie de Black Ops II. Es increíble como lo que comenzó siendo una simpática puntada de Treyarch ahora constituye casi un tercio de la experiencia completa de juego.

La estrella en esta ocasión es Tranzit, donde los jugadores no sólo defienden un punto en particular del mapa sino que tienen la opción, después de algunas oleadas, de abordar un autobús y visitar otras locaciones del terrorífico mundo, al tiempo que se descubren poderes y piezas de objetos como escudos o generadores que facilitan un poco la labor de sobrevivencia.

Tenemos 2 quejas con respecto a Tranzit y el modo zombie en general. La primera es que están diseñados con un énfasis en la oscuridad que vuelve las cosas visualmente muy densas, lo que aunado a las grietas en el suelo que aturden al personaje y la abundante niebla, motiva poco la exploración, sin mencionar que a diferencia de otros exponentes del género zombie, dígase Left 4 Dead, aquí realmente no hay una razón para viajar, y moverse de un lado a otro puede diluir un poco esa claustrofobia tan cardíaca y emocionante que distingue a este tipo de alternativas de juego.

Por lo que respecta Grief, consiste en un modo competitivo donde 2 equipos de 4 miembros se enfrentan sin hacerse daño directamente, sólo usando a los zombies. Los bandos pueden incluso cooperar entre sí, pero al final, ganará la escuadra con más sobrevivientes. Se trata de una aproximación interesante, que al menos en nuestra experiencia, se sintió un tanto hueca sin la opción de canalizar la atención de los muertos vivientes hacia el otro equipo de formas más creativas, como por ejemplo una especie de pipebomb a la Left 4 Dead. Los jugadores deambulan sin sentido por las primeras 10 rondas, y a falta de una estructura preestablecida más ingeniosa, las cosas suelen terminar de forma abrupta, a no ser que algún equipo realmente tenga la disciplina y el ingenio suficientes como para organizarse.

Reiteramos, Call of Duty: Black Ops II no es de ningún modo una iteración genuinamente evolucionada de la serie –eso seguramente lo veremos hasta la próxima generación–, pero es el paquete más completo que ha visto en toda su historia, y Treyarch logró con éxito retorcer las cosas para que realmente valga la pena regresar. La campaña no escatima en majestuosidad y la multiplicidad de finales dará a los fans un pretexto para recorrerla por lo menos 2 veces, lo que ya es mucho decir cuando hablamos de un componente que en otros años muchos ni siquiera tocaban. El multiplayer es excelente y el modo zombie aporta un cambio de tono y ritmo que vale la pena probar ahora en toda su vastedad.

Sí, quizá la industria esté saturada de juegos FPS, pero éste es uno tan bien logrado que realmente se abre camino y nos permite decir que hay espacio para uno más.

« Primera |« Anterior |1 |2 |Siguiente » |Última »
Excelente
9.0
 

83

Ficha del Juego

Call of Duty: Black Ops ..

Xbox 360, PlayStation 3, PC, Wii U

por Treyarch

13 / Noviembre / 2012

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS