DmC: Devil May CryXbox 360

Una reinvención que no le pide nada a sus antecesores

Por Pablo Luque El 16 de enero a las 19:21

Lo bueno

La historia cuenta los orígenes de Dante. Gran variedad de armas y habilidades. Amplia gama de dificultades. Las misiones extra ayudan a perfeccionar las técnicas y los combos. El control es muy amistoso. Sistema de combate intuitivo y adictivo. La esencia de la franquicia permanece intacta. Los apartados gráfico y sonoro son excepcionales.

Lo malo

Algunos tiempos de carga muy largos. No hay forma de concentrar los ataques en un solo enemigo (ausencia de Lock-on). Aunque mínimo, el framerate cae durante algunos cinematics.

En DmC: Devil May Cry el clásico sistema para calificar tu desempeño al final de cada misión es mucho más práctico, pues explica a detalle por qué obtuviste una D y no una A, por ejemplo. Los tiempos que hagamos en cada nivel, el estilo de combate a la hora de realizar ataques terrestres y combos aéreos, emplear items para facilitar las cosas, recolectar coleccionables y morir constantemente son complementados con un sistema que nos permite saber qué tipo de movimientos nos dan determinado número de puntos, por lo que si fallamos en obtener la máxima calificación que da el juego (SSS), podremos intentarlo de nuevo corrigiendo los errores que cometimos en intentos anteriores, después de analizar nuestros resultados.

Cabe mencionar que la esencia del combate radica en evitar repetir movimientos de manera constante, pues eso impide que suba nuestra calificación de estilo. Además, ser golpeado por un enemigo puede arruinar una calificación perfecta, por lo que es indispensable mantener alerta los 5 sentidos para esquivar los ataques con los botones que definitivamente serán nuestros mejores amigos desde el inicio y hasta el final: LB y RB, sobre todo porque no existe una defensiva como tal ni la posibilidad de enfocarnos en un enemigo en particular.

DmC está diseñado para que en ningún momento se pierda la acción, eso significa que apenas terminemos una oleada de enemigos, Ciudad Limbo se encargará de mantenernos en movimiento al convertirse en un enemigo real que nos perseguirá de principio a fin: derrumbará edificios para intentar aplastarnos, quitará calles y pisos enteros para que caigamos al vacío y hasta arrojará objetos para terminar con nosotros.

Ahora bien, terminar el juego depende de varios factores, pues la arquitectura de las misiones va de lo más complejo y extenso hasta lo más corto, donde únicamente peleas contra jefes; la habilidad y el ritmo con el que progresas y la dificultad que elijas pueden hacer que la campaña dure 8 horas o días enteros: no es lo mismo jugar en la dificultad Devil Hunter, donde los enemigos son menos agresivos y te mueves como un dios entre ellos, a jugar Hell and Hell, donde son extremadamente peligrosos y basta con que te golpeen una vez para que mueras y tengas que reiniciar desde el último checkpoint registrado.

La experiencia de DmC no se limita a la campaña, hay una variedad de misiones extra que sólo podemos desbloquear al abrir puertas escondidas en la campaña y con la ayuda de unas llaves, que básicamente son retos que ponen a prueba todo lo que hemos aprendido durante la historia. Algunos son simples como eliminar un número específico de enemigos, otros pueden implicar destazarlos en un tiempo límite y con requisitos poco usuales, por ejemplo ataques exclusivamente aéreos, realizar movimientos específicos, e incluso, no recibir daño o esquivar; la dificultad de las misiones extras varía, pero son una alternativa sensacional para conocer las técnicas más complejas del juego, lo que hace obsoleto el modo Práctica.

La propuesta de Ninja Theory es excelente prácticamente en todos los sentidos y eso incluye tanto su aspecto visual como sonoro. Cada mundo, demonio y objeto están bien detallados; las expresiones de los personajes los hacen lucir llenos de vida y las emociones de Dante son capaces de conmovernos; el mundo pardo y antiguo que conocíamos ha sido remplazado por uno moderno lleno de vívidos colores que, en conjunto con la surrealista Limbo, nos entrega un verdadero deleite gráfico del que nunca nos cansamos. Los diálogos y la actuación de voz son muy buenos; cada línea le da personalidad a los personajes y hay expresiones físicas y verbales muy divertidas que amenizan los momentos tensos de la historia, y en cuanto al apartado musical, los combates están acompañados de canciones del género metal, un elemento característico de la franquicia que siempre ha encajado a la perfección.

En resumen, DmC: Devil May Cry tiene los elementos suficientes para ser considerado un título completamente independiente a la franquicia, pero para poder apreciar sus cualidades, desde el evidente cambio visual hasta la jugabilidad en general, es necesario que abramos la puerta al cambio y dejemos atrás los comparativos negativos con sus antecesores. Se trata de una entrega que de ninguna forma busca sustituir el concepto formado a lo largo de los pasados 12 años, y que muestra una nueva perspectiva cuyo objetivo es darle un respiro a la serie para mantenerla fresca e innovar en ella.

« Primera |« Anterior |1 |2 |Siguiente » |Última »
Excelente
9.3
 

Ficha del Juego

DmC: Devil May Cry

Xbox 360, PlayStation 3, PC

por Ninja Theory

15 / Enero / 2013

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS