Halo 4: Champions BundleXbox 360

El intento por revivir un multijugador que casi ha sido abandonado

Por Pablo Luque El 25 de agosto a las 20:13

Lo bueno

El mapa Pitfall es pura nostalgia para los fans de Halo 3. Buena cantidad de skins para armas y armaduras. Vértigo tiene elementos interactivos que pueden cambiar la situación a favor (o en contra) de los jugadores.

Lo malo

Sólo se agregaron 2 mapas y ninguno está diseñado para más de 10 jugadores. Ricochet no es una experiencia nueva y tan sólo mezcla elementos de Oddball, King of the Hill y Grifball. Una vez que descargas el contenido, hay que bajar una actualización obligatoria de más de 200 MB.

Francamente, después de que 343 Industries cumplió con los contenidos descargables que se comprometió a entregar con el Season Pass de Halo 4, no creí que se aventurarían a ofrecer más materiales para prolongar la existencia del juego. La realidad es que el multijugador del título es uno de los menos jugados de la franquicia, y el que más rápido han abandonado los fans de la misma. Con eso en mente, Champions Bundle, que claramente llega como una última bocanada de aire para tratar de levantar el multijugador de la aventura más reciente del Master Chief, fue lanzado hace algunos días con 2 nuevos mapas, 1 nueva modalidad y muchos skins para las armas, así como nuevas piezas de armadura para los Spartan de clase IV.

Empecemos por el mapa que captó inmediatamente mi atención: Pitfall. Si su nombre te suena familiar, es porque se trata nada más y nada menos que de The Pit, uno de los mapas que incluyó Halo 3 en su lanzamiento, pero ahora con un nuevo rediseño poco drástico para no olvidar lo que lo hizo un grande (y clásico) hace ya 6 años. Visualmente, el nivel ahora fue pintado con diferentes gamas de color café y amarillo, que pretenden simular que ese moderno, metalizado y tecnológico hangar que la UNSC usaba como instalación militar para entrenar a sus soldados, fue abandonado hace mucho tiempo y ahora se encuentra en un estado deplorable, corroído y erosionado por las tormentas de arena que suceden en su exterior.

En cuanto inició mi primera partida en este mapa, no pude evitar sentir un montón de nostalgia; pues, debo confesar, Halo 3 fue mi primer juego de la serie. Si comparten el sentimiento que trajo ese título en su momento, aun si se adentraron a la franquicia con Halo: Combat Evolved o Halo 2, les garantizo que Pitfall les traerá de vuelta muchos de los recuerdos que seguramente tuvieron con aquellas clásicas partidas de Team Slayer, King of the Hill y Oddball en la casa de amigos o al jugar en línea. Y es que, aunque los spawns donde se encuentran la Espada de Energía y el Overshield sufrieron algunas ligeras modificaciones para solucionar problemas de balance que presentaba el nivel original, jugar modalidades clásicas como las que ya mencioné para revivirlas tal cual las recordamos es posible casi de manera intacta. Y digo casi porque las habilidades de armadura y perks que implementó 343i con Halo 4, queramos o no, sí modifican un tanto la experiencia original.

El segundo (y último) mapa que agrega el DLC es Vértigo. Éste sí es completamente nuevo para la serie y se trata de un nivel asimétrico, cuyos 3 niveles de verticalidad y las cuevas en sus extremos permiten que llegues por donde el enemigo menos lo espere, aunque ellos también pueden hacer uso del mismo beneficio. Lo curioso de este mapa es un par de altas estructuras alojadas en la base de cada equipo, las cuales fungen como elementos interactivos al liberar cada cierto lapso de tiempo una onda eléctrica que desactivará los escudos de todos los Spartan que se encuentren en su radio de choque. Aun cuando todos esos factores evitan que los jugadores realicen camping o que los equipos se mantengan a la defensiva, el mapa es diminuto y sólo se presta para partidas que soportan hasta 10 personas, lo que excluye muchas de las modalidades por objetivos que requieren equipos más grandes de usuarios. En otras palabras, el Champions Bundle no ofrece nada para quienes prefieren modos de juego de tipo Big.

Los mapas, en general, son buenos y agregan variedad a la rotación de niveles tan repetitiva que presenta el multijugador. Lamentablemente, no se puede decir exactamente lo mismo de Ricochet, el nuevo modo de juego que se incorpora a la ya extensa lista de variantes que ofrece Halo 4. A grandes rasgos, se trata de que 2 equipos (cada uno conformado hasta por 5 jugadores) se disputen una pelota que aparece en el centro de los mapas. La idea es que cada grupo tome el brillante esférico y lo trate de llevar a la meta que se encuentra en la base enemiga para acertar puntos, los cuales dependerán mucho de si arrojas la pelota a la zona de anotación o arriesgas la vida para tratar de llevarla personalmente hasta allí para lograr algunos tantos adicionales.

El problema de esta modalidad, es que no aporta nada nuevo a la serie y tan sólo toma elementos de Oddball y King of the Hill y los mezcla con algunos de Grifball. Además, aun cuando se supone que se debe trabajar en equipo, parece que cada quien desea hacerse el héroe y trata de anotar por cuenta propia, lo que tiene algo de sentido si consideramos que eso otorga más experiencia. Otra situación negativa es que las áreas de anotación siempre son las mismas, no sólo durante toda la partida, sino también en cada mapa porque así fueron configuradas. Por lo menos la pelota no comparte el mismo destino y rotará de ubicación cada vez que un equipo anote o no la recoja del suelo por cierto tiempo.

En cuanto a experiencia de juego, eso es todo lo que ofrece Champions Bundle; el resto de los contenidos radican en cambios meramente estéticos tanto para tu Spartan como para tus loadouts de armas. Tendrás a tu disposición las armaduras Ricochet, basadas en el equipo que porta un jugador de futbol americano; la ODST, que es similar a la de juegos anteriores, pero ahora con bordes redondos; la Prefect, totalmente nueva para la variante IV de los Spartan; y la que seguramente será favorita de muchos, la Mark V, misma que usó el Master Chief durante Halo: Combat Evolved.

A esto se agrega el skin steampunk para todas y cada una de las armas que puedes configurar en tus loadouts ―las cuales tienen un acabado dorado―, 8 nuevas poses para tu tarjeta de jugador, 6 skins adicionales para algunas de las armaduras existentes y los skins Trauma TMR y Teeth TTH para el rifle de asalto, Salvage SLV para el rifle de batallas y Flare FLR e Indigo IND para la Magnum. En ese sentido, hay una amplia variedad de personalizaciones, que pueden llegar a ser un tanto irrelevantes, particularmente las de las armaduras, si consideramos que nuestra perspectiva de juego es en primera persona y sólo pueden ser apreciadas por los oponentes o cuando mueras y ves caer el cuerpo inerte de tu Spartan al suelo.

Champions Bundle es un paquete promedio. Con excepción de Pitfall, el resto de los contenidos parecen poco para los 800 MS Points que cuesta todo el conjunto, el cual perderá valor cuando 343 Industries lance Ricochet gratis en un par de semanas para los jugadores que no adquieran el contenido descargable. Esperemos que eso ayude a que Halo 4 incremente su población de jugadores, porque el martes que debutó el DLC, la lista de juego exclusiva para jugar los nuevos complementos apenas alcanzaba 6000 jugadores, y al día siguiente se redujo en más de 50%.

Mediocre
6.6
 

0

Ficha del Juego

Halo 4: Champions Bundle

Xbox 360

por 343 Industries

20 / Agosto / 2013

MÁS REVIEWS