ARTICULO

Uwe Boll y las películas de videojuegos

El papel de este director en la industria del entretenimiento digital


Tags

Uno de los temas más difíciles y controversiales relacionados con los juegos de video son las películas basadas en ellos, especialmente porque ambos ocupan los primeros lugares en la lista de popularidad en lo que al entretenimiento casero se refiere. Pero, ¿por qué tienen tan mala reputación las películas relacionadas con videojuegos? Y, ¿por qué es Uwe Boll uno de los nombres más odiados y repudiados en el medio? Una cosa es segura, los fanáticos de los juegos de video tiemblan cuando una de sus franquicias predilectas comienza a rondar en los terrenos Hollywoodenses y Uwe Boll muestra interés en el proyecto.

De entrada tenemos que preguntarnos algo básico: ¿quién es Uwe Boll y cuál es su vínculo con todo este asunto? Uwe es un cineasta de origen alemán que se ha especializado en la adaptación de videojuegos a películas, sin embargo, lo que lo vuelve realmente peligroso es que él financia sus proyectos, por medio de su casa productora Boll KG. ¿Por qué es peligroso? Básicamente porque esto quiere decir que existe menor cantidad de personas a las cuales convencer de la calidad del proyecto, y eso podría explicar algunas situaciones vividas con sus trabajos.

Uwe Boll, haciendo de las suyas
Uwe Boll, haciendo de las suyas

Entre las franquicias que este director ha llevado a la pantalla grande se incluyen algunas que son favoritas del público y que realmente pueden ser consideradas clásicas del entretenimiento digital, como House of the Dead, Alone in the Dark, BloodRayne, Far Cry y Dungeon Siege. Todas las películas basadas en estas franquicias enfrentaron duras críticas y grandes pérdidas; se dice que In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale, salida en 2007, costó $60,000,000 USD y recaudó solamente 10 millones, a nivel mundial. Otro sonado fracaso fue [/i]Alone in the Dark[/i], que se encuentra en el lugar 15 en la lista de las 100 peores cintas de la década.

Lo interesante es que, a pesar de las críticas y las pérdidas, Boll sigue encontrando inversionistas, principalmente alemanes, dispuestos a comprar los derechos de inocentes franquicias de videojuegos para adaptarlas a películas. ¿Su secreto? El mismo Boll reveló que el culpable de todo esto es el gobierno alemán y su programa para incentivar el crecimiento de su industria cinematográfica nacional, y es que cuando una empresa alemana invierte en una película en ese país, el gobierno le devuelve 50% de la inversión. Anteriormente los inversionistas que decidían financiar filmes en Alemania podían deducir de impuestos 100% de dicha inversión, además de que solamente debían pagar impuestos sobre las ganancias, así que crear adaptaciones atroces que perdieran dinero terminaba siendo un negocio seguro, ya que el gobierno absorbía las pérdidas y lo cineastas ni siquiera tenían que pagar impuestos por las ganancias, siempre y cuando no rebasaran el costo total del proyecto.

In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale fue un gran fracaso
In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale fue un gran fracaso

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos