ARTICULO

J-Level #92: la dualidad de Pokémon

Lo más bonito y lo más feo de Pokémon que se ha visto en estos días


La lección de hoy es: no hagas enojar a tus empleados. Hace unas semanas, en la prefectura de Nagano, el centro de emergencias recibió por la noche una llamada de una izakaya local (izakaya, pronúnciese 'izacaia', son los bares adonde los japoneses suelen ir terminando de trabajar, para combeber); los clientes empezaron a sentirse muy mal y temían lo peor. ¿Qué pasó? Los servicios de emergencia llegaron y atendieron al grupo de jefes y gerentes que se estaban echando su sake tranquilamente cuando empezaron a sentir mareos, náuseas y de un momento a otro estaban respirando con dificultad al grado de la agonía. Los habían envenenado. Después de interrogar a los empleados del lugar, uno de ellos confesó que había cometido un error, llenando el tokkuri (la jarrita de cerámica donde tradicionalmente se sirve el sake) con cloro para limpiar el piso en lugar de licor de arroz. De los 9 jefes afectados que no pudieron diferenciar los líquidos debido a que ambos son transparentes, 5 tuvieron que ser hospitalizados y 2 recibieron un tratamiento menor por envenenamiento, aunque al final nadie resultó herido de gravedad. Las víctimas comentaron que notaron un aroma extraño en la última tanda de sake, pero estaban tan borrachos que no pudieron evitar seguir bebiendo. ¿Fue un accidente? Tal vez. Pero, de acuerdo con investigaciones posteriores, tal vez se trató de una venganza por encargo de alguno de sus subordinados o quizá los mismos empleados del lugar tuvieron la iniciativa por sentirse maltratados por sus clientes.

[p]Sucede que existe un precedente; hace algunos meses, en otra izakaya de la prefectura de Niigata, 2 hombres, de sesenta y tantos años más o menos, estaban terminando su día brindando con sake cuando una de las rondas les provocó un intenso dolor en la garganta. En aquella ocasión nada grave sucedió, pero la policía indagó un poco más y descubrió que uno de los contenedores de sake había sido rellenado con cloro en lugar de la bebida alcohólica. También se manejó como un accidente, pero la policía castigó al establecimiento, clausurándolo por 3 días. Con el segundo incidente y otros que, se dice, no se han reportado, parece que cobrar venganza contra los jefes, emborrachándolos y luego hacerles la mala pasada, podría convertirse en una moda en las izakayas.

[/p]

La segunda lección de hoy: no bajes software sospechoso. Hace unos días, la policía liberó a Masaki Kitamura, uno de los directores de anime que trabaja para el estudio Sunrise y que ha dirigido obras como Gundam 00, Tiger & Bunny y Planetes. ¿Por qué lo arrestaron, para empezar? Resulta que cierto día, en la página oficial del gobierno de la ciudad de Osaka, apareció un mensaje entre los comentarios; era una amenaza, aparentemente hecha por un asesino demente, que prometía matar a mucha gente en el Otaroad (el Otaroad, fusión de las palabras 'otaku' y la inglesa 'road', es donde suelen reunirse los fans del anime en Osaka). Cuando el mensaje fue detectado, se informó a la policía y los especialistas en crímenes cibernéticos rastrearon el origen de la amenaza; la dirección IP los remitió a la computadora personal de Kitamura, de 42 años. Las autoridades tenían una prueba aún más contundente: la amenaza estaba firmada por Masaki Kitamura. De inmediato, el director fue arrestado. Aunque se le presionó para que confesara, Kitamura no sabía lo que estaba pasando y en repetidas ocasiones aseguró que ni siquiera sabía que existía un lugar llamado Otaroad. "¡Pero tú lo enviaste, el mensaje salió de tu IP y además lo firmaste con tu nombre!", le insistía la policía. Y con justa razón, porque una amenaza firmada con un nombre real es prueba irrefutable del crimen... ¿no? Pues no. Durante varios días el director estuvo detenido mientras se trataba de aclarar el asunto, hasta que por fin salió el peine. Kitamura compró la computadora de segunda mano y, al configurarla, encontró un software conveniente en los foros 2ch (que, en el mundo virtual, es como ir a meterse al Bronx a buscar estupefacientes), y lo descargó; lo que no supo es que también descargó un virus, que le permitió a algún malicioso controlar a distancia su computadora y dejar ese mensaje en la página de la ciudad de Osaka. La historia tuvo un final feliz y Kitamura fue liberado. Toing.

Y ya que estamos con el tema del anime, los fans de la legendaria serie de animación de Tatsunoko, Fuerza G (o, como se le conoce en Japón, Gatchaman), tendrán su dosis de expansión de entretenimiento en la pantalla grande. Con producción y distribución de Nikkatsu y Toho, la película con actores de carne y hueso de Fuerza G llegará a las salas de cine japonesas en verano de 2013. La película tendrá como director a Toya Sato y el guión es de Yusuke Watanabe, el mismo que se aventó el libreto de la siguiente película animada de Dragon Ball Z que también llegará a principios de 2013. El diseño de personajes corre a cargo del afamado y especialista en robots gigantes, Shinji Aramaki (lo que nos hace pensar que la acción será en grande). La filmación apenas comenzó este mes.

Pícale al 2 para que veas más de Dragon Ball, más de Naruto y más de Pokémon.

Deja tu comentario

 
 

Ordenar por