ARTICULO

Entrevista con los creadores de Medal of Honor: Warfighter

Una mirada a lo que hay detrás de la guerra


A 2 años de su reinvención, Medal of Honor está de regreso con una secuela rodeada de polémica, honor y deber. ¿Pero cómo puede destacar un FPS en una industria tan saturada de propuestas bélicas? ¿Qué es lo que distingue a Warfighter de su predecesor y de la competencia? Luke Thai, productor de campaña de Danger Close y Kristoffer “Hoffe” Bergqvist, director creativo de multiplayer, responden a estas y otras interrogantes en torno al título de disparos más importante para Electronic Arts esta temporada.

LEVEL UP: ¿Cuáles fueron las lecciones aprendidas a partir del reboot de Medal of Honor en 2010?

Luke Thai: Una de las quejas principales era que el segmento individual y de multiplayer de ese Medal of Honor eran 2 experiencias muy separadas, así que se tomaron medidas para evitar eso, como unificar al equipo de desarrollo y al motor gráfico, así que esta vez el juego en sí mismo será una experiencia más uniforme. Adicionalmente, para apoyar nuestros esfuerzos en el frente multijugador, contamos con 2 personas clave de DICE que fueron reubicadas en Danger Close, en Los Ángeles, y que trajeron consigo toda su experiencia en el diseño del multiplayer y el motor Frostbite 2.

Para continuar la tradición de la franquicia, analizamos con detenimiento la serie, y nos percatamos de que el eje es la autenticidad. Y una de las cosas que estamos haciendo para capitalizar esto y enfocarnos más es trabajar con más de 2 docenas de consejeros militares, algunos retirados, otros en activo; fue gracias a su experiencia, su guía y dirección que pudimos darle forma a nuestro título, desde la jugabilidad hasta los objetivos, las maniobras, las armas y muchos detalles diferentes que realmente tratamos de inyectar para elevar la autenticidad.

Así que fueron esas 3 cosas: el equipo unificado, el apoyo de gente de DICE y trabajar con tantos operadores, eso es lo que realmente hace al juego diferente este año.

LU: ¿Cuál fue el desafío más grande al desarrollar Medal of Honor: Warfighter?

L. T.: En el frente de la campaña, teníamos este gran repertorio de historias y relatos de los operadores con quienes trabajamos y son relatos de la vida real, así que el desafío fue encontrar formas atractivas y divertidas de introducir esto en la experiencia de juego solitaria, por ejemplo tomar por asalto habitaciones. Las misiones de los operadores en el campo no siempre ocurren en áreas abiertas, a menudo sus operaciones los llevan a zonas urbanas donde deben infiltrarse en áreas cerradas o edificios, y en esos encuentros, irrumpir en puertas es un ejercicio básico que necesitan ejecutar. Así que sabíamos que esta era una mecánica que debíamos introducir. Hubo varias juntas para determinar cómo se aplicaría, con cuáles mecánica de juego, con qué progresión para hacerlo divertido y gratificante. De modo que esos desafíos se presentaron a lo largo de todo el ciclo de desarrollo y resolverlos o encontrar formas creativas de aplicar elementos auténticos en nuestra jugabilidad fueron los desafíos principales en los que nos enfocamos.

LU: ¿Cuáles fueron las ventajas y desventajas de usar Frostbite 2 y cómo hicieron para darle un toque distintivo a Warfighter en lo que respecta al apartado visual?

Kristoffer Bergqvist: Frostbite 2 nos permite hacer que el juego se sienta y se escuche sorprendente. Algo de lo que no hablamos tanto es de lo bien que funciona como una plataforma estable para hacer pruebas, al grado de que pudimos empezar a experimentar con el juego desde hace 2 años, y hacer pruebas con tanta anticipación significa poder integrar muchas características a la experiencia multijugador.

Esta vez tenemos 6 clases. Todas ellas tienen diferentes acciones de soporte, así que todo eso que agregamos implica ciertos riesgos de desbalance, de modo que la única forma de asegurarnos de que todo estuviera equilibrado y fuera divertido era hacer todas las pruebas que Frostbite 2 nos permitía, y no pudimos haberlo logrado sin Frostbite [2].

En lo que respecta a la dirección de arte, no está tan apoyada en el motor, se trata de un repertorio de herramientas aparte que te deja hacer cosas geniales, y establecimos la dirección de arte desde temprano en el desarrollo, para asegurarnos de que este juego no se viera como otros que usan Frostbite 2.

LU: ¿Alguna vez consideraron hacer de Medal of Honor: Warfighter un juego de disparos táctico?

L. T.: Desde la perspectiva de la campaña, se trata más de contar una historia y explorar ese relato personal desde la visión de los soldados. Así que definitivamente se nos presentó la cuestión de hacerlo hiperreal, pero hay una línea realmente delgada que tenemos que equilibrar entre el realismo y el disfrute de la gente a la que tratamos de apelar, y la audiencia a la que apelamos es muy amplia y tiene ciertas expectativas sobre la mecánica de juego. De modo que el no hacer algo hiperrealista fue una decisión consciente, pues eso hubiera reducido la experiencia a un nicho de consumidores, y nosotros queríamos que esto fuera algo que pudiera ser disfrutado por tanta gente como fuera posible.

K. B.: Desde la perspectiva del multiplayer, se trata de dar a los jugadores acceso a las armas reales, al equipo real que los verdaderos soldados están usando hoy. Eso era muy importante para nosotros.

En cuanto a combate, pusimos mucho esfuerzo. No queríamos tiempos muy prolongados para revivir o largas distancias a recorrer. Hay modos de juego más tácticos donde el tiempo de espera es más largo, pero se trata más de escuchar a la gente y lo que quieren.

LU: ¿Cómo seleccionaron los diferentes países donde acontece la campaña?

L. T.: En la campaña fue a partir del trabajo con los operativos que nos compartieron sus experiencias. Hubo 2 en particular que tenían bitácoras de misión muy detalladas, y fue de esas misiones que tomamos elementos. Algunas de esas misiones los llevaron a un cierto número de puntos de conflicto en el mundo que servían como escenarios realmente atractivos para las misiones individuales en las que ponemos al jugador. Eso fue lo que nos condujo a estas regiones que exploramos en la campaña.

LU: ¿Cuál dirían que es la contribución más importante de Medal of Honor: Warfighter a un género tan saturado?

K.B.: En el multiplayer te queremos dar esa sensación de experiencia cooperativa. Juegas en grupos de 20 personas, pero te emparejamos con tu compañero de combate para darte una mecánica de juego de equipo que nadie realmente ofrece. Vemos juegos que brindan una experiencia más de equipo contra equipo o de cada hombre para sí mismo, y por eso introdujimos el concepto del compañero de combate, pues esto permite mayor comunicación sin ser demasiado complejo. Creemos que es una experiencia que nadie ofrece, y también estamos muy orgullosos del equipo y las herramientas que te dejamos usar; están basadas en lo que los operativos usan actualmente allá afuera y también presentar naciones de todo el mundo, en vez de una o 2.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos