Gamification: los juegos de la vida real

Estrategias para que el mundo offline parezca un videojuego

Por Javier Raya El 19 de enero a las 16:28

  • Leaderboard: los videojuegos (y por otro lado, las determinantes biológicas de la vida) nos han enseñado a ser competitivos. Pero no basta con eso: queremos demostrar que somos los mejores en algo específico, y claro, que los demás lo sepan. Hay algo de placer en ser el mejor en algo, y hay muchas maneras de generar competencia en diversos ámbitos. Ejemplos: los cuadros de honor de las escuelas. Los Récord Guiness: la gente hará cualquier cosa -literalmente- porque se le reconozca que es el mejor en algo. Los premios Nobel.
  • Programas de lealtad: si invertimos tiempo en una actividad o dinero en un producto o servicio, ¿por qué no ganar algo extra? Las recompensas pueden entregarse después de ser miembro por un tiempo, por gastar cierta cantidad de dinero o por invitar a otros a unirse. Una marca funciona a veces como una “gran familia” en la que, claro, se procura la felicidad de los miembros. Ejemplos: Call of Duty Elite, cómics gratuitos de Mass Effect, aerolíneas, tarjetas de crédito, Starbucks, el paraíso en diversas religiones.
[p]Seguramente ustedes habrán pensado en muchos más ejemplos y estrategias de gamificación. Al recordarlas, verán que la publicidad no puede ser “buena” ni “mala”, sólo atractiva o no. La venta de productos o servicios a través de estrategias de los videojuegos sólo demuestra el grado en que estos han invadido todos los aspectos de nuestra vida, enfatizando tendencias y lógicas mediante las que hemos aprendido a relacionarnos con la sociedad.

Sin embargo, la gamificación olvida que los juegos (y en especial los videojuegos) son mucho más complejos que una simple estrategia. Estarán de acuerdo con que, muchas veces, la recompensa de un juego radica en el mismo placer que tenemos al jugar. A veces no necesitamos más.

« Primera |« Anterior |1 |2 |3 |4 |5 |Siguiente » |Última »

MÁS ARTíCULOS