Logros: ¿retos o una forma de adicción?

Una tendencia que se ha apoderado de la industria

Por Pablo Luque El 14 de diciembre a las 10:53

A esto hay que agregar que muchos jugadores, particularmente los que tienen un gamerscore elevado, consiguen el mismo título en diferentes regiones del mundo para aumentar su puntaje de una forma más sencilla, y así podemos ver que un usuario desbloqueó 3000gs de Eternal Sonata porque decidió adquirir la versión europea, la americana y la japonesa, y en otros casos, incluso la de PC y la GotY Edition. Estamos hablando de una alternativa relativamente fácil para obtener estas codiciadas distinciones y digo relativamente porque el verdadero reto es adquirir todas las ediciones, que en ocasiones implica importar y gastar enormes cantidades de dinero en tiendas online.

Un caso particular, que de alguna manera rompe con la idea de lo que deben ser los logros, son los títulos que ofrecen los que no cuesta trabajo conseguir. Nos referimos a extraer todos sus puntos en cuestión de días (e incluso minutos) sin un reto real de por medio, lo que revela que no todos los cazadores son obligatoriamente hardcore. En su mayoría mediocres y poco importantes, esos juegos llegan a venderse muy bien precisamente por la sencillez de sus logros. En general esto no es visto con buenos ojos, y por ejemplo, una de las mentes creativas detrás de Borderlands y cabeza de Gearbox Software, Randy Pitchford, agrega que son un verdadero negocio entre el nicho especializado de los cazadores, pues impulsan las ventas al comprar entre 10 y 20 títulos como estos por año; nosotros agregaríamos la opción más accesible: la renta de los mismos.

Ahora, cuando el grado de complejidad es mayor y se requiere más tiempo, ¿qué tan dispuestos estamos a desbloquearlos? Los jugadores convencionales suelen omitirlos, pero quienes gozan de un gamerscore gigantesco, los acechan y hacen lo necesario, dentro de los límites de la legalidad, para conseguirlos. Y aunque algunos son dignos de presumirse por el verdadero reto que imponen, hay otros que por sus extravagantes requisitos, que normalmente consumen una gran cantidad de tiempo, crean prejuicios que marcan a estas personas como individuos con mucho (pero mucho) tiempo libre, lo que puede llegar a ser falso.

Tomemos el caso de Raymond Cox -mejor conocido en Xbox LIVE como Stallion83-, actualmente dueño del primer lugar en el mundo por tener un gamerscore que supera los 750,000 puntos. Su hazaña es aclamada por algunos, envidiada por ciertos cazadores e indiferente para otros. Lo curioso, es que la mayoría lo critica por no tener vida social y gastar sumas importantes de dinero en cuanto disco y/o contenido descargable se le presente. Su fanatismo y compromiso lo han llevado a atrapar la atención de Microsoft, quien sigue sus movimientos a detalle, y aún cuando la recompensa es más personal que fructífera, ya logró marcar historia y, si todo marcha como planea, pronto llegará al millón de puntos, lo que lo hará acreedor por segunda vez, a un lugar dentro del libro Guiness. Cabe mencionar que tiene un patrocinio que le permite subsistir, por lo que vive el sueño de muchos: recibir dinero por jugar videojuegos.

En el caso de Cox, hay una verdadera recompensa detrás de su hazaña, pero ¿qué hay del resto de los jugadores? Si bien Microsoft premia a la mayoría de sus usuarios por su gamerscore, tuvieron que pasar casi 7 años para que tomaran dicha medida. Por otro lado, la realidad es que el trabajo que se invierte es mayor a lo que representa 2% de reembolso que la compañía de Bill Gates ofrece por cada transacción que realizamos en Xbox LIVE; sí, ese es el premio por tener un puntaje alto. Insistimos, los logros son una excelente idea para impulsar la rejugabilidad, entonces, ¿por qué no regalar MS Points, juegos o DLC por la lealtad a la marca y las cientos de horas invertidas en su servicio? Sería una excelente forma de estímulo y muchos seguramente se unirían a la caza, lo que es mejor, estos presentes digitales ayudarían a que todos continúen aumentando sus puntuaciones.

Con la posibilidad de la salida de una nueva consola en 2013, es casi un hecho que Microsoft reconsidere incorporar el sistema de logros. De ser el caso, lo ideal sería que el actual gamerscore del Xbox 360 sea transferible a la nueva generación y así la caza pueda continuar. Lo importante será ver cuáles modificaciones sufrirán y si trabajarán de manera homogénea con los actuales, pues es evidente que el cambio no sucederá de la noche a la mañana; así que lo ideal sería crear un sistema universal que le diera continuidad al trabajo que hasta ahora hemos hecho pero con una reestructuración en los retos que aplican.

Es necesario que los estudios reconsideren las características y elementos que deben cumplirse para desbloquear logros, pues -además de ser retos desafiantes- tienen que ser atractivos y divertidos para que resulten funcionales y amenos para diferentes tipos de jugador y no sólo para los cazadores, quienes por cierto, en su afán por adquirirlos, olvidan totalmente el factor entretenimiento. Así que será fundamental que presenten un balance entre desafío, incentivos para conseguirlos y diversión, pues finalmente, ese es el objetivo principal de la industria de los videojuegos.

« Primera |« Anterior |1 |2 |Siguiente » |Última »

MÁS ARTíCULOS