SÚPER CIENCIA GAMER: El efecto Tetris

¿Hay una zona de nuestro cerebro dedicada a este juego?


El efecto Tetris... ¿sabes en que consiste? ¿Alguna vez has jugado algo durante tanto tiempo que de alguna manera empieza a afectar la manera en que ves las cosas que te rodean? Digamos, cierras los ojos y ves las escenas del juego al que eres adicto o empiezas a imitar de manera inconsciente los patrones que utilizas en él. El efecto Tetris es llamado así porque si lo juegas mucho es posible que llegues a ver piezas caer cuando no estás jugando o a pensar cómo acomodar las cosas a tu alrededor de manera que cumplan patrones parecidos a los de los llamados tetrominos. Si te ha pasado, si tu mente ha estado fija en un videojuego de esa manera... también has sufrido el efecto Tetris. Pero, ¿sabías que hay científicos que han sugerido que existe toda un área de nuestro cerebro dedicada a ver figuras de Tetris cuando no lo estamos jugando?

Tetris era súper ciencia de la Guerra Fría

Primero, algo de contexto. En realidad, Tetris no es un simple juego. En una época, Tetris era súper ciencia de la Guerra Fría. En serio. El creador de Tetris, el informático nacido en la Unión Soviética, Alexey Pajitnov, era investigador de inteligencia artificial y sistemas en el centro Computacional Dorodnicyn de Moscú. Pajitnov tenía la labor de probar las capacidades del nuevo hardware, en su caso, la computadora soviética Electronika 60 y programaba juegos simples con ese fin. Sin embargo, aparte de su labor como científico de la información, una de sus aficiones era la psicología. Pajitnov estaba obsesionado con las ilusiones ópticas e investigaba los efectos psicológicos de figuras que aparecen y desaparecen: los diseños que se forman en la superficie de los abanicos, capaces de aparecer y desaparecer con un movimiento de la mano o el famoso "pulpo mimo", animal capaz de formar casi cualquier patrón con el camuflaje de su piel para desaparecer de la vista. ¿Podía replicarse un efecto similar mediante un juego?

El efecto Tetris explicado por The Perry Bible Fellowship
El efecto Tetris explicado por The Perry Bible Fellowship

Pues bien, esta idea saltó a la realidad cuando Pajitnov creó una versión electrónica del tradicional juego ruso "pentomino", en el que diversas piezas formadas por 5 bloques cuadrados del mismo tamaño dispuestas en figuras deben encajar de manera correcta para ocupar un espacio de la manera óptima. Pajitnov redujo el pentomino a "tetrominos" para que la complejidad de las figuras no fuera excesiva y, al programar el juego, Pajitnov se encontró con que el espacio del juego, que simula una de las cajas utilizadas para jugar el juego tradicionalmente, se llenaba demasiado rápido. Para que el juego continuara Pajitnov decidió hacer que cada línea se borrara en cuanto fuera llenada correctamente. Una obra maestra había nacido. Y con ella... el efecto Tetris.

Cuando juegas Tetris durante mucho tiempo, expuesto al efecto de piezas que aparecen y desaparecen una y otra vez, tu cerebro empieza a ver sus patrones incluso durante tu vida despierta, intentando encajar lo que te rodea en los patrones del juego. El asunto fue descrito por primera vez en un artículo de Wired de 1994 escrito por Jeffrey Goldsmith: "Éste es tu cerebro en Tetris":

El creador de Tetris y su hijo posan con las versiones occidentales del juego
El creador de Tetris y su hijo posan con las versiones occidentales del juego

"No había ningún hogar, dulce hogar, que no tuviera un Game Boy en 1990. Ese año, me quedé durante una semana con un amigo en Tokio y Tetris esclavizó mi cerebro. De noche, figuras geométricas caían en la oscuridad mientras dormía en mi tatami. De día, me echaba en un sofá color lavanda y jugaba Tetris furiosamente. Cuando salía de casa, intentaba encajar visualmente los árboles y la gente juntos. El efecto Tetris es una metáfora bioquímica y reduccionista (...) Encajar figuras es organizar, construir, hacer tratos, arreglar, entender, doblar páginas. Todas nuestras actividades mentales son análogas y potencialmente adictivas".

En resumen: el efecto Tetris consiste en 2 cosas: la formación de imágenes relacionadas con un juego hasta días después del mismo, y una tendencia a identificar todo lo que te rodea como parte del mundo de juego; en este caso, intentar encajar las cosas como si estuvieran hechas de 4 cuadrados simples. Sin embargo, algunos científicos han llevado el estudio de este efecto más allá, proponiendo que el efecto Tetris es una forma distinta de memoria en el cerebro humano. De verdad.

Tetris está en todas partes
Tetris está en todas partes

En un estudio publicado en la prestigiosa revista Science, se hizo que diversos participantes jugaran Tetris durante horas, y reportaron las usuales imágenes "intrusivas y estereotípicas" de piezas del juego durante sus horas de sueño. Sin embargo, el experimento fue aplicado también a pacientes con amnesia extrema, caracterizada por daños extensos en el lóbulo temporal y fuertes daños a la llamada "memoria declarativa", la memoria consciente. Es decir, se trata de gente con formas extremas de pérdida de memoria, incapaces de tener recuerdos de cosas que hicieron sólo unas horas antes. El resultado fue extraordinario: la gente con este problema era capaz de ver las piezas de Tetris ante sus ojos sin recordar siquiera qué eran.

Tetris es una forma distinta de memoria en el cerebro

Lo anterior quiere decir que la memoria implicada en la actividad de jugar Tetris es un tipo de memoria separado, vinculada quizás a la llamada memoria procedural, es decir, la memoria inconsciente: es el tipo de memoria donde se almacenan cosas como andar en bicicleta, escribir en teclado o bailar. Es una memoria dura, más que una serie de contenidos es un sistema de ejecución implícito en el aprendizaje de actividades como escribir, nadar, leer, etcétera. Sin embargo, lo asombroso no es tanto que la gente pueda retener el conocimiento del juego, sino que las propias imágenes del mismo están almacenadas en la parte no declarativa de la memoria, es decir... Tetris sería algo así como un arquetipo.

Después de todo, los grandes inventos y obras parecen conectar con algo primordial en la mente del hombre. Tetris parece estar vinculado con algo profundo en la psicología humana. Lamentablemente, la memoria procedural sigue siendo pobremente entendida. Pero el carácter casi arquetípico de Tetris no necesita demasiada explicación para ser entendido. Nos despedimos de esta entrega con la parte final del poema de Neil Gaiman, el autor de Sandman, que describió el efecto en su poema "Virus", de 1987:

Juegas más allá de las lágrimas, con la muñeca adolorida y hambre, pero, después de un tiempo,
todo desaparece
todo, excepto el juego, cabe aclarar.
No hay lugar en mi mente para nada más: no hay lugar para otras cosas.
Copiamos el juego, lo dimos a nuestros amigos,
trasciende el lenguaje, ocupa nuestro tiempo,
a veces siento que olvido cosas.
Me pregunto qué le pasó a mi televisor. Tenía uno.
Me pregunto qué pasará cuando se me acabe la comida en lata.
Me pregunto adónde se fueron todos. Y entonces me doy cuenta
si soy lo bastante veloz, si puedo poner el cuadrado cerca de la línea roja
voltearlo en espejo y rotarlo para que ambos desaparezcan
y limpio la línea
para que ambos desaparezcan
incluso cuando la luz se vaya definitivamente
seguiré jugando en mi cabeza hasta que muera.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos