El Nintendo NX no será ni portátil ni consola

El futuro de Nintendo está en la independencia de la TV


Los videojuegos son algo maravilloso. El gaming es un fenómeno cultural sin precedentes: une a la gente y también la divide, revela lo real de nuestra naturaleza en mundos virtuales, es capaz de contener en sí todo el arte o ser un entretenimiento pasajero. Pero no debemos olvidar jamás que son una industria y, como cualquier otro negocio, su objetivo es generar la mayor cantidad de dinero posible.

Cada compañía tiene una estrategia distinta para logarlo. La de Nintendo es imponer tendencias. Su historia lo demuestra: el sello de calidad del NES, la cruz direccional en lugar del stick de Atari y el arcade, los botones L y R, la vibración del mando, los controles de movimiento, el gaming portátil accesible, las palancas análogas direccionales —creadas básicamente para Super Mario 64—, la realidad virtual (lo sé…), el 3D, etcétera. Algunas veces su éxito no tiene precedentes y otras los experimentos son un rotundo fracaso. Hace unos días, cuando el rumor de un Nintendo NX híbrido entre consola y portátil disparó la discusión, mi primera reacción fue rechazar la idea. Sobre todo, debido al elevado costo que supondría. Luego de pensarlo, leer otras opiniones y con información de otras supuestas filtraciones, me hace sentido.

Debemos considerar que los videojuegos, como todo el entretenimiento, compiten por el tiempo de la gente. Cuando llegas a tu casa cansado del trabajo o de la escuela, un montón de industrias dependen de tu antojo: quizá quieras leer un libro, escuchar música, usar Netflix o jugar algo. Piensa, por ejemplo, en esa vez que querías pasar un rato con Gears of War, pero tu mamá estaba ocupando el televisor. Probablemente, en una tarde cualquiera en tu casa haya alguien usando el televisor principal de tu casa, mientras que otros miembros de la familia usan sus celulares o tablets. La forma en la que las familias se entretienen ha cambiado radicalmente. Lejos están los días de las reuniones en torno al centro del hogar: el televisor. El aparato concentraba muchísimo tiempo libre de la gente. Recuerda que el entretenimiento es una guerra por tus momentos de esparcimiento. A medida que otros dispositivos acaparan la atención, las televisoras perdieron poder y entraron en crisis. Los teléfonos celulares, de ocupar tu tiempo muerto, lentamente han invadido otros aspectos de tu vida: durante una clase, mientras los demás ven la televisión, en un concierto y, ahora con Pokémon GO, hasta cuando sales a caminar.

¿Dónde quedan las consolas en todo este bombardeo de oportunidades de entretenimiento? De entrada, no son un aparato independiente, pues sin televisor no sirven para nada. Nintendo intentó resolver ese problema con el Wii U y fracasó estrepitosamente. En el campo de las portátiles, la compañía ya debería haber anunciado al sucesor del 3DS, pero es obvio que ese mercado desapareció al ser dominado por los celulares. Entonces, tienes un panorama desalentador: por un lado, las consolas están en claro declive en comparación a generaciones como la del PlayStation 2 o incluso la generación pasada; por el otro, las portátiles ya no son viables gracias al auge de los smartphones. El tiempo libre de los consumidores casuales fue totalmente secuestrado. ¿La solución? Irrumpir ahí donde es más débil la competencia: el gamer casual que juega con su celular tirado en el sillón o echado en su cama.

Si las consolas van de salida y las portátiles han muerto, el futuro es la plataforma móvil

Sé que el Wii U intentó algo parecido, pero carecía de verdadera autonomía: no era móvil. Antes de seguir, repasemos el rumor: el Nintendo NX supuestamente es un aparato completamente independiente, tiene una gran pantalla, controles desmontables y usa cartuchos. Ah, y tiene una arquitectura móvil. Olvida x86, AMD o un esquema tradicional de consola, aquí hablamos de la tecnología Tegra de Nvidia. Si las consolas van de salida y las portátiles han muerto, el futuro es la plataforma móvil para jugar. Pienso que Nintendo buscará adelantarse a la crisis total de las consolas saltando a las plataformas móviles.

Antes de que pegues el grito en el cielo, recuerda que, así como tú adoras las consolas hoy en día, en su tiempo fueron la plataforma casual que mató a las arcades. Podemos pensar que son lo más hardcore del planeta, pero al final, sus puntos de guardado, contraseñas y demás permitieron innovaciones en los juegos impensables para un arcade (por ejemplo, Zelda). Lo mismo ocurrirá cuando el gaming sea móvil. La plataforma ubicua de Pachter quizá no sea tan descabellada después de todo. A lo largo de la historia, una y otra vez se ha probado que lo que el mercado quiere es software. De nada sirve un iPhone sin buen contenido (aplicaciones, música, etcétera); lo mismo ocurre con una consola: es inútil sin juegos.

Achacaría más a la falta de software que a una campaña confusa de mercadeo el fracaso del Wii U. Recuerdo todavía el lanzamiento de la consola y era una alineación débil. En comparación, el Wii tuvo Zelda y Wii Sports, uno de los juegos más vendidos de todos los tiempos. Otro rumor señala, y éste es soportado por la estrategia de software reciente de Nintendo, que el NX tendrá una alineación muy fuerte: un nuevo Mario y Pokémon en los meses de lanzamiento. Otro reporte señala compatibilidad con títulos móviles. El rompecabezas lentamente cobra forma. Nintendo NX no será ni portátil ni consola, sino un dispositivo móvil. En él, podrás jugar el nuevo Zelda, una versión de Pokémon Sun y Moon, Pokémon GO, Miitomo, el nuevo Super Mario Bros. y, la divinidad se apiade de nosotros, Angry Birds, Candy Crush y demás éxitos móviles.

Suena descabellado hasta que recuerdas a tu hermana jugando tirada en el sillón de tu casa en su celular. Debe haber una mejor experiencia para ese momento. Nintendo buscará ser la respuesta a ese cuestionamiento. El NX definitivamente no buscará sustituir a tu celular ni ocupar los 5 minutos de Candy Crush en lo que esperas que pase el autobús. Imagino un híbrido que servirá de transición de las consolas a los móviles, pues todavía podrás conectarlo al televisor para jugar en la pantalla grande. Si alguien llega a interrumpir o simplemente quieres un tiempo a solas, lo desconectas y sigues jugando. Te olvidas de la restricción de distancia de la consola que tenía el Wii U y utilizas esta consola portátil en todos esos momentos en los que antes usabas tu celular para entretenerte por tiempos más largos: en el baño, antes de dormir, mientras otros usan el televisor, cuando visitas a tu tía, en los trayectos largos en autobús o auto, etcétera. ¿La diferencia con respecto a una portátil? La experiencia puede ser compartida y social: llegas a casa de un amigo, desprendes los controles y ambos pueden jugar en la pantalla del dispositivo o conectarlo al televisor, si es que está disponible. La clave es: gaming de alta calidad totalmente independiente.

Gaming de alta calidad totalmente independiente

Desde el punto de vista de negocios, tiene sentido para Nintendo unificar sus plataformas, hasta ahora fragmentada en consolas y portátiles. Las ventas del Wii U son insignificantes y las del 3DS no son extraordinarias; sin embargo, ¿qué pasaría si las sumamos? El resultado es un aparato para el que más desarrolladores van a querer publicar juegos. Probablemente, Nintendo no usará Android, sino algún sistema operativo propietario que, sin embargo, permita la adaptación fácil de juegos móviles. Entonces, terminas con una plataforma que lo hace todo y une, como un puente, el gaming tradicional con el móvil.

El experimento suena osado y, por lo tanto, muy peligroso. Podría terminar por matar las ambiciones de hardware de Nintendo y terminar convirtiendo a la compañía en un publisher como SEGA. Si funciona, por el contrario, la propulsaría al frente del mercado como en la época del Wii, al inaugurar una nueva categoría de producto. Hasta el momento, sólo sabemos que Nintendo está guardando todas sus armas para el lanzamiento del NX. El Wii U es un muerto viviente y el 3DS no tiene ni sucesor anunciado ni próximos juegos importantes, salvo Pokémon. En cierta forma, vivimos la calma antes de la tormenta. Sea acertada o no esta loca teoría, estoy seguro que el Nintendo NX será algo diferente y no tradicional, pues la vía de la consola como la conocemos está saturada y en decadencia. Quizá Nintendo va por tu hermana, tu papá o el oficinista que hoy están embobados con Pokémon GO y sus celulares.

La televisión ya no es el centro de entretenimiento
La televisión ya no es el centro de entretenimiento

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos