¿Qué tanta diferencia ofrece el PlayStation 4 Pro?

Analizamos el PlayStation Meeting Event


Con una conferencia que muchos usuarios y comentaristas conciden en calificar de poco emocionante, Sony reafirmó hoy durante el PlayStation Meeting Event que las filtraciones le han robado todo su punch a la industria en lo que a anuncios se refiere. Un PlayStation 4 Pro que presenta poca mejoría sustancial en la experiencia de juego, un PlayStation 4 Slim del que conocíamos hasta las entrañas gracias a NeoGAF, imágenes de juegos en 4K en un stream de 720p y la confirmación de que la última versión de su consola no podrá reproducir Blu-Rays de películas en 4K (aunque sí vídeo en Ultra HD), fue lo que el indiscutible líder de la industria pudo ofrecernos hoy, pero nos preguntamos, ¿estamos ante un salto significativo en el mercado de consolas?

Por supuesto, y antes de analizar estos anuncios, debemos decir que esta situación no existiría de no ser por las filtraciones o "leaks", un mal debido a nuestra insaciable sociedad de la información y el deseo de exposición de los insiders de la industria. Un post en NeoGAF fue el detonante de todo lo que sabemos sobre el PlayStation Slim, una previsible revisión del hardware actual de PlayStation. Con semanas de anticipación, los insiders ya habían dado a conocer la existencia de esta consola que reemplazará al modelo tradicional y tendrá un precio más barato ($299 USD).

El antes llamado PS4 Neo, hoy PlayStation 4 Pro, era ya también un secreto a voces desde inicios de este año, aunque estuvo notablemente ausente del E3 donde su competidor, Xbox One Scorpio, fue anunciado. Las presentaciones de Andrew House y Mark Cerny hicieron énfasis en las capacidades del nuevo hardware: output en 4K, aprovechamiento de la tecnología de imágenes en alto rango dinámico y una nueva GPU de AMD con tecnología Polaris. El dispositivo estará listo para PlayStation VR. Imágenes de títulos altamente esperados como Horizon: Zero Dawn y Mass Effect: Andromeda acompañaron la presentación para darnos idea de las mejoras de la plataforma, pero vale la pena preguntarnos: ¿estamos ante algo que vale la pena llamar un verdadero salto de poder?

La respuesta, en opinión de este analista, es que no. En primer lugar basta con ver los specs de la consola, publicados por Sony en Japón, para ver que el esperado salto a los 6 teraflops esperado por muchos no se ha concretado: PS4 tendrá una GPU de 4.2 teraflops basada en la tecnología Polaris de AMD. Otro problema es el CPU: un Jaguar de 8 núcleos, es decir, el mismo al que estábamos acostumbrados, conservando también por su eficiencia (con un potencial casi desperdiciado en su vieja versión) la memoria GDDR5 de 8GB. En resumen, una mejora, pero nada que cambie las cosas definitivamente.

Visiones del porvenir
Visiones del porvenir

A pesar de la ironía de un stream en 720 o 1080p a lo sumo de contenido en 4K, los juegos en dicha resolución de output se ven hermosos, pero nuestros temores se han confirmado: PlayStation 4 Pro es sólo un nuevo formato de display, mientras que las fuentes confidenciales hablan de un incremento marginal en poder de procesamiento. Por supuesto, tiene sentido: Sony no quiere dejar atrás a los 40 millones de propietarios (o más) de la versión original de la consola, y habló de "Compatibilidad a futuro" para sus juegos. Sin embargo, la posible competencia del Xbox One Scorpio deja claro al menos quién será el rey en cuanto a poder de procesamiento en el futuro.

Todo esto parece decirnos una cosa: si esto es lo que el PlayStation 4 Pro ofrece, la necesidad de actualizarse no es demasiado urgente para los usuarios existentes. La consola será más un upgrade para nuevos usuarios, que podrán disfrutar ciertas características premium, pero no un cambio significativo en lo que se refiere a jugabilidad, es más, podría decirse que sí en cuestión visual pero no en cuestión gráfica per se. Falta, por supuesto, ver el desempeño de la librería de PlayStation 4 en la nueva plataforma, pero dudamos que en los casos más potentes (The Witcher: Wild Hunt o semejantes) se alcancen los 60 cuadros por segundo.

Por otro lado, diversas fuentes están confirmando en estos momentos que PS4 Pro no tendrá soporte para BluRay 4K, sino sólo para video en 4K. Esto sonará como una paradoja pero basta pensar en la carga de consumo eléctrico que un dispositivo semejante tendría en el diseño para considerar esto último como algo lógico. La consola estará pensada más para la era del consumo de contenido digital, integrada a la línea de televisores de Sony y a los beneficios de tecnologías de display como las imágenes de alto rango dinámico.

El futuro no parece muy halagador para la Realidad Virtual tampoco. Recientes reportes indican que la adopción de la tecnología entre los usuarios de PC prácticamente se ha detenido. Y aunque las presentaciones de PlayStation VR han sido cada vez mejores, con títulos más interesantes, no podemos evitar preocuparnos con estos indicios. La propuesta de Sony parece ser más una reacción competitiva ante una corriente de mercado que, al menos hasta ahora, no ha demostrado ninguna capacidad para imponerse entre los usuarios.

En fin, un día un tanto gris para el rey de las consolas. Pero algo podemos decir: Sony ya no necesita emoción para ganar. En estos momentos el ímpetu del PlayStation 4 es tan fuerte que casi puedo asegurar que el PlayStation 4 Pro no haría mucha diferencia en lo que respecta a ventas y market share. La consola ha sabido posicionarse como el líder indiscutible de la industria y, como ocurre paradójicamente, basta con la conservación del ímpetu inicial (es decir, la inercia) para que las cosas marchen adelante. Como lo dijo Sony durante la era de PS2: "la guerra de consolas acabó". Y reiteramos este diagnóstico en esta generación. En cuanto a la opinión de este usuario, sólo puedo decir: "Still waiting..."

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos