They Are Billions, el juego que continúa la tradición del género RTS

Inclemente y adictivo


Una de las sorpresas de finales del último año debutó en Steam en Early Access y pertenece a un género que vivió su época dorada hace mucho tiempo. Hablo de They Are Billions, un título independiente que mezcla de forma ingeniosa elementos de estrategia en tiempo real y Tower Defense —que irónicamente nació dentro del RTS—. Cortesía de Numantian Games, esta refrescante combinación de elementos es una desafiante propuesta interesante que tiene muchísimo potencial gracias a su adictivo sistema de juego que nos recordó una decena de títulos.

They Are Billions es un juego de estrategia en tiempo real con influencias steampunk donde construyes una base, recolectas recursos y sobrevives hordas de infectados en un oscuro apocalipsis zombie. La premisa cuenta que el mundo fue diezmado por una misteriosa infección y que un puñado de humanos aún sobrevive en él. Tu misión es organizar a los últimos sobrevivientes para construir defensas, entrenar soldados y esperar el mejor resultado ante el ataque de miles de enemigos en pantalla.

El juego comparte muchos elementos del género RTS, como la construcción de bases y la administración de recursos, sin embargo, They Are Billions difiere de sus contrapartes porque, en vez de ir a cazar y acabar con un oponente, el objetivo es simplemente sobrevivir oleadas de zombies progresivamente más numerosas y fuertes.

Comienzas con una base principal y algunas unidades que puedes utilizar para explorar los alrededores. Enseguida, con los pocos recursos que te son asignados debes construir viviendas para los colonos dentro de un sencillo sistema basado en una cuadrícula donde ubicas las estructuras y administras áreas de influencia que se conjugan entre sí. El objetivo es evitar que tu centro de comando sucumba ante la visita de gigantescas y cada vez más poderosas oleadas zombies cada determinado tiempo, siendo el tiempo el recurso más valioso. Esto lo determina la dificultad que se mide en días —entre menor sea la cantidad más difícil será el juego—. Por ejemplo, 150 días in-game representa la dificultad más baja y 80 la más alta. Esto quiere decir que los días que eliges son los que tienes para que tu evolución y defensas estén listas para el ataque zombie. También puedes decidir la cantidad de infectados que habitan el mapa y, como imaginas, entre mayor sea la cantidad, más difícil se tornará la partida.

¿Perecerá tu colonia ante la infección?
¿Perecerá tu colonia ante la infección?

En nuestros primeros intentos elegimos la dificultad normal, lo cual se traduce en 100 días con 100% de población zombie; naturalmente, sucumbimos en menos de lo que canta un gallo. Podemos decir que la falta de familiaridad con el sistema de construcción y recursos fue el principal responsable, pero principalmente fallamos porque el juego tiene una naturaleza aleatoria donde el escenario se convierte en tu enemigo. Encontramos que la zona donde comienza tu aventura de supervivencia tiene carácter aleatorio. Por ejemplo, puedes comenzar lejos de los recursos necesarios para crecer, lo cual convierte la partida en una misión casi imposible, pero el juego también coopera otorgándote defensas naturales y suficientes recursos para permitirte ver cómo se desarrolla el árbol de tecnología y el divertido potencial de la experiencia.

Todo esto habla de un desafiante bucle de juego maquiavélicamente diseñado donde cada acción requiere una cuidadosa planeación. En ocasiones puedes estar en situaciones con pocos recursos disponibles y poca disposición para pensar en su mejor inversión, lo que genera dilemas complicados con solución casi imposible: te quedas sin comida o energía y para reabastecer estos recursos requieres fuerza de trabajo que no puedes obtener porque no puedes construir .Éste es uno escenario de mala planeación que bien podría ser una representación de cómo evolucionan tus propias partidas.

La experiencia llega al clímax cuando has sobrevivido las oleadas iniciales y lo único que resta es superar el reto máximo: la defensa de la horda final. Este acontecimiento representa al final del escenario y es toda una experiencia de estrategia y supervivencia pura cuando el juego anuncia su llegada con un grito angustioso: “They are billions!”. La música cambia a ecos desesperados y tensos y entonces el diseño de tus defensas es probado y llevado a su máxima resistencia. Rápidamente, las barreras que has construido son vencidas por la cantidad colosal de unidades en pantalla que asciende a miles… y aparecen en todas direcciones. A estas alturas construir unidades tiene poco sentido, pero aun así, lo intentas. Una de las grandes cualidades del juego es que te motiva a pelear ante todo pronóstico y a pausarlo para enviar a tus soldados a la pelea. Si logras vencer a TODOS los zombies la partida termina con éxito… pero si derriban tu centro de comando por lo menos sabrás que aprendiste una valiosa lección.

La acción puede acomodar a miles de unidades en pantalla
La acción puede acomodar a miles de unidades en pantalla

They Are Billions es un juego difícil y complicado donde la norma es aprender de cada fracaso… y fracasar es cómicamente sencillo. Es común llegar a la conclusión del mapa por pequeños y simples descuidos; es curioso ver cómo inicia una infección zombie cuando logra infiltrarse un infectado y destruye una vivienda, pero en vez de simplemente acabar con el edificio y seguir su camino, infecta a los habitantes. De esta forma, la infección se va multiplicando; primero es uno, después 4, luego 8 más y así hasta que la amenaza es tan grande que no puedes contenerla. Esta cualidad del sistema de juego te obliga a planear cuidadosamente la defensa de tu aldea en capas donde primero defiendes y fortificas los alrededores inmediatos y después expandes tu colonia con nuevas defensas. La clave podría ser repetir esto hasta que estés satisfecho con el tamaño de tu base, pero siempre habrá lugares por donde los zombies puedan burlar tus defensas.

Por el momento, la cantidad de unidades es limitada
Por el momento, la cantidad de unidades es limitada

Más que difícil, They Are Billions es retador. Aquí no necesitas introducir acciones por minuto que asciendan a centenares porque hay una útil herramienta que detiene la acción para que tomes el tiempo necesario para planificar cada movimiento o la posición de las estructuras. Esta herramienta es de gran importancia porque el tiempo es un recurso valioso que pierdes constantemente.

They Are Billions es una ingeniosa combinación de elementos. Cuando posicionas a tus soldados en torres detrás de barricadas y esperas a la horda zombie, el juego toma prestados aspectos de Tower Defense; se convierte en un Tycoon —estilo Sim City— cuando optimizas la posición de tus estructuras para obtener mejores ingresos y al final nos recuerda a juegos tipo Roguelike debido a su naturaleza aleatoria y a que nunca tienes una partida garantizada. Todos estos elementos hablan de que They Are Billions es similar a otras entregas del género, pero también de que es auténticamente original.

¡Son millones!
¡Son millones!

Pocas entregas RTS te permiten construir una base que sea puesta a prueba bajo fuego, en todo caso, otros títulos ofrecen a cuenta gotas una combinación similar como la misión estelar al final de una campaña. Por eso, lo que más disfrutamos y recordaremos es la combinación de todos estos elementos: construir una ciudad, verla prosperar y mejorar progresivamente sus defensas para soportar el ataque de miles de enemigos. Toda una experiencia que crece progresivamente para acomodar a miles de unidades en pantalla con desenlaces totalmente épicos y dramáticos.

Estoy emocionado por They Are Billions porque es un lúgubre recordatorio de lo que se ha perdido en torno a la estrategia en tiempo real y porque es una importante ventana a lo que podría ganarse con él, pues demuestra que no es necesario seguir las premisas clásicas establecidas, aunque no carece de ellas. Esta entrega que debuta en Early Access solo cuenta con un modo de supervivencia, sin embargo, para cuando salga forma oficial tendrá un modo de campaña donde podrás desarrollar tu base con otro ritmo e incluso incluirá retos con mapas cuidadosamente diseñados.

A pesar de ser una entrega temprana, They Are Billions promete muchísimo y es sumamente interesante cuando consideramos que el tema de los zombies está desgastado y dejó de ser atractivo. Nos gustó porque es desafiante, adictivo y sumamente divertido. Sin duda, podemos recomendarlo en su estado actual; es ideal para quienes están familiarizados con el género y para aquellos que disfrutan construir ciudades, pero quieren un reto más allá de cumplir las demandas de sus habitantes.

They Are Billions debutó el pasado 12 de diciembre en Steam por $233.99 MXN.

Sencillo, desafiante y totalmente adictivo.
Sencillo, desafiante y totalmente adictivo.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos