Abogado adicto a los videojuegos

Junta disciplinaria decide suspenderlo

Abogado adicto a los videojuegos

Junta disciplinaria decide suspenderlo

Mathew Eshelman, legista de 43 años, solía ser un abogado bastante decente, quien llevaba casos de todo tipo: divorcio, finanzas, deudas y bancarrota, entre otros. Pues bien, todo indica que será él quien ahora enfrente la quiebra, ya que la Junta Disciplinaria del estado de Pennsylvania ha decidido castigar a Eshelman con una suspensión de tres años, tras recibir decenas de quejas por mala práctica atribuida a la adicción del jurista a los videojuegos.

De acuerdo con la fuente, Eshelman empezó a tener problemas de estrés y en su casa, lo que favoreció su enajenación mediante el entretenimiento digital. Al poco tiempo, esta dependencia patógena ocasionó su despido de la firma de abogados para la que trabajaba (2007) y aunque Mathew logró restablecerse como legista independiente, sus clientes comenzaron a mostrarse alarmados e insatisfechos con su desempeño profesional, acusando impuntualidad, negligencia en el manejo de dinero y llamadas e, incluso, mentiras.

Todo condujo a que la semana pasada, Eshelman testificara ante la Junta Disciplinaria de la Suprema Corte, donde el abogado reconoció que tenía un problema y requería tiempo.

“Al tratar de llevar su práctica legal, [Eshelman] buscó refugio de sus problemas jugando videojuegos de forma aún más insana. Se describió a sí mismo como 'adicto' a los juegos,” cita el reporte del también abogado, Howell K. Rosenberg.

Aunque la adicción a los videojuegos no es reconocida formalmente como una enfermedad mental por parte de la Asociación Psiquiátrica Americana, el mismo órgano ya ha efectuado los primeros estudios con respecto a este desorden, los cuales han arrojado evidencia de que los juegos sí tienen características adictivas, con países como China limitando su uso a tres horas por día.

Algunos síntomas aceptados como indicadores de adicción a los videojuegos son: patrones de sueño desordenados, duchas a altas horas de la noche, negligencia de la higiene personal, reclusión social y, en algunos casos, aumento de peso por sedentarismo excesivo.

SIGUE LEYENDO

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos