Gears of War: Judgment

Jugamos las primeras horas de la campaña y Aftermath

Por Pablo Luque El 4 de marzo a las 12:31 Xbox 360

Gears of War: Judgment está a unas semanas de estrenarse en América, y por ello nuestros amigos de Microsoft y Chris Wynn, productor senior del juego, nos invitaron a sus instalaciones para probar la versión final en todas sus modalidades. Aquí compartimos con ustedes la experiencia que tuvimos y si quisiéramos expresarla en una palabra diríamos que es estupenda.

Para comenzar, Chris nos recordó que Judgment es una precuela de la trilogía original. Para ser más precisos, los acontecimientos ocurren 30 días después del Día de la Emergencia, momento en que los Locust surgieron de las cavidades de Sera para destruir a la humanidad. En esta ocasión, Damon Baird, uno de los favoritos de los fans de la franquicia, tendrá el papel protagónico y estará acompañado del también popular Augustus Cole, mejor conocido como Cole Train, y las nuevas adquisiciones: Sofía Hendrick y Garron Paduk. En conjunto, forman al Kilo Squad, liderado por nuestro sarcástico e hilarante protagonista, pues en aquella época era teniente dentro de los rangos militares de la COG.

Cada momento de la campaña es contado en forma de flashbacks, es decir, la historia ya ocurrió y la revives a través de los relatos de los miembros del Kilo Squad, debido a que fueron llevados a corte marcial, acusados de haber desobedecido órdenes de sus superiores y eso causó la muerte de millones de humanos. Deberán dar sus testimonios de lo ocurrido para probar su inocencia, de manera que el protagonismo en realidad recae en los 4 y conoceremos la historia desde la perspectiva de cada uno, así que en algunos capítulos podremos controlar a Baird, en otros a Cole y así con el resto del equipo.

Tuvimos oportunidad de jugar el primer capítulo contado por Baird. La primera parte es una bienvenida al nuevo esquema de control, que, si bien difiere del de entregas anteriores, simplifica los comandos para cada acción y ayuda a agilizar las decisiones que tomemos al hacerlas mucho más rápidas y verosímiles; además, toma poco tiempo adaptarse a los cambios. El layout es más práctico, el d-pad ahora funge como nuestro Tac Com y el botón Y permite cambiar una de 2 armas; así es, excluyendo las granadas, ya no es posible cargar 3. Y hablando de granadas, ahora pueden arrojarse rápidamente con el bumper izquierdo, pero si lo dejamos presionado, es posible lanzarlas de la forma tradicional, es decir, calculando el lugar estimado donde caerán, o bien, pegarlas al cuerpo del enemigo para que exploten; respecto a ese último movimiento, es importante mencionar que tenemos la posibilidad de pegar granadas a las paredes pero sólo en la campaña, pues en el multijugador la función está deshabilitada.

La campaña ahora funciona de manera similar al modo Arcade de Gears of War 3. Los capítulos están divididos en varias secciones; al finalizar cada una, el juego se pausará rápidamente y aparecerá una tabla con estadísticas basadas en datos de nuestro desempeño en el área, calificándonos con 1, 2 o 3 estrellas. ¿De qué depende el número de estrellas? Sencillo, de la cantidad de enemigos eliminados, la forma en que murieron -ejecuciones, tiros a la cabeza o explosiones-, cuánto tiempo tomó terminar el área, así como las veces que eres derribado o asesinado; la dificultad también será un factor determinante, pues las estrellas que obtienes en la más baja serán de bronce, en la siguiente de plata, y así subsecuentemente hasta llegar a las de onyx, en la más alta.

Otro factor que ayuda a obtener el máximo número de estrellas, y que le da una sazón diferente y variada a la campaña, son las misiones desclasificadas, que encuentras a cada momento y en forma de augurios carmesí gigantes y brillantes, adheridos en algunas paredes. Activarlas permitirá conocer cómo sucedieron realmente los hechos, al darnos objetivos específicos para terminar las secciones. Por ejemplo, durante nuestra odisea por el primer capítulo, una de las misiones nos retaba a eliminar a los Locust exclusivamente con sus armas, y Baird explicaba que, aunque detestaba usarlas, sabía que era necesario aprender a manejarlas para ponerlas en su contra. Aceptar la misión automáticamente nos despojó del armamento que cargábamos originalmente para usar una Hammerburst, la cual por cierto, ahora emite un sonido distinto, mientras que la famosa Iron Sight, que nos permitía apuntar en primera persona, ha desaparecido.

Otra misión nos pedía eliminar un nido de huevos de Serapedes, así que en lugar de simplemente pasar por la sección para eliminarlas, también tuvimos que buscar en cada rincón dichos huevos para destruirlos. En otra ocasión, estábamos dentro en un museo y una oleada de Locust estaban a punto de llegar para atacar; además de prepararnos con torretas y barricadas para fortalecer nuestras defensas, la misión nos pedía cubrir una legendaria armadura, de modo que Baird explicó en su testimonio que, durante ese asalto, se dio a la tarea de protegerla porque era patrimonio histórico de Sera. Finalmente, para terminar con los ejemplos de las misiones desclasificadas, acceder a cierto cuarto llevó a concebir una batalla contra tickers, maulers, boomers, therons y drones; si no hubiéramos desclasificado el área, habría una misión ordinaria, pero por supuesto queríamos un reto y aceptamos conocer lo que verdaderamente pasó en ese lugar, así que una inexplicable neblina de polvo se levantó del suelo para nublar prácticamente nuestra vista, lo que impedía conocer la ubicación del enemigo y mucho menos por dónde atacaría.

Durante la campaña, además de conocer nuevos enemigos como el Rager – Locust que después de un tiempo se torna iracundo y adopta una nueva forma mucho más salvaje y robusta-, probamos 3 nuevas armas de la UIR, el grupo de naciones que peleó contra la COG durante la Guerra del Péndulo. La primera fue la Booshka, una especie de lanzagranadas cuyas balas rebotan tanto en suelo como en paredes si no impactan sobre el enemigo; la segunda es la Markza, un rifle francotirador semiautomático con mirilla y zoom; y el Breechshot, versión modificada por los Locust de la Marzka, que perdió su mirilla a cambio de una afilada navaja en su parte baja para atacar cuerpo a cuerpo. También se agregaron 2 nuevos tipos de granadas: las Stim Gas, que permiten reanimar y curar a nuestros aliados y las Beacon, capaces de revelar la posición del enemigo, incluso a través de las paredes, así como hacerles más daño si son detectados por las mismas. En el caso de las de fragmentación, ahora es posible que al impactar los cuerpos y quedar adheridas en ellos para su posterior detonación.

« Primera |« Anterior |1 |2 |Siguiente » |Última »

Gears of War: Judgment

Gears of War: Judgment

Xbox 360

por People Can Fly

19 / Marzo / 2013

Sitio Oficial »

8.5
LevelUp Score

Agregar +

 

Colección

Favoritos

Wishlist