Vagando sin rumbo

Por Kingcool | Hace 9 meses
Salí de casa y lo primero que me pasó por la mente es vagar por la calle sin rumbo fijo; me siento aburrido, pero es un aburrimiento de esos que pegan como una bofetada, de esos tedios que rara vez he sentido a lo largo de mi existir y que invariablemente me hacen sentir solitario.

Sé que no soy una persona solitaria, mucho menos alguien aislado y bastaría un par de llamadas telefónicas para encontrar algo que hacer en este día tan común, no se me antoja nada, no me siento de humor para organizar una reunión ni mucho menos una fiesta; no me pasa nada malo, solo busco un poco de paz, quizás en el entorno, quizás en mi interior, de lo que estoy seguro es que no quiero tratar con nadie ahora mismo.

Voy caminando por la calle y no me importa atravesar las avenidas sin mirar a los lados ¿que me ocurre?, ¿porqué en este momento no me importa ni siquiera un poco mi integridad física?, sé que no estoy triste, no tengo ninguna pena que me aqueje ni algún dolor oculto, nada que yo sepa, nada que ya haya experimentado antes, no entiendo nada... es confuso.

Paso por un parque y no me importa en lo más mínimo la gente que está a mi alrededor, ni siquiera volteo a mirarlos y aún así adivino que yo tampoco les importo a ellos, la vida es tan vacía en esta ciudad, en esta urbe donde la sociedad me parece tan insípida y sin chiste, no sé... creo que caminaré de vuelta a casa, ya me harté de esto.

Por enésima vez atravieso una avenida sin mirar, de repente uno de tantos automóviles me embiste y me lanza a unos 10 metros de distancia, solo atino a levantarme como si nada hubiese pasado.

De repente algo me saca del trance, ahora me encuentro tirado en el sofá con el control de mi playstation 2 en las manos, C.J. acaba de ser arrollado y ni siquiera sufrió daños que considerar, solamente su barra de salud bajó un poco, descubro que por más de una hora estuve jugando con la mirada perdida en la pantalla, sin un objetivo fijo en el videojuego.

Me levanto, reacciono y minutos después recibo un mensaje en mi teléfono, me invitan a una reunión, sólo atino a tomar una sudadera, apagar la televisión y salir en busca de algo que me distraiga.

Pronto volveré a vagar por las calles de Los Santos, espero que la siguiente ocasión tenga ganas de completar alguna meta.

Adiós.
..............................................

La entrada anterior la publiqué en un blog que tuve hace varios años; en uno de mis discos de respaldo me encontré unos cuantos archivos de word en los cuales almacenaba mis posts, ese blog tuvo casi 400 entradas y sólo encontré 2 que tenían que ver con videojuegos (de las que revisé), el .doc está fechado el viernes 12 de agosto de 2005.

No me gusta reciclar cosas del pasado, pero quise compartir este breve texto (sin alteraciones) de aquella etapa y ese blog que hace mucho que no existen.

Hasta otra ocasión.
|
« Anterior