La costumbre es más fuerte que el amor

Por Kingcool | Hace 8 meses
Ayer, como es mi sana costumbre, tuve una especie de reunión-comida-convivencia con mi familia como casi todos los domingos; después más o menos al mismo tiempo en que el sol se ocultó tras la lejanía del enigmático horizonte (a veces también puedo ser poético), mis familiares se fueron y me dispuse a encender mi PC, conectarme a Steam, y ver que había de bueno para jugar.

Después de un rato me di cuenta de algo muy curioso, en realidad a pesar de llevar más o menos 2 horas sentado frente al monitor y haber abierto unos cuantos juegos... ¡no había jugado nada!, simplemente me la había pasado revisando los estados de mis amigos y bajé las actualizaciones de algunos juegos; si acaso abrí un par pero sólo me limité a toquetear las opciones y revisar que partidas había en línea, pero ni siquiera había empezado una.

Entonces simplemente me pregunté: ¿tengo ganas de jugar en este momento o necesito hacerlo?.

Pronto caí en cuenta que solo prendí la computadora y me senté frente a ella por mera y simple costumbre, que en realidad a veces no estoy deseoso de jugar un rato sino que ya es algo que hago en automático, ni siquiera puedo decir que ayer iba a hacer otra cosa pues el messenger ya está muerto, también hace buen rato que eliminé mi cuenta de facebook, mi twitter está más empolvado que mi atari 2600 y ni siquiera andaba deambulando por páginas a ver que había de bueno, en pocas palabras estaba frente a la PC dando clics esporádicos sin hacer nada en concreto.


"A veces también jugar se torna aburrido"


¿Cuantas veces encendemos nuestras computadoras o consolas sólo por costumbre, sin una idea clara de que queremos jugar ni de lo que queremos hacer?, creo que a veces somos como los niños que le piden dinero a sus papás para ir a la tienda y cuando les preguntan ¿que te vas a comprar?, responden "pues a ver que se me antoja".


"¿Me das para ir a la tienda?"


Y eso es algo que no solo sucede con los videojuegos, mucha gente lo primero que hace al levantarse es revisar su celular y contestar mensajes, en caso de no tener ninguno pues mandar unos cuantos; luego revisar sus cuentas en redes sociales, husmear en los muros de sus amigos y conocidos, dar unos cuantos likes, ver los memes de moda, entrar a youtube y ver unos cuantos videos, todo eso por pura y mera costumbre.

Tal vez voy a sonar como filósofo de facebook, pero no hay duda que cada vez nos hemos vuelto más dependientes de la tecnología y hemos sido zombificados por el atrayente fenómeno de las interacciones en línea y las redes sociales; el internet ya lo consideramos como una necesidad básica y le prestamos más atención al mensaje del whatsapp, facebook o twitter que a la voz de la persona que nos está llamando a unos cuantos metros de distancia, recuerdo que una vez mi madre se quejaba con mi hermana porque no le hacía caso cuando le hablaba, entonces yo le dije "¿quieres que te conteste rápido?... márcale a su celular".


"Mucha gente realmente es adicta al celular y a las redes sociales"


Falsamente creemos que necesitamos mantenernos "conectados" las 24 horas del día y los 7 días de la semana, pero no nos damos cuenta que todo ese tiempo que estamos conectados realmente hacemos poco o nada de provecho, ni siquiera es algo que necesitemos, simplemente ya se nos hizo costumbre.

Creo que a veces es bueno despejarse un rato, respirar un poco, y buscar otras alternativas que simplemente tomar nuestra PC, smartphone, consola, etc, pues cosas que hacer hay muchas, sólo que como vuelvo a repetir, "no es más que sólo costumbre".

Ya no quiero extenderme mucho más porque si no me la voy a pasar aquí escribiendo por 2 horas.

Hasta la próxima.

PD: El Noti-Choro #7 se publica hoy en la noche o mañana temprano, estén pendientes.
|
« Anterior