La Utopía de Dios: La ciudad *Spoilers posibles*

Por El pinche Letho | Hace 1 año
Bioshock infinite al fin fue lanzado, lo compré, jugué y terminé. Al igual que su predecesor nos entrega una experiencia de juego un tanto refrescante, divertida, emocionante y en ocasiones, muy tensa. Esto junto con personajes bien desarrollados con dialogo excelente crearon no solo una secuela digna de la aventura submarina del 2007, si no, honestamente, una que la supera.



Un poco de historia

Mientras que Rapture siempre estuvo bien escondida de todo el mundo, Columbia fue conocida públicamente. En 1893 Comstock convenció al gobierno de los Estados Unidos de América en proveer el capital necesario para la construcción de Columbia, la que siempre se planeo ser una Arca moderna. En el mismo año la feria de Chicago toma lugar, dando un auge al idealismo del Excepcionalismo Americano, la atracción central del evento es la ciudad flotante de Columbia, diseñada por los gemelos Letuce.

El el mismo año, Comstock presenta a su hija milagrosa, Elizabeth Comstock y la proclama "El cordero de Columbia". En Julio 6 de 1902 el gobierno Americano reconoce la intervención de Columbia en la Rebelión Boxer y ordena a la ciudad a entregarse. Enfurecido, Comstock lleva a Columbia hacia las nubes. La ciudad y su paradero siguen siendo desconocidos.

1912. Booker DeWitt llega a Columbia.

Columbia no es Rapture en el cielo

Rapture siempre me pareció un paraíso en papel. Una ciudad donde la grandeza de un hombre no sería obstruida por nada, donde la pobreza, la ignorancia y prejuicios no tenían lugar, la Utopía perfecta. Sin embargo, todos sabemos a que llevo el individualismo extremo de la ciudad submarina. Columbia es una criatura totalmente diferente, no solo en localización. Mientras que en Rapture el individual era todo, el planeador y el peón, en Columbia el individuo no es nada más que un pedazo del rompecabezas.

El patriotismo fanático que mantiene unida a la ciudad depende de que cada hombre esté convencido totalmente de que Columbia es su única madre verdadera. Así pues, Columbia es la representación del peligro de la falta de individualidad y la fe ciega, uno de los iconos de fanatismo siendo la fraternidad del buitre, una secta religiosa dedicada a la difunta mujer del profeta Comstock. El lema de la orden siendo "A nuestra patria defenderemos".



Además del ultra-nacionalismo y el fanatismo un cáncer muy grande de America después de la primera guerra mundial se ve presente: El Racismo y una gran distinción entre ricos y pobres. Recuerdo que mientras jugaba yo andaba todo "Wohooo YEAH" por los Vox Populi, después de todo ellos eran los rebeldes, gente humilde que luchaban por sus derechos como personas. Esto, añadiendo la enorme cantidad de propaganda anti-Vox que se presenta en los barrios blancos de la ciudad, hicieron que sintiera más simpatía por los Vox que por el resto de Columbia.

Con gusto comencé a servirle a Fitzroy, mi entusiasmo fue reducido de a golpe cuando Booker dijo "La única diferencia entre Fitzroy y Comstock es como se pronuncian sus nombres". Entonces los Vox Populi se alzaron en armas, la guerra civil por Columbia había comenzado. Y Fitzroy cometió los mismos crímenes por los que ella odiaba a los blancos. Dándonos así una importante lección de historia que se repite una y otra vez en todos los libros. Los rebeldes al idolatrar a una persona como su líder convertirán a este líder rebelde en un nuevo dictador.

Columbia es una ciudad controlada por propaganda y religión, pero a la vez sigue teniendo una característica muy de Rapture: Un avance tecnológico sin precedentes.

Desde avances en tecnología bélica hasta maquinas que pueden abrir agujeros entre dimensiones. Este ultimo invento siendo vital para la historia del ascenso, caída y total desaparición de Columbia de este y todos los universos posibles. Más de eso en la siguiente entrada.

*Estos blogs de "La Utoía de ...", son blogs escritos en colaboración con Songbird*

|
« Anterior