¡Ya quiero que saquen el dos!

Por Patata el Indomable | Hace 1 año
No hay nada más satisfactorio que una buena historia. Sea por la razón que sea, personajes, argumento, estilo o si el mundo que nos presenta es un maravilloso lugar donde estar. Pero hay un factor, algo que es de vital importancia para cualquier excelente historia: Debe concluir. Que el final sea bueno es importantísimo pero no más que el final exista, por esta razón yo no he podido disfrutar los comics de Superhéroes interminables de Marvel o DC, pero con gusto repito mi lectura de Wanted o Watchmen. Una buena historia es como una buena sentada en el trono de cerámica, tiene que terminar en el momento preciso, sin que se te enchile el culo ni que tus deshechos estén a centímetros de tu trasero.



Hace poco me aventure por el sitio de escoria y maldad conocido como Facebook, entré a una página de una distribuidora de juegos y en una imagen nos pedía nuestra opinión acerca de la más reciente entrega de Naugthy Dog, comenté que era bueno, pero nada muy especial. Por supuesto que me respondieron más que un par de ovejas escandalosas, pero lo que más me llamó la atención es como todos decían “YA QUIERO QUE SAQUEN EL SEGUNDO” o “Ojala continúen la historia”. Habiendo terminado The Last of Us me vi perplejo de cómo sus supuestos fans no entendieron que la historia no necesitaba continuación alguna. ¿A dónde irían de ahí? Alarmantemente, parece que no muchos se preguntan esto al pedir una secuela, solo quieren el dos y ya, luego querrán el tres y al final lloraran y patalearan cuando el quinto ya no sea tan bueno como lo fueron los primeros dos.

Recordemos el mal que nos han hecho las secuelas sin dirección, nos han dado Invisible War, Matrix Recargado/Revolutions, Alien Resurrection, Bioshock 2, Halo 4. No entiendo porque a muchos se les hace tan difícil la idea de “Esta historia comienza aquí y termina acá” y que no avance más allá si no es necesario. Entiendo, a mí a veces me ha pegado el sentimiento cuando alguna aventura está llegando a su fin, pero al final, estoy agradecido de que la historia acabase antes de que se volviera molestamente larga. Tal es el caso de Shadow of the Colossus, cada Coloso me asombraba (a excepción de aquel toro, ese es ghey), derrotarlos era emocionante y satisfactorio, entonces llegué al final. Si es trágico por sí solo, pero se hace tres veces más trágico cuando me doy cuenta de que ya no hay más Colosos, saco el disco de la consola y lo guardo en su caja. Meses después me dieron ganas de volverlo a jugar y para mi sorpresa, sigue siendo tan maravilloso y épico como la primera vez que lo termine.

Supongo que eso es lo que hace a un juego una autentica obra de arte: Que no necesite que la historia continúe más allá de su final original, que la única historia que te pueda contar valga la pena cada vez que te den ganas de jugarlo.



Habiendo dicho esto, no estoy en contra de la idea de que una secuela pueda ser tan buena o inclusive mejor que el original. Un ejemplo de un juego muy popular sería Halo, muchos aclaman al primer FPS como “el mejor de la serie” cuando hay no una, ni dos, sino tres entregas mejores que Combat Evolved. Reach, ODST y Halo 2, estos tres juegos tienen mejor IA, música, niveles e historia que Combat Evolved. Puede haber secuelas buenas, sin duda alguna. Pero pienso yo que hay muchos casos en donde aquella “Excelente secuela” podía haber sido una nueva propiedad intelectual si tan solo le cambiaran el nombre al juego. Ejemplos: Half-life 2, Silent Hill 2, Spec Ops: The line, Far Cry 3, Red Dead Redemption.