Review

FINAL FANTASY XIV: A Realm Reborn

Una oportunidad de vivir un MMO en tu consola
LEVELUP 7.8 Regular

PROS:

Progresión adecuada de personaje

Gran cantidad de contenido

Oportunidad de jugar todas las clases con un personaje

La música recuerda constantemente Final Fantasy

Sistema eficiente de inventario

Opciones adecuadas para configurar gran parte del juego

Es posible jugar tanto en PC como en PS3

CONS:

Interfaz de usuario confusa

Baja calidad gráfica que deteriora la experiencia

Esquema de control deficiente para un MMO

Jugar en PC y PS3 requiere comprar el juego para cada sistema

La competencia al interior del mercado de los MMO es feroz y, sin importar lo popular o querida que sea la franquicia en la que estén basados, si el núcleo no es suficientemente atractivo, los jugadores terminan por abandonarlos sin pensarlo. Este fue el destino de FINAL FANTASY XIV, el MMO que en sus inicios ofreció contenido genérico y progresión aleatoria de personaje, un gran foco rojo que eventualmente lo llevó a la tumba. Sin embargo, la esperanza por revivirlo permaneció, y en un movimiento estratégico, se anunció la entrada de un nuevo productor que le daría vida y al mismo tiempo, crearía un mundo atractivo para todos. Así nació FINAL FANTASY XIV: A Realm Reborn.

Prácticamente estamos hablando de un remake de la versión original; en su momento, mientras el equipo trabajaba en arreglar FFXIV, también progresaba en esta nueva versión y el mundo quedó completamente satisfecho. Originalmente, nadie estaba interesado en la versión original, pero la nueva es tan buena, que es difícil entrar a jugar por la saturación de usuarios que quieren probarla.

La naturaleza de los MMO los hace muy rígidos, pues hay contenido e innovaciones que rigurosamente deben estar presentes. Comencemos por la creación de personajes en A Realm Reborn: hay 5 razas disponibles y la personalización va más allá de nombrar y ajustar características fisiológicas como estatura, color de cabello y forma de los ojos; también se elige fecha de nacimiento y procedencia. Estos elementos son meramente estéticos y tienen factor de Role Play, pero algunos carecerán de importancia en etapas avanzadas del juego.

También es obligatorio que un MMO esté dividido en castas o clases y aquí habrá 8 disponibles. Divididas en Disciplinas de Guerra y Magia, encontramos arquetipos clásicos en el género, como el mago, el gladiador y el arquero. Elegir cualquiera resultará en tu establecimiento en una de las 3 regiones (Gridania, Limsa Lominsa o Ul’Dah) para principiantes, pero la forma en que está construido el juego es una formalidad, como veremos más adelante. Una vez que te establezcas en una región, tendrás oportunidad de escoger uno o varios oficios para enriquecer el sistema de crafting, que se divide en Disciplinas de la Mano y de la Tierra, y déjame decirte que la cantidad de opciones es abrumadora.

Nuestra hermosa heroína, Kakerette, posa junto a un adorable Lalafell
Nuestra hermosa heroína, Kakerette, posa junto a un adorable Lalafell

ARR, no comparte elementos rígidos con otros MMO, aquí la libertad de elección es enorme. Por ejemplo, si pusiste el énfasis en la creación de tu personaje, pero no en la selección de clase, pensarías que es posible terminar como gladiador usando armaduras pesadas toda tu vida, pero eso no sucederá porque casi desde el inicio te da oportunidad de elegir otra clase. Esto significa que si te arrepentiste de ser un guerrero, es muy fácil ir con el líder del Guild de Thaumaturge y pedir que te inicie en las artes oscuras. Es posible conocer todas las clases sin crear otro personaje y lo mismo sucede con los oficios.

Por otro lado, la libre elección de clases es un arma de doble filo, ya que cuando adquieres una nueva comienzas desde el inicio (nivel 1). Aquí es importante decir que es un problema subir de nivel la nueva clase porque pudiste haber completado las quest de nivel bajo en la región y el único camino podría ser la repetitiva tarea de eliminar monstruos sin parar. Por otro lado, el beneficio es que tu personaje podrá usar actividades de una clase mientras utiliza otra. Además, cuando cumplas ciertos requisitos, por ejemplo subir 30 niveles en una clase y 15 en otra, podrás comenzar una quest para iniciar una especie de clase de prestigio.

¿QUÉ TE PARECIÓ FINAL FANTASY XIV: A Realm Reborn

?

0 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

0 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

0

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos