Review

Marvel vs. Capcom: Infinite

Un jugoso juego de peleas con la peor envoltura

LEVELUP

7.9

Regular

PROS:

El Active Switch es uno de los mejores cambios para la serie

Las Gemas del Infinito contribuyen con el valor estratégico de los combates

A pesar de que hay DLC pagado, el juego se siente como un paquete completo

Inclusión de opciones de accesibilidad que no simplifican la complejidad del sistema de combate

CONS:

Presentación visual y auditiva que no está a la altura del resto de la serie

La campaña no es sobresaliente

Ausencia de personajes emblemáticos de la franquicia

Cuando fue presentado en PlayStation Experience del año pasado, Marvel vs. Capcom: Infinite generó expectativas muy altas, sobre todo en regiones como la nuestra donde por casi 2 décadas montones de locales arcade hicieron que los crossovers de peleas se volvieran súper populares. Aunque, al margen de la emoción, había gran incertidumbre: cuando The Walt Disney Company compró Marvel, los derechos de uso de sus franquicias quedaron en una posición extraña, incluyendo esta colaboración con Capcom.

Conforme pasaron los meses y se acercaba la fecha de lanzamiento, la preocupación creció, a la vez que se redujo gradualmente la emoción, por culpa de causas muy desalentadoras: todo el material mostrado era poco atractivo a la vista, a tal grado que Capcom tuvo que cambiar el diseño de algunos peleadores; además, personajes que nunca se habían perdido esta fiesta estarían ausentes por primera vez y, peor aún, para conseguirlos sería necesario un Character Pass con costo casi tanto alto como el juego original —es eso o esperar una Complete Edition o Ultimate Edition en el futuro—.

Sobraban razones para pensar que esta entrega estaría condenada, sobre todo cuando se sumó la polémica de su decepcionante edición de colección. ¿Acaso es tan malo el interior como el exterior? ¿Vale la pena Marvel vs. Capcom: Infinite?

Desafortunada presentación

Voy a iniciar con lo más criticable: su presentación. Desafortunadamente este aspecto consiguió sumir Marvel vs. Capcom: Infinite a un punto tan bajo, que muchos no se atreverán a probarlo ante el miedo de que sea un producto de baja calidad o que no cumple con los estándares del resto de los juegos de la serie.
Los sprites de las primeras entregas quedaron en el olvido, mismo caso con el cell shading y la apariencia de cómic del anterior Marvel vs. Capcom. En su lugar está la arriesgada propuesta de personajes tridimensionales que ni siquiera tienen el buen estilo de lo visto en Street Fighter V, sino que apuestan por un realismo que deja mucho que desear. Cuerpos desproporcionados, ojos sin vida y descuido en detalles de los personajes resaltan, principalmente, en los rostros humanos.

Los escenarios tienen buena identidad y cuando admiras las galerías de diseños conceptuales puedes darte cuenta que en su concepción, la mezcla entre lugares conocidos de los universos de Marvel y Capcom, no estaba mal planteada; lamentablemente ese potencial se va por la borda al observar que en su ejecución son poco llamativos y completamente sin vida.

Otro elemento criticable es la música, que pasa totalmente desapercibida. Muchos de los escenarios ni siquiera tienen identidad sonora y en lugar de tener un tema propio, hacen referencia a los personajes que están en la batalla con remixes poco llamativos de temas clásicos.

Se agradece que la campaña trata de explicar la manera como se unen 2 dos universos, aunque al final del día su trama es poco relevante y aún si busca tener equilibrio entre seriedad y humor, hay ocasiones en que termina sintiéndose forzada y hasta incómoda.

¿Cómo fue posible que Capcom y Marvel dieran luz verde a este título que en términos audiovisuales no está a la altura del resto de la serie? Es una lástima que la presentación esté golpeando lo que hay debajo de ella, es decir, un gran juego de peleas que ofrece una saludable evolución para lo que los fans podrían esperar de una secuela.

Contenidos: aprendiendo de los terribles errores de Street Fighter V

Fue sorprendente ver lo que Capcom entregó con Street Fighter V y, de hecho, sus prácticas como desarrollador resultaron en polarizadas opiniones cuando el juego salió a la venta. Por un lado, el título fue bien recibido por sus mecánicas, pero nadie pudo ignorar que se trataba de un producto incompleto, sin suficientes modalidades y con un carente roster de personajes. Con Marvel vs. Capcom: Infinite estamos, por fortuna, ante un caso distinto y a pesar de la decepción de que 6 personajes llegarán como contenido descargable, no sentimos que esté un paquete incompleto.

El punto de partida son las misiones, que funcionan de manera similar a las de entregas pasadas de la serie. En Marvel vs. Capcom: Infinite un primer set de ellas te enseñan los nuevos fundamentos y los controles básicos, después llegan las misiones por personaje que van desde mostrarte los principales movimientos especiales, hasta entrenarte en los muy complejos combos que sólo los jugadores más experimentados serán capaces de completar.

Otro buen lugar para conocer al roster completo y sus habilidades es la campaña. A lo largo de entre 3 y 4 horas verás una historia sobre la colecta de las Gemas del Infinito para vencer a Ultron Sigma, personaje generado por una fusión entre la creación de Tony Stark, Ultron y Sigma, el villano de Megaman X. Entre lo mejor de la campaña está la experimentación con algunos elementos de gameplay como enfrentamientos con más de un enemigo a la vez o contra el reloj. Entre lo peor está que, seguramente, difícilmente vuelvas ante su poca relevancia desde la perspectiva narrativa.

Si prefieres jugar en solitario puedes recurrir al clásico modo arcade que te enfrenta contra parejas controladas por la computadora hasta llegar a un jefe y acabar el juego; varios niveles de dificultad con suficiente reto te harán probar tus habilidades antes de pasar a los modos en línea.

Ahora que si lo tuyo es enfrentarte a otros jugadores, hay partidas casuales y partidas clasificadas, así como lobbys para que personalices los combates con tus amigos. Una ventaja interesante en pro de la accesibilidad es que las partidas clasificadas cuentan también con una liga de principiantes, de manera que los jugadores en los niveles más bajos puedan pelear entre sí antes de enfrentarse a los competidores experimentados una vez que han escalado en las clasificaciones. En el tiempo que probamos el matchmaking pudimos darnos cuenta que tiene una buena optimización respecto a otros títulos recientes de Capcom, sobre todo a la hora de encontrar partidas con personas cuyas habilidades son similares a las tuyas.

En cuanto al roster tenemos sentimientos encontrados; es bueno que hayan personajes debutantes para la serie como Gamora, Jedah o Captain Marvel, aunque la ausencia de los personajes de X-Men como Wolverine, Storm o Magneto es decepcionante.

Cambios en el gameplay… ¿fue un problema quitar al tercer peleador por equipo?

La presentación y hasta la selección de personajes pueden ser cuestionables, pero en lo que Capcom sigue demostrando una gran maestría es en el diseño de la jugabilidad; en este sentido, Marvel vs. Capcom: Infinite dejará satisfechos a los fans e incluso llega a corregir algunas de las debilidades de la franquicia.

A diferencia de Ultimate Marvel vs. Capcom 3, donde había un botón de ataque ligero, uno medio, uno fuerte y uno especial, en esta ocasión hay 2 botones para patada y 2 para golpe. No es la primera vez que vemos esta configuración en la serie, pero después de muchos años es un cambio que se siente fresco y en general le viene muy bien a la experiencia de juego.

Uno de los principales temores que teníamos era que luchar con parejas en lugar de tercias tuviera un impacto negativo, pero después de varias horas de probar la versión final del podemos asegurar que el cambio fue para bien gracias a uno de los pilares en la jugabilidad: el Active Switch. Este nuevo movimiento nos recuerda un poco la forma como funciona Street Fighter X Tekken, aunque mucho mejor implementado y ejecutado para un resultado que roza la perfección; básicamente consiste en un cambio rápido entre los personajes el cual te permite continuar de forma ininterrumpida los combos entre ambos, llevando las posibilidades creativas a niveles altísimos y generando un ritmo mucho más rápido y frenético.

A pesar de que el Active Switch favorece los combos, la defensa es algo que se mejoró muchísimo, de manera que las cadenas interminables presentes en juegos como UMvC3 se rompen ante una cantidad determinada de daño o las nuevas posibilidades de defenderse de quienes dominen a la perfección los combos.

Las asistencias se han quedado en el olvido y esto, en gran medida, se debe al nuevo sistema de gemas. Las seis Gemas del Infinito otorgan habilidades inmediatas como atraer al rival, desplazarse con rapidez o lanzar una esfera de energía dirigida; por otro lado también generan un ambiente conocido como “Tormenta del Infinito” con distintos efectos con tiempo limitado según la gema que tengas en tu posesión. Por ejemplo, la gema del espacio encerrará al rival en una jaula, la del alma revivirá a un aliado caído, la del poder aumenta el daño general y la de la realidad agrega daño elemental a tus ataques.

La activación de los poderes de las gemas del infinito es un cambio importante que ofrece múltiples posibilidades y su estudio será un deleite para los competidores entusiastas. Poder agregar velocidad a personajes lentos, forzar la reducción de la distancia cuando el rango de tus ataques es limitado o agregar los impactos de las habilidades de las gemas a tus cadenas de combos, es algo que además de ofrecer un universo de alternativas estratégicas funciona de maravilla sobre la práctica y en definitiva resulta más útil que haber tenido un tercer personaje o un asistente.

La dupla Active Switch y Gemas del Infinito le da genuino valor a Marvel vs. Capcom: Infinite en la escena competitiva y seguro dará mucho de qué hablar entre los profesionales durante las próximas ediciones de la Capcom Cup.

Simplificar o volver accesible, ¿qué pasó con MvCI?

Cuando el juego te recibe hay 3 elementos en los controles que llaman mucho la atención y que vienen activados por defecto: el Auto Combo, el Easy Hyper Combo y el Auto Super Jump.

El Auto Combo permite que, con la opresión continua del botón de golpe débil, se haga un combo automático de varios movimientos que levantan al rival y lo arrojan hacia el suelo; mientras que el Easy Hyper Combo hace que oprimir los botones patada fuerte y golpe fuerte al mismo tiempo desencadene uno de los Hyper Combos, para que no tengas que complicarte con el comando específico para lanzarlo.

Los jugadores principiantes encontrarán una forma muy accesible de jugar gracias a estos asistentes y la forma en que el juego balancea las cosas es que, a pesar de que los Auto Combos están permitidos incluso en los modos clasificados, su daño es inferior frente al de los combos manuales.

Si estas ayudas no pudieran desactivarse sería un desastre monumental, pero afortunadamente son opcionales y pueden apagarse o encenderse desde los menús en el momento deseado. Esto no simplifica el juego —una buena noticia tanto para veteranos como para quien busca una experiencia casual—.

Conclusiones

Queda claro por qué la presentación de Marvel vs. Capcom: Infinite es blanco de burlas, ya que no se acerca a lo que muchos hubiéramos esperado de la serie; no obstante, es bueno saber que en el fondo el juego se mantiene fiel en entregar una experiencia intensa y llena de posibilidades en cuanto a combates creativos. El paquete se siente completo, aunque no está exento de las abusivas prácticas del DLC de pago, aspecto que dejará a muchos sin poder probar todos los personajes. Claro que, aunque también debe reconocerse que sus contenidos son suficientes para el estándar actual de los juegos de pelea.

Los 2 principales ajustes al sistema de combate nos dejan ante un título que sigue sintiéndose familiar en la jugabilidad de los personajes que regresan, pero al mismo tiempo nos ofrecen una gama nueva de posibilidades que favorecerá a la comunidad competitiva. Estos cambios buscan la corrección de algunas de las debilidades de la serie y cumplen bien en términos generales.

En definitiva, Capcom perdió aquí una oportunidad importantísima, pues la baja calidad de la presentación y no haber integrado a personajes favoritos de entregas anteriores son decisiones que opacan el gran trabajo que se ha hecho en jugabilidad. Ajustes al roster para satisfacer a los veteranos de la serie y una mejor apariencia pudieron haber hecho de Marvel vs. Capcom: Infinite un juego muy memorable y candidato a lo mejor del año en su género.

¿QUÉ TE PARECIÓ Marvel vs. Capcom: Infinite

?

17 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

17 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

4.8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos