Mitología, fantasía y los juegos de video

Las leyendas se actualizan a lo largo de la historia


Seguramente, en algún momento
de tu vida has escuchado que “El que no sabe historia no sabe nada.”; es una
frase que he repetido incesantemente a lo largo de mis artículos. Todo está
basado en la historia, nos guste o no, cualquier suceso en esta vida es cíclico
y como tal, los acontecimientos y patrones culturales tienen una manera muy
marcada de repetirse a lo largo de los siglos. Por ejemplo, se ha demostrado
que si una sociedad es oprimida lo suficiente, se levantará en armas para
derrocar a su gobernante, sólo para que los líderes de esa revolución puedan
tomar el mismo papel tiránico.

Además, los pueblos de la Tierra
siempre han compartido ideologías y conceptos, lo cual puede constatarse en sus
diferentes cosmogonías. Si no me crees, solamente revisa las distintas
mitologías de las culturas más famosas del mundo. Los temas del sacrificio, de
la dualidad, el propósito de la vida y la misma apoteosis, son constantes en
muchas de las grandes civilizaciones pasadas. Una de las nociones más
interesantes es la de que nuestro planeta es la madre de todo lo que existe en
él, ya sea Gaia, la diosa griega, Tiamat y Kubau para los sumerios, Hepa para los hunos, Cibeles para los frigios o Tonantzin Tlalli para
los aztecas; el concepto de la tierra como una entidad femenina fértil,
acogedora y preocupada por sus habitantes, es uno de los principios básicos de
la mitología humana.

La Tierra es nuestra madre
La Tierra es nuestra madre

Otro de los temas que se ha
presentando como una constante en las diferentes sociedades y que perdura hasta
nuestros días, es el del héroe predestinado a vencer a los poderes de la
oscuridad y siempre dispuesto a sacrificarse y a ser fuerte ante la adversidad,
todo mientras el mundo a su alrededor vive sin la menor sospecha de su
valor e importancia universal. Como ejemplos tenemos a Gilgamesh, Beowulf,
Perseo, el Rey Arturo, Roland y muchos, muchos más. Los ejemplos actuales
aparecen en la literatura, las películas y los videojuegos actuales; entre
ellos están Luke Skywalker, Robert Langdon, Batman, Master Chief y Solid Snake,
por mencionar algunos.

El descubrimiento del fuego
es otro gran ejemplo de la manera en la que ideas o conceptos se fusionan en
una idea universal. Para los griegos, Prometeo fue el héroe que robó el fuego a
los dioses para compartirlo con los humanos y elevarlos del estado semi-animal
en el que se encontraban. En las culturas nómadas americanas, el espíritu del
coyote fue el que robó este elemento de los dioses para entregárselo a la humanidad;
para algunas otras tribus fue el conejo el responsable de esta importante
acción. En ciertos grupos del Pacífico, el cuervo fue quien lo hurtó de su
tío el castor y decidió entregárselo al hombre.

Prometeo nos trajo el fuego, según los griegos
Prometeo nos trajo el fuego, según los griegos

El concepto de katabasis,
también conocido como descenso al inframundo, ha estado presente en las
leyendas de antaño. Por ejemplo, en la mitología griega, Orfeo desciende al
inframundo a pedirle al mismísimo Hades que libere a su amada Eurídice. El 11°
libro de la Odisea narra el descenso de Ulises al inframundo durante su
regreso de Troya a Ítaca. También los gemelos Hunahpu y Xbalanque descendieron
a lo más profundo de Xibalbá, el inframundo maya para salvar a la humanidad.
Otras figuras que han realizado un katabasis son Osiris, Teseo, Dante, Eneas y
Baldur.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos