¿Por qué está bueno Vanquish?

Este shooter es de las sorpresas del E3 2010


No sabía nada de Vanquish. Bueno, casi nada. Vi el avance cuando salió, pero le perdí la pista. Y me da la impresión de que en realidad no había pistas que perder. Platinum Games, los creadores del impecable Bayonetta, dejaron las sorpresas para este show y, bueno, lograron el objetivo.

Aquí van las cinco cosas por las que me emociona pensar en Vanquish.

1. Es casi Gears of War

¿Qué es Vanquish? Es el Gears of War japonés. La verdad no creo que esto le moleste a Atsushi Inaba, el productor del juego, porque eso es lo de menos. Controlas a Sam, un tipo con una armadura tipo Master Chief. Todo el tiempo estás oyendo informes por tu auricular; que si ya se abrió la puerta, que si el general está en problemas, bla, bla, bla. Pero la acción no se interrumpe con videos. Aterriza la nave enemiga y tú debes seguir disparando. Los malos ya agarraron la torreta y tú debes seguir disparando. Como la acción no para y debes avanzar, podrás usar las barricadas para ocultarte y disparar sin ver. Como en GOW. Pero, a diferencia del título de Epic, éste es muy, muy rápido; por momentos se llega a sentir como uno de esos shooters locos japoneses donde la navecita de pronto tiene enfrente un millón de disparos que se dirigen a ella. El movimiento Gears de aventarse al frente o a los lados también lo tiene. Y es muy Gears. Y la forma en la que se cambian granadas y se seleccionan armas también es muy Gears. Pero no todo es Gears.

2. No todo es Gears

Para hacerlo todavía más ágil, Sam tiene un movimiento para avanzar. En Gears los personajes pueden correr, pero aquí el protegonista se barrerá y, si se deja presionado el botón, podrá seguirse de largo hasta que otro objeto o disparo lo detenga. El efecto visual es muy bueno y creemos que esto servirá de algo más adelante en el juego –quizá en una sección de plataformas–.

3. Hay armaduras mecha

Llegan los enemigos en unas armaduras mecánicas de combate, que te ponen en problemas, hasta que logras bajar a un piloto a golpes y balazos. La armadura se queda vacía y tú... bueno, no hay nada más que hacer que subirse, a ver qué pasa. Y lo que pasa es sensacional. Debido a que la armadura es alta, la perspectiva cambia y, una vez dentro de ella, parecerá que andas en zancos apachurrando y haciendo estallar todo lo que tienes enfrente. El uso de la armadura es limitada, claro, ya sea por los disparos que se agotan –no tienen balas infinitas y eso es muy bueno– o el escudo.

4. ¡Explosiones!

Hay explosiones por todas partes, pero lo mejor es que eso no es pretexto para dejar de disparar. Los efectos visuales de este juego son sumamente buenos. Con el ritmo de la acción, la música, los mensajes a tu auricular y la horda de enemigos frente a ti, tal vez no sea buena idea detenerse a admirar la calidad o los defectos de los detalles gráficos, pero se integran tan bien al resto de lo que sucede, que hacen que Vanquish se vea muy elegante y coherente.

5. El productor manda

Atsushi Inaba comenzó su carrera en SNK, haciendo Samurai Shodown. Después de unirse a Capcom y seguir los pasos de sus compañeros por Clover Studio hasta llegar a Platinum Games, Inaba ha pasado por los títulos más novedosos y propositivos de los últimos años, como Devil May Cry, Okami y Mad World. Seguramente muchos pensarán que le falta originalidad al hacer de este el Gears japonés; y tendrían razón. Pero también es muy difícil que un juego de imitación llegue a ser la mitad de bueno que el título original. Pero cuando es igual o, quizá, mejor que el original, la resulta es una de esas extrañas coincidencias agradables. Vanquish es un título al que no perderemos de vista hasta tener la versión final.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos