Mighty No. 9: ¿sucesor de Mega Man o ensalada de papa?

Los riesgos y las promesas del financiamiento abierto


Esta semana encontramos 2 noticias inusuales relacionadas con Kickstarter, el famoso portal de financiamiento abierto en línea. La primera es que el proyecto más popular de dicha página es un tazón de ensalada de papa que ha recaudado aproximadamente $40,000 USD, lo que le ha valido el honor de convertirse en una "fiesta de ensalada de papa", al rebasar ampliamente su meta original de $10 USD. La segunda nota es que Keiji Inafune, antiguo productor de Capcom y actual director de Mighty No. 9, al parecer no está satisfecho con haber creado el cuarto proyecto más financiado de la historia del sitio en la categoría de videojuegos, al reunir casi $4 MDD en donativos, pues ahora decidió abrir una segunda campaña en PayPal para pedir $200,000 USD más para pagar actores de doblaje en japonés e inglés y solventar cuantas metas extra se acumulen en el futuro.

¿Qué tan lejos llegará?
¿Qué tan lejos llegará?

Aparentemente, estas 2 noticias tienen poco que ver entre sí, pero si las consideramos detenidamente, nos dicen algo sobre los riesgos y los excesos de la plataforma de financiamiento abierta más popular de la red. Por un lado, un tazón de ensalada de papa rebasó con facilidad la recaudación que decenas de proyectos más interesantes o valiosos intentan obtener durante semanas; por el otro, el cuarto proyecto más popular en videojuegos, octavo en todo Kickstarter y que excedió su meta original en 427%, Mighty No. 9, implementó una dinámica de recaudación virtualmente infinita, en la que nuevas metas abiertas emergerán indefinidamente hasta que los bolsillos de sus seguidores se cansen.

Metas indefinidas
Metas indefinidas

Por si fuera poco, Mighty No. 9 tendrá también una serie animada (una importante oportunidad lucrativa para su creador) que no será para los nostálgicos fanáticos de Mega Man que respaldaron la visión de la franquicia con su dinero, sino al público de temprana infancia al que están destinadas producciones como Pac-Man and the Ghostly Adventures. El trailer de Comcept (que se ve en este vínculo) muestra al protagonista, Beck, como un adorable e inepto robot que "lucha contra sus deficiencias" mientras intenta salvar al mundo, en una serie con producción, escritura y humor de medio pelo.

Definitivamente no es lo que esperábamos
Definitivamente no es lo que esperábamos

Debemos admitir que todas las preocupaciones anteriores serán secundarias si Mighty No. 9 resulta un buen producto; no nos referimos a una recreación nostálgica, sino a un digno sucesor y a la evolución del concepto bidimensional de Mega Man a lo largo de 30 años de historia. En ese sentido, hay que conceder el beneficio de la duda a Comcept; sin embargo, los avances mostrados, aunque sin duda en una clara etapa preAlpha, distan mucho de ser impresionantes o demasiado prometedores: los fans han notado algo de lentitud, enemigos poco interesantes, animaciones cansadas, abuso de la mecánica de dash, música sin corazón y un diseño muy derivativo y falto de inspiración. Por supuesto, dichas impresiones son engañosas, tempranas: los gráficos son un placeholder, las mecánicas cambiarán y el diseño será modificado; sin embargo, queda cierto miedo de que Mighty No. 9 no sea de los mejores indies lanzados gracias a Kickstarter, a pesar de ser de los más financiados.

El gran problema actual con Kickstarter es cierta inexperiencia de nuestra parte ante un concepto tan novedoso: una plataforma que nos da las satisfacciones y los riesgos de ser verdaderos inversionistas de todo tipo de proyectos creativos. La corta edad de la plataforma y el carácter masivo del fenómeno provocan a veces una actuación impulsiva: así como cierta gente dona $40,000 USD a un tazón de papa por una mera necesidad memética, otra entrega $4 MDD a Keiji Inafune a causa de una combinación de nostalgia por Mega Man y resentimiento ante la despiadada estrategia de negocios de Capcom, que enterró la última entrega del bombardero azul y encima lo humilló en Street Fighter vs. Tekken como despedida. Los donadores, que de alguna manera vieron en Kickstarter una oportunidad para escapar a una desalmada visión empresarial mediante el financiamiento directo de creativos, hoy encaran el riesgo de pensar ¿qué tal si nuestro desinteresado creador y visionario es también un hombre de negocios?

Kamiya nos advirtió
Kamiya nos advirtió

El propio Hideki Kamiya, productor de Viewtiful Joe y Bayonetta, fue interrogado vía Twitter sobre Mighty No. 9 e Inafune, a lo que contestó: "Inafune es un hombre de negocios, no un creador". Kamiya es conocido por sus comentarios viscerales, constante trolleo y actitud de Rockstar, pero a pesar de todo, hay algo cierto en sus palabras: la creación de proyectos en Kickstarter de ninguna manera prohíbe a sus miembros una actitud empresarial que ignore ciertas necesidades de los fans donadores ante las exigencias del mercado. Incluso un diseñador de talento como Tim Schaffer ha bromeado sobre su reputación de derrochador de inversiones mediante fotografías juguetonas en las que desperdicia de manera creativa cientos de miles de dólares, burlándose de las críticas de sus detractores. Lo anterior no quiere decir que debamos repudiar a Kickstarter ni a sus creadores, sino actuar con plena conciencia de sus consecuencias y resultados: lamentablemente, significa también tener la sagacidad de un inversionista en un entorno en el que la confianza puede perderse o ganarse en cualquier momento.

Dinero bien gastado
Dinero bien gastado

Por ahora Kickstarter es un proyecto abierto en el que todos los aciertos y desatinos siguen en nuestras manos: un modelo que lo mismo ha creado a OUYA que a Shovel Knight, a Anita Sarkeesian y la ensalada de papa que a Armikrog, Shantae o The Banner Saga. En realidad, en muchos sentidos los éxitos han sobrepasado a los fracasos (que afortunadamente podemos ignorar si no hemos cooperado para materializarlos), pero es innegable que la suma de experiencias de esta propuesta cambiará con el curso del tiempo la actitud de los donadores y determinarán la evolución de la plataforma. Sin embargo, nuestros amigos, ávidos donadores y soñadores, deben recordar que a veces las mejores cosas en la vida son gratis y que los mejores homenajes a veces no surgen de un desencantado dibujante que corrigió un boceto hace 20 años, sino de los nuevos fans y los nuevos creadores que están dispuestos a continuar y superar el espíritu de los clásicos.

A veces las mejores cosas en la vida son gratis
A veces las mejores cosas en la vida son gratis

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos