Crash Bandicoot 4: It’s About Time: tan retador, fresco e irreverente como en los 90

Ya probamos el nuevo proyecto de Toys for Bob y aquí te dejamos nuestras primeras impresiones


Crash Bandicoot es una de las mascotas más emblemáticas de los videojuegos y por años muchos estuvieron pidiendo por su regreso a gritos. Activision escuchó estos comentarios, pero primero decidió irse a la segura con el lanzamiento de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, un paquete que juntó versiones remasterizadas de las 3 primeras entregas de Crash Bandicoot en un solo paquete.

La colección fue un éxito comercial, lo que envió 2 mensajes claros a Activision. El primero es que la gente sí quiere más Crash Bandicoot. El segundo es que quieren aventuras con el sabor clásico de las entregas desarrolladas por Naughty Dog. Con el panorama claro, el distribuidor le dio una misión a Toys For Bob: desarrollar una cuarta entrega para complementar la clásica trilogía.

La tarea era atractiva, pero desafiante. Después de todo, han pasado casi 22 años desde el estreno de Crash Bandicoot: Warped y el gaming ha evolucionado a pasos agigantados desde entonces. Hacer que Crash Bandicoot evolucione, pero al mismo tiempo permanezca fiel a sus raíces es importante, ¿cómo lograrlo?

Hace poco tuve la oportunidad de ver una demostración de un par de niveles de Crash Bandicoot 4: It’s About Time, además de ponerle las manos a una versión en desarrollo del juego para darte mis primeras impresiones. En resumen, It’s About Time es una entrega que respeta el legado de Crash, pero que también hace méritos propios para destacar como algo nuevo.

A simple vista, It’s About Time aparenta ser más de lo mismo que vimos en N. Sane Trilogy. Es un plataformero lineal en el que debemos superar complicados obstáculos de plataformas en pasillos cerrados o escenarios de desplazamiento lateral. En este sentido, el juego de Toys for Bob llega como un proyecto que carga con orgullo la herencia del plataformero de Naughty Dog, así que es en las decisiones de diseño sutiles donde se puede apreciar el trabajo de refrescar una serie que nació en los 90.

El cambio más importante de It’s About Time se encuentra en las máscaras. Desde el primer avance del proyecto de Activision se reveló que en esta ocasión Crash y Coco Bandicoot estarán acompañados de las 4 Quantum Mask, seres místicos que operan como guardianes del espacio y el tiempo. Su importancia va más allá de la historia, puesto que son la llave que abrió una puerta de nuevas posibilidades en el diseño de niveles.

Cada una de las Quantum Mask entrega un poder a Coco y Crash. Puede ser desde congelar el tiempo o invertir la fuerza de gravedad, hasta cambiar las propiedades del espacio para materializar objetos. Por la manera en la que funcionan sería fácil confundirlas con una especie de power-up, pero en realidad se trata de un elemento clave en el diseño de los niveles, por lo tanto resulta imposible pasar un escenario sin su ayuda. A falta de probar el juego completo es difícil juzgar lo bien o mal implementado que se encuentran, pero por lo que pude jugar en 2 niveles de It’s About Time, las máscaras resultan un elemento que añaden muy necesitada variedad a una serie que parecía que ya nos había mostrado todo lo que tenía por ofrecer. Otro punto que me agrada es que su presencia parece ser entregada a cuentagotas y es que sólo son cortas secuencias de cada nivel en la que tienes su poder a tu disposición. De este modo cada momento en el que aparecieron se sintió como algo especial y divertido, alejando mi preocupación de que fuera un simple gimmick.

La variedad en los niveles también será posible gracias a la introducción de más personajes jugables. Como habrás visto en avances, habrá niveles en los que controlarás a Coco Bandicoot, pero también habrá secuencias en las que tomarás el control del Doctor Neo Cortex, el némesis de Crash. Son escenarios en los que acompañarás al villano a cometer fechorías con las que intenta evitar que los héroes puedan cumplir sus objetivos. Es decir, cuando jueges un nivel con Crash llegará a un punto donde pasará algo que te complicará las cosas. Después podrás jugar como Cortex para descubrir cuál fue el esfuerzo detrás de ese obstáculo.

"Cada momento en el que aparecieron [las máscaras] se sintió como algo especial y divertido, alejando mi preocupación de que fuera un simple gimmick"

Este simpático villano se controla de manera completamente diferente a Crash y es que tiene una pistola que le permite transformar a los enemigos en plataformas o trampolines. También tiene una especie de cabezazo con el que puede transportarse largas distancias. Sólo pude jugar un nivel como Cortex, pero la experiencia me agradó ya que el reto de plataformas tienen un diseño diferente a los escenarios de los bandicuts. Además, al terminarlo tendrás que completar el escenario original de Crash, pero ahora con un nivel de dificultad mayor y más secretos por descubrir.

Neo Cortex tiene sus propias habilidades, lo que cambia el diseño de niveles
Neo Cortex tiene sus propias habilidades, lo que cambia el diseño de niveles

Si bien lo anterior me agradó, lo que más me llamó la atención es que el salto doble es una habilidad estándar de Crash. Desde Warped ya habíamos visto al bandicut realizar brincos de este tipo, pero ahora es una habilidad que tiene desde el inicio y que puede usar siempre. Gracias a esto, Toys for Bob ofrece desafíos de plataformas más variados, los cuales también se sienten más flexibles al momento que decides cómo superarlos.

Las novedades de diseño también se extenderán a otros elementos que, desafortunadamente, no pude probar, pero de ellos me platicaron. Uno de los objetivos de Toys for Bob fue hacer que It’s About Time fuera un juego difícil, pero con una buena curva de dificultad, lo que significa que el juego poco a poco te irá introduciendo a sus diferentes retos, pero que en todo momento deberás ser preciso en tus saltos.

La tarea de modernizar Crash Bandicoot en It’s About Time no se limitó al diseño de niveles y la variedad que ofrecen. Toys for Bob también puso especial atención a hacer que su nuevo proyecto se sienta nuevo al ofrecer más opciones a los jugadores. Una de las vías principales para lograrlo será con 2 modos de juego diferentes: retro y moderno. La primera será la experiencia Crash Bandicoot tal y como lo conoces; es decir, tendrá un sistema en el que tendrás que reiniciar un nivel si es que pierdes todas tus vidas. Por su parte, en el estilo moderno siempre podrás volver a tu último punto de control para seguir intentándolo. De esta forma, It’s About Time ofrece 2 opciones con el mismo nivel de reto, sólo haciendo que una de ellas tenga consecuencias menores para los jugadores que carecen de tanto tiempo.

"La tarea de modernizar Crash Bandicoot en It’s About Time no se limitó al diseño de niveles y la variedad que ofrecen"

También hay otros detalles sutiles, pero que marcan la diferencia. en Toys for Bob hicieron cambios al control que logran que el movimiento de los personajes sea más fluido, además de que la fruta Wumba ahora se toma automáticamente cuando pasas cerca de ella, lo que acelera el ritmo de juego. Además, se agregó la opción de mover la cámara con el stick derecho para poder apreciar más de los impresionantes escenarios que diseñaron para los niveles.

“Nos tenemos que asegurar de que tenemos el estilo de plataformero [de Crash], pero encontrar puntos de modernización. Tenemos cosas simples como la recolección automática de Wumba, porque queremos seguir el ritmo del juego”, me comentó Lou Studdert, productor de Crash Bandicoot 4: It’s About Time. “El uso de la cámara con el stick derecho. También hay cosas diferentes en el juego como movimientos adicionales que pueden hacer al saltar, estar en cuerdas o en rieles. O hechos como de que tienes salto doble [desde el incio]. Asimismo está la sensación de juego que fue posible gracias al nuevo diseño de controles, que son ajustes muy sutiles. Analizamos muchas cosas para poder modernizarlas”.

Las máscaras añaden variedad y frescura al nuevo Crash
Las máscaras añaden variedad y frescura al nuevo Crash

Ahora toca hablar del apartado visual, el cual ha recibido comentarios mixtos desde que Crash Bandicoot 4: It’s About Time fue revelado. Sí, el cambio en los diseños resulta extraño, en especial porque ya tenían un aspecto moderno en la N. Sane Trilogy; no obstante, Toys for Bob buscaba regresar a las raíces de Crash y darle ese aspecto de animación clásica. Esto significó rediseñar los personajes para que tuvieran aspectos más exagerados y caricaturescos, lo cual al final sienta bien al darle un aspecto muy simpático al juego. El tema de diseño de escenarios también promete seguir esta línea al presentar zonas muy alocadas que lucen mucho más amplias y profundas que las de la trilogía original.

En términos generales, Crash Bandicoot 4: It’s About Time me deja con un buen sabor de boca. Sólo pude probar 3 niveles, así que mi juicio final estará reservado hasta que el juego llegue en unos meses. Sin embargo, hasta ahora todo me indica que Toys for Bob está haciendo un gran trabajo de llevar a este proyecto en buen puerto. El estudio entendió que Crash Bandicoot funciona como un plataformero retador, lineal y de ritmo alto en el que tienes que confiar en tus habilidades ya que dudar un segundo puede llevarte al fracaso. Así pues, están poniendo esos elementos como la base de It’s About Time y todo apunta a que fue la decisión correcta.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time debutará el 2 de octubre en PlayStation 4 y Xbox One. Aquí encontrarás toda nuestra cobertura de este nuevo proyecto de Activision.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos