Review

Diablo III: Reaper of Souls

El sonido del dulce loot

LEVELUP

8.7

Muy Bueno

PROS

    Grandes recompensas en el Adventure Mode

    Cazar demonios nunca fue tan satisfactorio

    Dulce loot por todas partes

    Cuenta con detalles que harán felices a los seguidores de la saga

    La itemización cambió para dar nuevos aires a la construcción de personajes

CONS

    Campaña extra muy corta

Es triste decir que al equipo de Blizzard le tomó cerca de 2 años después de su lanzamiento terminar Diablo III, pero la realidad es que con esta última expansión, el clásico título cazademonios quedó cerca de la perfección. Toda esta evolución inició con la salida de Jay Wilson y la entrada de Josh Mosqueira como director del juego, por los cambios implícitos.

Algunas de las nuevas funciones anunciadas para Reaper of Souls están actualmente implementadas desde hace un par de semanas con el parche 2.0.1. Es probable que estas cualidades sean el resultado del cambio de dirección en la franquicia, lo cierto es que están pensadas para que Diablo III alcance toda su gloria.

El primer cambio que llamó nuestra atención es el nuevo sistema de Paragon, que otorga puntos a repartir en diferentes categorías como atributos principales para tu personaje, por ejemplo fuerza y vitalidad o recursos de utilidad como reducción de enfriamiento y velocidad de ataque. Esto sirve para modificar y personalizarlo de acuerdo con tus necesidades. También debemos mencionar que el Paragon es infinito, así que es momento de competir con tus amigos para ver quién es el mejor cazademonios; por otro lado, esto no garantiza que tengas puntos infinitos a repartir, ya que hay un límite en ellos.

Propia de la expansión es la nueva clase Crusader, que es de rango medio y, podríamos decir, es una combinación entre el Monk y el Barbarian. Su kit de habilidades lo hace una excelente opción para tomar el rol de tanque, ya que enfatiza el uso de escudos para mitigar grandes cantidades de daño; además tienen la cualidad de empuñar un arma de 2 manos en una, por lo que hay potencial para gran daño. El resto de sus habilidades es una combinación de disciplinas de escudo y hechizos imbuidos con poder sagrado para proporcionar daño y control de masas y así ayudar a sus aliados. Esta nueva clase es simplemente genial: tiene capacidad para enfrentar muchos enemigos sin ver reducida su barra de salud gracias a sus habilidades de escudo, por lo que resulta la clase de tanque por defecto. Otra novedad es que el nivel fue incrementado a 70, lo que agrega nuevas habilidades activas y pasivas para cada personaje.

Reaper of Souls nos llevará a combatir a Malthael, el antiguo líder el consejo de Angiris, el ente supremo que gobierna a los ángeles en los High Heavens, conocido por su infinita sabiduría; se dice que cuando hablaba el resto de los ángeles callaba para escuchar sus sabias palabras… hoy es conocido como el ángel de la muerte. Después de que los héroes de Sanctuary (entre ellos, tú) encerraron la esencia de Diablo, nuestro antagonista aprovechó la situación para tomar el control de la Black Soulstone con fines malévolos y egoístas. Así, eres convocado a Westmarch para hacer frente a los cegadores que traen perdición a la gente buena de esta ciudad.

La trama de Diablo III no es compleja, pero está repleta de detalles que hacen que, en conjunto con los diálogos, las entradas de lore en monstruos, cualquier fragmento de texto y los personajes que han llegado a impactar el desarrollo de la trama, construyan el mundo del título. Los conocedores de la saga se maravillarán al encontrarse de nuevo en el Battlefield of Eternity y al entrar en el mismísimo Pandemonium Fortress, lugar donde los héroes de antaño caminaron para poner fin a la influencia de Diablo durante el segundo juego de la saga.

El sonido que hace un ítem legendario al tocar el suelo es una recompensa más al cazar demonios
El sonido que hace un ítem legendario al tocar el suelo es una recompensa más al cazar demonios

Por otra parte, el diseño de niveles está sumamente cuidado y es muy variado; los mapas de la campaña son únicos en su tipo y presentan una variedad saludable de locaciones que explotar para eliminar un sinfín de demonios y obtener el loot más dulce. Viajarás a los pantanos de Westmarch para explorar antiguas ruinas olvidadas por el tiempo, la ciudad de Westmarch invadida por los entes de muerte de Malthael y la emblemática fortaleza de pandemonio, en una de las secuencias de acción mejor preparadas en la franquicia.

Como parte de la tradición de Blizzard, las peleas contra los jefes son encuentros que serán un verdadero reto. La primera es contra Urzael, el seguidor más fiel de Malthael; en esta batalla se presentan las mecánicas base de los enfrentamientos estilo World of Warcraft. Básicamente, lo que tienes que hacer es esquivar toda clase de peligros que aparecen en el suelo, por lo que se trata de un enfrentamiento de mucha movilidad. Lo mismo sucede durante el último enfrentamiento contra Malthael, la variedad de acciones durante esta pelea garantizan un enfrentamiento dinámico y épico, especialmente al intentarlo en las dificultades más altas.

El contenido se te irá de las manos en muy poco tiempo, pues se trata de una campaña relativamente corta, pero aquí se presenta otra cualidad de Diablo III: no puedes jugarlo una sola vez. La experiencia viene con jugar todo de nuevo, perseverando en dificultades altas y probándote que eres capaz de completar el reto, así que el objetivo debería ser entrar en la más alta dificultad posible. Si lo terminaste en tu primera vuelta de forma a sencilla, quizá debas subir la dificultad y morir un par de veces. Acto seguido, tendrás que recurrir a eliminar un centenar de monstruos a fin de mejorar tu armamento; regresar al jefe que no pudiste derrotar antes y sentir en carne propia el progreso.

Lograr eso hace 2 años, cuando Diablo III llegó a nuestra manos, era una tarea repetitiva sin grandes recompensas, y junto a la Auction House que enfatizaba la adquisición de ítems más poderosos, la tarea de cazar demonios se tornaba en una actividad secundaria. Este problema quedó resuelto con el Loot 2.0, introducido con el parche previo a la expansión; esta función te recompensa más seguido con ítems que podrían ser útiles para tu personaje. Ahora, por ejemplo, ya no es posible cambiar ítems legendarios con otros jugadores a menos que hayan compartido el mismo juego durante un par de horas, así que la tarea de cazar demonios resulta la actividad primaria, lo que otorga la certera esperanza de, eventualmente, obtener uno legendario.

Nuestro Crusader, Kakerina, luce de esta forma gracias a la combinación de Transmogrify y el uso de tintes
Nuestro Crusader, Kakerina, luce de esta forma gracias a la combinación de Transmogrify y el uso de tintes

La cereza en el pastel de Reaper of Souls llega con el Advendure Mode, cualidad que convierte al título en un campo lleno de recompensas. Tendrás a disposición una sencilla misión en ciertas áreas del mapa, en total hay 25 misiones por cada partida nueva; es decir, 5 por acto. El rango de misiones varía entre cada una, por ejemplo, limpiar cierta área de enemigos, eliminar al jefe final del acto o completar un evento. La recompensa de dinero, experiencia y sobre todo, la probabilidad de conseguir ítems legendarios harán de Advendure Mode el modo por defecto para jugar Diablo III.

Completar cada misión en este modo también te otorga Blood Shard y Rift Keystone Fragments. Los primeros son una nueva moneda para adquirir ítems con uno de los nuevos mercaderes; podrás cambiar tus Blood Shard por ítems de dudosa naturaleza, sean de baja calidad, raros y hasta legendarios, una opción agradable y adictiva. Si consideramos que al completar misiones también obtienes ítems por cazar demonios, este nuevo sistema te da todavía más oportunidades para adquirir mejores piezas de armadura.

Por otro lado, los Rift Keystone Fragments son la llave para acceder al Nephalem Rift. Dentro de este nuevo modo entrarás en una zona del mapa elegida aleatoriamente, con un ligero cambio en la paleta de colores, por lo que te puede tomar uno instantes reconocer en dónde estás caminando; además, la variedad de enemigos también es elegida al azar, lo que lo convierte en una opción refrescante que puede quitar lo repetitivo a cazar en las mismas zonas. El objetivo es progresar en los mapas hasta eliminar cierto número de enemigos; una barra en la interfaz de usuario se encargará de mostrar este avance y al llegar a 100%, aparecerá el jefe del Rift y al eliminarlo, obviamente tendrás grandes recompensas.

Tienes que saber que la itemización cambió de forma radical, por primera vez es posible crear personajes a partir de ítems, ya que algunos cuentan con propiedades pasivas que hacen sinergia con tus habilidades. Será posible encontrar un arma que beneficie alguna de tus habilidades, por lo que lo ideal sería comenzar a hacer modificaciones para sacar el mejor provecho. También es posible construir uno con atributos elementales específicos, por ejemplo, al conseguir varias piezas de armadura con porcentaje en daño de veneno, puedes explotar este incremento con tus habilidades.

Finalmente, tenemos el Mystic NPC, que se encargará de encantar tus ítems al cambiar una propiedad mágica por otra, lo que otorga la oportunidad de personalizar cada ítem según tus necesidades. De esta forma puedes dejar cerca de la perfección algún arma a la que faltaron atributos o encontrar el bono en porcentaje de daño elemental que complementa a tu protagonista. Esto no es tan sencillo, ya que necesitarás una gran cantidad de materiales que consigues eliminando monstruos y reciclando armas y armaduras. El Mystic NPC también se encargará de modificar la apariencia de tu equipo gracias a Transmogrify, una opción puramente estética que se agradece por permitir dar el aspecto deseado a nuestro personaje.

La experiencia del juego finalmente está en donde debería: en la incansable caza de demonios que otorga numerosas recompensas y en la mejora continua a tu personaje. Si en algún momento fuiste vencido por la inclemencia del Diablo de hace 2 años, Reaper of Souls es el momento adecuado para regresar a jugar sin parar.

¿QUÉ TE PARECIÓ Diablo III: Reaper of Souls

?

0 Usuarios han calificado éste juego. Dános tú opinión.

0 Usuarios han calificado éste juego.

Terrible

Terrible

Muy Malo

Muy Malo

Malo

Mediocre

Bueno

Muy Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

0

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos