Review

Need For Speed Payback

Rápido, furioso y con errores graves

LEVELUP

7

Regular

PROS:

Mundo abierto con mucho por hacer y variados territorios

Buena presentación y visuales

División de vehículos por clase relacionados con pruebas específicas

Correcto como juego de carreras arcade con buenos controles y mecánicas

CONS:

Campaña irrelevante y decepcionante

Las persecuciones sólo son carreras contra reloj con algunos obstáculos

Sistema de progresión aparentemente diseñado para sacar más jugo de las microtransacciones

Largos tiempos de carga

Con más de 20 años de tradición, Need For Speed es una marca que ubican todos los amantes de los videojuegos de carreras, un extraño superviviente dentro de un género que en años recientes ha tenido un auge entre los simuladores. Porque todavía quedan quienes buscan la diversión del juego arcade que no respeta las leyes de la física y la simulación para ofrecer la experiencia más emocionante, existen unos ejemplos donde pisar el acelerador a fondo con un estilo agresivo de conducción es la respuesta para conseguir la victoria. Need For Speed es uno de ellos.

Desde 2013 Ghost Games lleva la batuta de la serie de EA que ha pasado por varias manos. Durante más de una década la serie nos acostumbró a sus entregas anuales, pero esta vez descansaron un año para pensar cómo satisfacer a los consumidores; el resultado es Payback, un título que apuesta a una campaña y rostros detrás del volante con actividades bien delimitadas y estilos dentro de uno de los mundos abiertos más grandes y ambiciosos de la franquicia.

Need For Speed Payback nos deja resultados mixtos. Los temores que teníamos frente a los demos muy enfocados en la campaña cinemática por encima de la diversión pura y las carreras se disiparon cuando nos dimos cuenta de todo lo que podemos hacer en Fortune Valley; desafortunadamente, surgieron otros problemas relacionados con su sistema de negocios y la falta de intensidad en elementos medulares de la experiencia.

Derrocando a The House, la campaña de Need For Speed Payback

Vivimos una época en que EA agrega historia a prácticamente todos sus juegos deportivos, así que era difícil que la moda no llegara a Need For Speed, sobre todo si consideramos la tradición de historias tras el volante que ha conquistado las pantallas del cine y otros medios del entretenimiento.

Need For Speed Payback nos presenta a Ty, Jess y Mac, un grupo de pilotos con distintas motivaciones que harán todo para derrocar el poder de The House, una organización que tiene controlados los casinos, las apuestas, las carreras ilegales y hasta a los policías de Fortune Valley en función de sus intereses.

Aunque esa campaña ha sido uno de los principales puntos con los que se ha promocionado el juego, no podemos considerarla su componente más fuerte. Payback inicia con cinemáticos que presentan a los personajes y la estrategia con la que lucharán contra The House para conquistar las ligas de carreras de la región, pero una vez que te dejan libre para que explores todo lo que hay por hacer en el mundo abierto quizás olvides que existe la campaña.

Aquí encontrarás misiones de historia que generalmente están tan scripteadas como el demo que vimos en E3, donde por más que aceleraras no podías acercarte al camión que seguías. Su objetivo es complementar la experiencia con narrativa mientras disfrutas misiones más vistosas que desafiantes o divertidas.

Para bien o para mal, las misiones principales de la campaña son muy pocas. Luego de algunas que son carreras contra reloj glorificadas con eventos scripteados, el juego te propone vencer a las ligas de la ciudad para hacer frente a The House. En ese momento tienes libertad de enfrentar una serie de eventos que similares a los de otros juegos de la serie y que describiremos más adelante. Luego de vencer algunas ligas de carreras callejeras aparece otra misión de historia y vuelves a las ligas en un ciclo en el que te das cuenta de que la campaña es el hilo conductor que funciona con el formato al que la serie nos acostumbró cuando optaron por un mundo abierto.

¿Qué ver en Fortune Valley?

Toda la acción sucede en Fortune Valley, una región muy amplia y uno de los mundos abiertos más grandes que ha tenido la serie donde existe una ciudad similar a Las Vegas, un desierto, una montaña y un cañón. No es el mundo abierto más memorable de la franquicia, pero cumple muy bien con su objetivo al presentar trazados con mucha variedad y listos para las actividades competitivas.

Los jugadores completistas seguro la pasarán muy bien, pues recolectar un centenar de fichas de casino repartidas por el mapa y romper espectaculares destacan entre los coleccionables, además de que hay actividades como hacer saltar cámaras de velocidad o superar puntuaciones en zonas de derrape que recuerdan un poco al formato de Forza Horizon.

Lo mejor entre las actividades de exploración del mapa son los Derelicts, vehículos abandonados con pistas. Toscos dibujos del mapa y fotos del lugar donde están las partes te guiarán en tu búsqueda, lo interesante es que todos los componentes fuera de la carrocería estarán en lugares de difícil acceso, por lo que tendrás que encontrar la manera de saltar en rampas para llegar hasta los escarpados parajes donde están los coleccionables. Lo bueno de todo esto es que tu esfuerzo será recompensado: estos autos que renacen de la chatarra no son los mejores al inicio, pero son los únicos que puedes personalizar para convertirlos en lo que siempre soñaste.

Need For Speed Payback es, en términos generales, muy atractivo a la vista. Aunque no se logra el fotorrealismo del anterior título de la serie que controlaba los ambientes a vistas nocturnas únicamente, los resultados con el motor Frostbite son sorprendentemente buenos. Me agradó que hubiera ciclo de día y noche, aunque también extrañé elementos como la lluvia.

El juego no es perfecto del lado técnico. Además de una enorme pantalla del carga cada vez que entras a jugar, los tiempos que toma reiniciar una carrera podrían sentirse excesivos. Otro detalle que podría mejorar tiene que ver con texturas que constantemente cargan a tu paso.

Lo bueno es que Need For Speed Payback es divertido

Fuera de que las misiones de la campaña fueron decepcionantes, el resto de los eventos dejan resultados satisfactorios. Los vehículos se clasifican en 5 clases que están relacionadas directamente con tipos de evento.

Race. No son los mejores para derrapar, pero alcanzan altas velocidades en las rectas. Tyler Morgan es el piloto detrás de estos vehículos cuyo uso es recomendable para carreras tradicionales y pruebas de tiempo.

Drag. También manejados por Tyler, estos autos son los más veloces y su uso está enfocado en arrancones. En estas pruebas tendrás que hacer los cambios de las velocidades de forma manual y luchar por ser el primero en cruzar la meta en duelos de uno contra uno en rectas cortas.

Drift. El piloto despreocupado Sean “Mac” McAlister es el encargado de esta clase de vehículos especiales para las intrincadas carreteras llenas de curvas que encuentras entre las montañas o cañones de Fortune Valley. Las pruebas relacionadas con estos vehículos te exigirán mantener los derrapes y que los encadenes en combos para quedar con la puntuación más alta.

Off-Road. Mi experiencia con el juego me deja con la conclusión de que las carreras fuera del asfalto son las más divertidas y las más completas. Mac también es el piloto detrás de los vehículos todo terreno que participan en carreras donde la visibilidad es limitada por el polvo que levantan tus rivales y no sólo debes ser hábil con los controles para tomar atajos o elegir los terrenos menos accidentados para ganar velocidad, también que tendrás que sobrevivir a los accidentados derrapes sobre tierra o arena.

Runner. Jess conduce estos vehículos, los más balanceados y los más aptos para pruebas donde lo importante es despistar a los policías y otros rivales. Las pruebas para los runners, además de las persecuciones, son carreras contra reloj donde tendrás que cumplir con los gustos de tus clientes al llevarlos lo más rápido posible a un punto específico o visitar varios lugares repartidos por el mapa en una cantidad determinada de tiempo.

En general, las mecánicas arcade funcionan muy bien y nos dejan una experiencia muy divertida porque las diferencias entre cada clase y prueba son amplias para fomentar la variedad y liberarse del sentimiento de repetición presente en la mayoría de los juegos de mundo abierto.

Mi principal queja respecto al funcionamiento de los modos de juego tiene que ver con las persecuciones, pues aunque visualmente son muy atractivas, a nivel jugable quedan lejos de algunos de los mejores momentos que ha dado la franquicia. Librarte de policías o de matones de The House es divertido por la presión que ejercen sobre ti, pero no me gustó que el daño sobre el vehículo es prácticamente imperceptible a nivel visual y de jugabilidad.

Me hubiera gustado que las persecuciones tuvieran enemigos más agresivos y con barras de salud más robustas y que fuera necesario evitar los daños para poder sobrevivir. Las persecuciones de Need For Speed Payback son más parecidas a una carrera contra reloj donde muchos desordenados persecutores te presionan, pues es muy fácil derrotarlos y no importa cuántos elimines, siempre estarás escoltado por una buena cantidad de enemigos. ¿No sería mejor tener un número fijo de persecutores, pero mucho más resistentes como en los viejos tiempos de la serie?

Otra cosa que me pareció un poco extraña de los eventos tiene que ver con la destrucción de los objetos. Gracias al motor Frostbite se ve muy bien cuando te llevas postes, cajas, cactus, arbustos y objetos pequeños, pero el juego no siempre es congruente, así que hay estructuras o pilares —incluso muy pequeños— que siempre serán indestructibles.

Perzonalización, grinding, cartas y loot boxes

Llegamos al punto más delicado de Need For Speed Payback, uno relacionado con un problema que actualmente ha golpeado fuertemente a la mayoría de los videojuegos: loot boxes, grinding y microtransacciones.

Mi experiencia de juego no se vio muy golpeada gracias a que la versión que reseñé fue la Deluxe, $20 dólares más cara que la estándar y que incluye un paquete de buenos vehículos de todas las clases y algunos Shipments con recompensas útiles para la progresión. Quienes no cuenten con este beneficio deberán esforzarse más para llegar al final del juego porque el sistema de progresión exige mucho grinding o comprar microtransacciones.

Todo lo que haces dentro del juego te otorga dinero con el que puedes comprar nuevos automóviles o cartas para mejorar su rendimiento. Antes de iniciar cada carrera y evento te indicará cuál es el nivel recomendado para superarlos; tu misión será equipar Speed Cards a tu vehículo para alcanzar el rendimiento que te permita ser competitivo.

Hay varias maneras de conseguir Speed Cards, la más sencilla es comprarlas en talleres que se actualizan constantemente; será más fácil que te acabes todo el dinero comprando las cartas que adquiriendo nuevos vehículos.

La segunda forma de conseguir Speed Cards es mediante una ruleta que podrás girar en los talleres a cambio de un material que se obtiene por deshacer cartas que ya no necesites o que vienen dentro de loot boxes (shipments) que se pueden ganar o comprar con dinero real. La manera más rápida de subir de nivel el rendimiento de tus carros es mediante este método, aunque siempre está el factor suerte en la ruleta para elegir parte a modificar, marca de la modificación o estadística que se mejorará con la tarjeta.

Ahora bien, las cajas de botín son recompensas que obtienes por logros específicos de progreso en la campaña o por completar misiones diarias, aunque también puedes comprar todas las que quieras con dinero real que se canjea por créditos Premium. Hay cajas básicas que incluyen un poco de dinero, material para jugar la ruleta y un objeto estético aleatorio, hay otras Premium que además de lo anterior agregan más estéticos.

El progreso dentro de la campaña te exige potenciar constantemente el rendimiento de los coches con los que quieras participar y aunque te otorgan una Speed Card aleatoria cada vez que completas un evento, no es suficiente para seguir avanzando carrera tras carrera. El sentimiento de mejora es muy evidente —principalmente a nivel jugable— cuando usas tarjetas de mayor categoría; me pareció divertido observar ese crecimiento, aunque muchas veces la diversión se vio frustrada por la falta de recursos.

Cuando te quedas sin dinero para comprar tarjetas o fichas para jugar en la ruleta tienes que volver a completar eventos o misiones para obtener tus cajas de loot diarias y me parece un poco extraño porque no recuerdo otro juego de la serie donde ese grinding fuera necesario. Al llegar a ese punto —más evidente para quienes no tienen los 5 vehículos Premium de la edición Deluxe— se nota que algo no anda muy bien con la economía del juego y que todo ese sistema parece motivar la compra de microtransacciones, algo lamentable que rompe la misión inicial de diversión en el manejo sobre todas las cosas y que pesa aún más al usuario que invirtió más dinero al comprar una edición Deluxe.

Eso sí, la personalización visual de los vehículos es altísima y muy satisfactoria. Pasar horas en el garaje creando tus piezas será otro elemento central de la experiencia de la franquicia. La mayoría de los elementos de personalización visual se consigue jugando y para aplicar algunas modificaciones es necesario completar ciertos objetivos dentro de la partida, pero prácticamente todo se compra con las monedas del juego a precios razonables. Elementos como el claxon, los colores de los neones y del humo que sale al derrapar son piezas cosméticas especiales que se otorgan como recompensas de las cajas de botín.

Multijugador bien delimitado

Aunque probé pocos componentes multijugador de Need For Speed Payback, los jugadores no están en el mismo mapa como en anteriores entregas de la serie, decisión que permite jugar completamente desconectado de Internet, una función que muchos fans habían estado pidiendo.

El multijugador muestra listas de eventos en un lobby, competencias casuales y rankeadas donde pondrás a prueba tus autos modificados con tarjetas en contra de otros jugadores de todo el mundo. Además, dentro de cada prueba y actividad secundaria en Fortune Valley habrá recomendaciones de tiempos a superar dejados por personas de todo el mundo.

A mi parecer, está bien volver a concentrarse en la experiencia más robusta para un jugador y que el multijugador sea un complemento con sus límites bien establecidos que podrán disfrutar los amantes de la competencia sin comprometer la base del juego.

Conclusiones

Need For Speed Payback no es un mal juego, pero está manchado por errores graves; tampoco es la obra que podría esperarse de una serie con enorme tradición en un género donde cada vez es menos común ver este tipo de experiencias que dejan a un lado la simulación y buscan únicamente la diversión de los jugadores.

A su favor tenemos un mundo abierto variado con muchas cosas por hacer donde seguro invertirás varias decenas de horas para completar las misiones principales y reunir todos los coleccionables. Las mecánicas de juego son muy buenas y la división de vehículos por clases y las marcadas diferencias en los eventos también es un gran acierto; los controles son muy buenos para un juego de carreras arcade y llevan el sello de calidad de la serie.

A nivel visual, Payback destaca, por lo que nos alegra que incluya el imperdible modo fotografía para que aprecies mejor todos los detalles de los vehículos y entornos a cualquier hora del día dentro de Fortune Valley.

La campaña cinemática, por otro lado, se resume a unas cuantas misiones poco relevantes y hasta decepcionantes, pero afortunadamente, hay muchísimo que hacer en Fortune Valley.

Me desconcertó la forma de progresar, no porque no sea divertido observar las mejoras de rendimiento de los autos al invertir en las tarjetas, sino porque el grinding parece una motivación a gastar en microtransacciones. Si bien no hay anuncio de DLC de pago fuera de la edición Deluxe, las microtransacciones incomodan el progreso o la experiencia general y evidencian que las cosas no se están haciendo del todo bien.

Need For Speed Payback rescata muchos elementos que los jugadores aman de la serie y, aunque la campaña no es muy buena, parece que hubo crecimiento respecto a la anterior entrega de la franquicia.

¿QUÉ TE PARECIÓ Need for Speed Payback

?

4 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

4 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos