Review

Call of Duty: WWII

Un regreso a las raíces que se quedó corto

LEVELUP

7.5

Regular

PROS:

Una buena campaña

El modo Guerra de multiplayer es muy divertido

Misiones memorables

Atención al detalle en modelos de armas y vehículos

CONS:

Las misiones de la campaña son cortas

La inteligencia artificial es promedio

Sonido genérico

El modo multijugador se desgasta rápido

Los mapas del multiplayer son chicos

Tuvieron que pasar más de 10 años para que Call of Duty dejara atrás los jetpacks, el espacio y los saltos dobles y volviera a sus raíces: la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que el cambio puede parecer brusco, en esencia el juego sigue siendo un típico Call of Duty, pero ahora situado en la sangrienta Europa de mediados de los años 40. Igual que todas las entregas de la franquicia, el juego se divide en 3 partes esenciales, la campaña, el multijugador y el modo de zombies.

En la campaña juegas como Ronald “Red” Daniels, un soldado de la primera división de infantería de EE. UU. que se unió al ejército en 1944 en la búsqueda de vivir a la altura del legado de su hermano. En las fuerzas armadas Red conoce a un grupo de soldados que se vuelven sus amigos inseparables y alrededor de quienes gira la historia del juego. Como veremos más adelante, estos amigos no sólo son parte de la narrativa, sino que forman parte del gameplay, pues te ayudan a sobrevivir dándote kits de primeros auxilios, balas y soporte de morteros, entre otras cosas. La historia de la campaña, aunque corta, es interesante y tiene personajes que no son unilaterales y que muestran diferentes dimensiones, como el antagonista —que me pareció el mejor personaje del título—. En la campaña verás referencias a películas y series de la Segunda Guerra, como Rescatando al soldado Ryan y, sobre todo, Band of Brothers; algunas son sutiles y otras, muy obvias. Pero el juego no sólo toma prestado del cine, sino de otros títulos clásicos como Medal of Honor, y hay misiones, como la invasión de Normadía que no sólo se siente como inspiración sino casi como un remaster, pues es extremadamente parecida a la original. Más adelante también podrás jugar como parte de la resistencia francesa e infiltrarte con documentos falsos en una base alemana en la Francia ocupada. Algo que también me recordó a los primeros Medal of Honor.

La campaña de CoD: WWII consiste de 12 misiones, entre las que destacan partes importantes de la guerra como la Batalla de las Ardenas, el día D que ya mencioné y la Operación Cobra. Hay misiones en tanques, baterías antiaéreas y aviones que hacen que el juego se mantenga fresco e interesante, así como misiones stealth que cambian el ritmo de manera positiva (y que afortunadamente puedes saltarte si decides sacar tu rifle y forzar tu entrada a balazos).

Desafortunadamente, como suelen hacer los americanos, en CoD: WWII se olvidó por completo la intervención rusa en el conflicto y se coloca a EE. UU. como el único salvador de Europa con un poco de ayuda de ingleses y franceses. Esto me lleva a mencionar la falta de contexto histórico del juego, pues se enfoca más en narrar la historia de un grupo de personajes ficticios que en enseñar un poco de lo que pasó en uno de los conflictos más importantes de la humanidad. Ya sé que hablamos de un videojuego y no de un libro de historia, pero como nos enseñó Medal of Honor en su tiempo, un poco de historia hace que un título se sienta con más propósito e incluso puede hacer que alguien se interese en estudiar un poco más de la historia y, en este caso, darnos más contexto hubiera sido benéfico. A pesar de esto, en general la campaña es muy entretenida y tiene sus partes totalmente épicas —ya típicas de Call of Duty— que en ocasiones son geniales y en otras la exageración se pasa de la raya y entra casi en el territorio de lo absurdo. Pero eso sí, como siempre lo ha hecho CoD, son misiones que recordarás durante mucho tiempo y pensarás que cada una es mejor que la anterior, pues están llenas de acción incluso en mapas muy pequeños.

Esta parte dura unas 6 horas, aunque depende en gran parte a la dificultad que elijas, pues si lo juegas en modo fácil bien podrías terminarla en mucho menos y podría parecerte extremadamente corta. De hecho, planeo volver a jugar la campaña en el modo más difícil sólo para disfrutarla de nuevo porque me quedé con ganas de más.

En cuanto al gameplay, hay cambios clave que distinguen a este CoD. Una de las principales es que ahora necesitas kits de primeros auxilios para recuperar tu salud, así que ya no es suficiente con buscar un lugar donde protegerte cuando estás herido y la pantalla se llena de jalea roja, sino que tienes que encontrar estos kits y usarlos estratégicamente. Por supuesto, siempre hay un kit a la vuelta de la esquina y puedes guardar hasta 4 al mismo tiempo, así que no tienes que preocuparte mucho de esto. Aparte, casi siempre habrá un compañero cerca que te aviente un par de kits cuando más lo necesites, pues como mencioné al principio, ahora tus compañeros juegan un rol importante en el gameplay porque te dan kits, balas y soporte. Pero esta ayuda no siempre está disponible, pues para tener acceso a ella debes completar un medidor que se va llenando cada vez que matas enemigos. Esta mecánica es divertida y parece que está bien implementada hasta que necesitas primeros auxilios con urgencia y no tienes la más remota idea de dónde está el compañero con los kits.

Otra de las mecánicas nuevas del juego involucra salvar a compañeros que estén en peligro de muerte. Estas situaciones están presentes a lo largo de la campaña y son acciones que debes realizar si quieres completar las misiones 100%. A veces esos eventos pueden ser frustrantes porque en algunos casos tienes que arrastrar a un compañero fuera de la línea de fuego, lo que te deja totalmente expuesto y hace que mueras varias veces intentándolo. Si fallas, deberás reiniciar desde el checkpoint más cercano para intentarlo de nuevo. Aclaro que estos no son eventos necesarios para avanzar en la historia, sino simplemente están ahí para completar las misiones 100%.

La inteligencia artificial del juego no es particularmente especial y, como siempre, los enemigos se limitan a esconderse detrás de alguna superficie y se quedan ahí hasta que asoman un poco la cabeza y los matas. Lo normal.

Durante mi sesión encontré un bug muy frustrante que no me dejaba avanzar en una misión, pues no se inició una secuencia que me permitía abrir una puerta, ya que el personaje encargado de dar la orden se quedó trabado atrás de un coche gritándome incesantemente que abriera la puerta de la iglesia. Intenté dispararle, pero no se movía y la única forma en la que pude hacer que se destrabara fue aventarle una granada para que buscara dónde cubrirse. No sé si es un bug común, pero fue muy frustrante dar vueltas durante varios minutos sin saber qué hacer hasta que descubrí que era un error del juego.

El sistema de checkpoints es automático y, en ocasiones, puede estar roto. Por ejemplo, en un punto decidí aventarme como Rambo a poner un explosivo en un tanque enmedio de las líneas enemigas que me disparaban sin cesar. De milagro lo logré, pero el juego grabó enmedio de la balacera y moría casi casi después de que el juego cargaba. Pensé que tendría que reiniciar la misión por completo, pero descubrí que si hacía una serie de movimientos muy específicos y mataba a ciertos enemigos en el camino podía salvarme. Sorprendentemente, más que frustrarme esta experiencia resultó algo muy divertido, pero entiendo que en otra situación podría ser muy frustrante.

Pero como bien sabe cualquier fan de CoD, la campaña sólo es una parte del juego y donde realmente pasarás horas y horas es en el Multiplayer en línea. En este apartado podrás jugar con 5 clases que van desde el soldado de infantería hasta el francotirador, cada uno con sus armas y capacidades diferentes; por ejemplo, la división expedicionaria puede usar balas incendiarias en las escopetas, mientras que la infantería cuenta con bayonetas que puedes usar para ser más eficaz en el combate cuerpo a cuerpo. Como siempre, cada vez que juegas sumas experiencia que te ayuda a mejorar cada clase con cosas como equipo que reduce el retroceso de las armas o extiende la capacidad del clip de las balas.

Otra de las novedades de la modalidad online es la implementación de un cuartel general muy similar a la torre de Destiny, donde puedes hacer varias actividades, como obtener misiones, jugar minijuegos clásicos de Activision o, cuentan las leyendas, que hasta interactuar con otros jugadores. Lo digo así porque en las muchas horas que pasé en este lugar jamás vi a una sola persona rondando por ahí. Para mí, siempre fue un lugar vacío. En este lugar también podrás cambiar tus loot boxes que, en general, sólo te dan cosas estéticas que no afectan el gameplay, así que no las criticaré, pues es algo que —como yo— puedes simplemente ignorar. En la sección del correo de este cuartel general recibirás tu “sueldo” cada 4 horas en una moneda que puedes cambiar por misiones, que a su vez te recompensan al cumplir objetivos, como matar a 5 enemigos con un headshot o cosas por el estilo.

Desafortunadamente, el multiplayer tiene inconsistencias históricas importantes que me sacaron del mood de la Segunda Guerra, pues en un afán de inclusión racial forzada, el juego entra en el peligroso territorio de imponer la visión actual del mundo a sucesos históricos pasados, por lo que puedes escoger cualquier tipo de raza o sexo sin importar tu bando. Esto hace que de pronto luches contra un ejército nazi compuesto por sexos y razas imposibles en la Alemania socialista. Sé que es un juego y el chiste es divertirse y pasar un buen rato, pero el hecho de que relegue los hechos históricos por mera corrección política no sólo es inexacto históricamente, sino que te impide entrar de lleno en el sentimiento de la guerra y me parece importante mencionarlo. Y no sólo es eso, sino que por miedo a ofender a alguien se quitó toda referencia a la swastika en el modo multijugador y el equipo alemán no habla en su idioma, sino en un inglés con acento germánico que todavía quita más credibilidad a la situación.

En cuanto al gameplay, el Multiplayer es básicamente lo que ya conoces de Call of Duty: 6 contra 6 en mapas pequeños diseñados para que siempre tengas cerca a alguien a quien matar. A decir verdad, esta vez sentí los mapas aún más pequeños que de costumbre y me habitué a ellos muy rápido; tal vez porque de los 9 mapas existentes casi siempre me tocaron los mismos, por lo que sentí la falta de variedad rápidamente.

Los modos de juego son los tradicionales. Search and Destroy, que es una variante de Counter-Strike en la que debes armar y desarmar bombas. Kill Confirmed, donde debes recoger los dogtags que deja el enemigo una vez que lo matas. Gridiron, que es como una extraña especie de futbol americano en la guerra. Free for all, donde debes disparar a todo lo que se mueva. Capturar la bandera... y todos esos modos que olvidarás por completo una vez que juegues el modo Guerra.

Tal vez lo mejor de todo el juego es esta nueva modalidad llamada Guerra que consiste en mapas asimétricos en los que 2 equipos tienen que atacar o defenderse, según la situación. Este modo consiste en cumplir objetivos que te permiten avanzar o detener al enemigo. Por ejemplo, en uno de los mapas los aliados deben escoltar a 3 tanques hasta un punto de control, mientras que el eje debe detener su avance durante algunos minutos. Si los tanques no logran llegar al punto, el eje gana el round, pero si los tanques llegan al punto entonces los aliados avanzan y el enemigo debe retroceder y reordenarse para defender el siguiente punto. Este modo de juego es lo más divertido del título y las primeras veces hasta se siente como si fuera parte de una campaña singleplayer con una excelente inteligencia artificial. De hecho, hay veces que estás a segundos de ganar o perder y ese último empujón por lograr tu objetivo te hace realmente sentir la adrenalina y emocionarte más de lo normal. Sin duda, ésta es la modalidad de CoD: WWII que seguiré jugando cuando salgan más mapas, pues desafortunadamente, hasta ahora este modo sólo cuenta con 3 mapas que, a pesar de ser muy divertidos, pueden volverse un poco repetitivos después de varias horas de juego. Y hablando de cosas repetitivas, en este modo hay un narrador que te dice lo que está pasando en todo momento, así que escucharás “el enemigo ha tomado el punto A. Recuperamos el punto A. El enemigo ha tomado el punto B. Hemos recuperado el punto B” una y otra y otra vez sin descanso, pues el movimiento es frenético y siempre está pasando algo. En un punto querrás ponerte tapones en los oídos para dejar de escuchar lo mismo mil veces, pero es un defecto menor.

Igual que en otras entregas de la franquicia, en CoD: WWII hay ataques especiales que puedes desbloquear cuando matas a muchos enemigos sucesivamente. Estos Streaks o rachas de bajas están bien implementados en la Segunda Guerra y resultan muy divertidos y efectivos. Para poder usarlos sin tener que hacer rachas enormes podrás equipar una cinta que te deja acumular las muertes aun después de haber muerto, así que podrás experimentarlas sin tener que aventarte streaks increíbles.

Algo que me pareció muy molesto del multijugador es que tienes condición física y tu personaje se cansa después de correr una corta distancia, y tienes que estar apretando el botón de correr para que haga pequeñas carreras una y otra vez. Y este botón es el L3, así que después de un tiempo el dedo gordo te empieza a doler de tanto presionarlo en posiciones extrañas. Es un detalle, pero es de esas cosas de calidad de vida en las que no piensas hasta que se vuelven molestas.

A todo lo anterior se suma el modo de Zombies, que ya es un clásico de la franquicia. En él tendrás que acabar con hordas de nazis no muertos que te perseguirán hasta la muerte. Cada una de estas hordas se vuelve más difícil que la anterior y tendrás que usar el crédito que te dan al matar a cada uno para comprar armas y poner trampas que te ayuden en el camino. Desafortunadamente, por el momento sólo hay un mapa que aburre rápidamente y, aunque la emoción puede ponerse realmente frenética, el hecho de que al morir tengas que hacer todo de nuevo me ahuyenta de este modo de juego. Por supuesto que jugar con amigos es mucho más divertido, pero si no tienes a nadie tendrás que conformarte con gente random de Internet que de pronto se pone a disparar al piso o a tomar las cosas con poca seriedad.

En el apartado gráfico, el juego no resalta e incluso a veces se ve genérico en el multiplayer y las animaciones del principio y el final de las partidas a veces se ven poco naturales, pero en ciertas cosas de la campaña como el modelo de William Pierson (interpretado por Josh Duhamel) el nivel de detalle es altísimo y se ve realmente bien. El sonido tampoco es algo que resalte y, de hecho, en muchos casos se siente apagado y sin mucha presencia. Incluso la misión de Normandía no tiene la fuerza que se esperaría de una guerra infernal. Esto es especialmente cierto en el modo multijugador, donde el sonido ambiente en ocasiones es muy silencioso y todo el audio proviene de disparos y explosiones generadas por otros jugadores, por lo que muy seguido no se escucha nada o simples disparos esporádicos a lo lejos. Con esto no quiero decir que el audio sea una porquería, pero siento que le faltó para llegar al grado necesario de una guerra de sus dimensiones, pues incluso en DTS 5.1 a buen volumen se sentía que faltaba sonido.

En general, CoD: WWII es un buen juego con una campaña interesante, pero corta y un multijugador genérico, pero con la adición del modo Guerra que resulta muy entretenido. Desafortunadamente, el título presenta problemas en lugares importantes que lo hacen ser un Call of Duty no tan memorable; el audio no es excelente, las gráficas no son del otro mundo y la jugabilidad no es nada que no hayamos visto mil veces. Fuera de la modalidad de Guerra, el modo multijugador se desgasta rápido y no hay razón para permanecer en él mucho tiempo. A pesar de que la campaña es buena y tiene ciertas misiones memorables no provee un contexto histórico que dé la profundidad que necesitaba para ser totalmente inolvidable y no aporta mucho al género de la Segunda Guerra ni a concientizar acerca de este importante hecho histórico.

Si eres fan de los juegos de la Segunda Guerra o de Call of Duty en general, éste es un título que debes jugar, pues encontrarás misiones divertidas con tanques, aviones y demás armamento de la época. Pero si Call of Duty no es lo tuyo, ya te aburrió o si los conflictos de Europa a mediados de los años 40 no te interesan mucho, definitivamente es un juego que te puedes saltar.

¿QUÉ TE PARECIÓ Call of Duty: WWII

?

21 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

21 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

6.2

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos