Review

The Elder Scrolls V: Skyrim VR

Enfrentar dragones nunca había sido tan épico y escalofriante

LEVELUP

7.9

Regular

PROS:

Es la versión completa del juego con sus expansiones, más de 100 horas de contenidos

Increíble sentimiento de escala gracias a la realidad virtual

Flexibilidad a la hora de seleccionar la forma de desplazarte en el juego

Ideal para el turista virtual, el mundo de Tamriel como nunca lo habías experimentado

CONS:

Aunque su índice de cuadros por segundo no sufre para ofrecer una experiencia VR cómoda, el sacrificio gráfico es muy significativo y notorio

Es fabuloso tomar las armas en tus manos, pero los controles de movimiento tienen imprecisiones importantes

Navegar en los menús con los controles PS Move puede ser un dolor de cabeza

A lo largo de 6 años después de su estreno, Skyrim ha llegado a muchísimas plataformas. Hace poco te hablamos del port para Switch y justo el mismo día que se estrenó en la consola híbrida de Nintendo llegó la que quizá sea la versión más experimental del juego: Skyrim VR.

Cuando recorrimos por primera vez las tierras de Tamriel lo hicimos en primera persona, pero entonces jamás imaginamos que alguna vez podríamos jugar el título con un visor de realidad virtual. Originalmente Skyrim no fue planeado para jugarse en dicho formato, pero hoy es posible y el resultado nos deja cosas muy positivas y también limitantes importantes, pero en términos generales, estamos ante un muy buen experimento que demuestra que es posible llevar juegos completos a esta área relativamente nueva en el medio. ¿Será Skyrim VR parte del inicio de una época de gaming en realidad virtual?

Los primeros pasos son difíciles

La versión de Skyrim que llegó a PlayStation VR es la más completa, es decir, el juego base y las expansiones que se han integrado en todas las ediciones recientes, lo que nos deja ante más de 100 horas de contenidos entre gélidas montañas, pequeños poblados y montones de calabozos infestados de enemigos que te dejarán jugosas recompensas. ¿Nunca jugaste Skyrim y quieres saber de qué se trata? Te recomiendo revisar la reseña que hicimos recientemente de la versión de Switch donde dedicamos un pequeño apartado a recordar las razones por las que este juego es un pilar entre los RPG occidentales.

Mis primeras horas con Skyrim VR no fueron muy positivas, acostumbrarse a los controles puede ser caótico al inicio y la primera impresión gráfica del juego es muy mala, algo comprensible considerando que estamos ante un juego de generación pasada y que, además, tiene que sacrificar mucho para poder correr a los 90 cuadros por segundo estables que exige cualquier experiencia cómoda de realidad virtual que se despliega en 3D estereoscópico.

El resultado del sacrificio gráfico provoca texturas pobres y objetos que aparecen como por arte de magia al seguirse cargando mientras juegas; de igual forma, mirar muy de cerca las animaciones faciales de los personajes hacen evidente que estás ante un juego de más de 6 años de antigüedad, así que tus primeras horas serán sumamente desconcertantes. Suma a eso los legendarios bugs de Skyrim y tendrás un producto que los primeros minutos no parece muy alentador.

Por defecto, el juego viene configurado para que te desplaces con teletransportes y el movimiento de la cámara es abrupto y con saltos en lugar de los paneos a los que nos tienen acostumbrados los juegos en perspectivas tridimensionales. ¿A qué se debe lo anterior? Las primeras veces que juegas en realidad virtual el cerebro se confunde al ver el movimiento y no sentirlo, lo que puede causarte vértigo, mareos y malestar general. Es un caso similar a las primeras veces que viste contenidos en 3D estereoscópico, pero no te preocupes, entre más lo uses más rápido te acostumbrarás.

Afortunadamente, puedes cambiar ese modo de desplazamiento al movimiento libre, algo que para cualquiera que esté acostumbrado a jugar en realidad virtual será la mejor opción; de igual forma, los giros de la cámara pueden hacerse más suaves según tus gustos y resistencia al vértigo.

Skyrim VR puede jugarse con un control Dualshock 4, donde la configuración de los controles y la jugabilidad es muy similar a lo que teníamos en cualquier otra versión el título en primera persona, con la diferencia de que la perspectiva y el manejo frontal de la cámara es con la inmersión del visor. El resultado es interesante, pero se rompe en gran medida la inmersión de la realidad virtual.

La mejor manera de jugar Skyrim VR es con 2 controles PS Move. La mayoría de las interacciones son muy naturales y aunque también hay mucho espacio para la imprecisión, el resultado general puede calificarse como positivo. Jugar con movimiento no hace mucho para mejorar un sistema de combate que desde un inicio era una de las partes más cuestionables de Skyrim y si a eso agregas las limitantes en el desplazamiento en el entorno de realidad virtual, el resultado puede ser muy complicado. No obstante, tomar en tus manos las armas o lanzar los poderes de esta manera es un elemento clave para experimentar Skyrim como nunca lo habías hecho.

Los menús pueden llegar a ser un problema, pues además de que manejar dentro de ellos con los PS Move puede ser caótico e impreciso, algunas veces se despliegan en medio de un NPC o un objeto que limitará tu visibilidad y se verá horrendo frente a ti.

Tamriel como nunca lo habías visto

Hasta este punto de la reseña podrían pensar, ¿qué caso tiene complicarme con controles extraños y con la versión con más carencias gráficas entre todas las que actualmente hay en el mercado? Afortunadamente, una vez que te acostumbras a la manera de jugar llega el momento de disfrutar y es que el sentimiento de inmersión logrado gracias a la realidad virtual hará que posiblemente ésta sea la versión más interesante entre los montones de ports que se han hecho de Skyrim.

En el modo de desplazamiento libre, dejar presionado el botón Move del control izquierdo te permitirá moverte, mientras que al ladearlo das dirección. Si necesitas giros más cerrados en el desplazamiento podrás hacerlos con los botones X y círculo del control derecho. El resto de las interacciones son tan intuitivas como en el resto de juegos de realidad virtual; usar tus manos para tomar objetos o interactuar con el mundo siempre será con el botón Move de la mano que configuras como principal y con los gatillos de ambos mandos.

Todo este tema de los controles puede sonar muy complicado, pero después de varias horas de juego te das cuenta de que no es tan difícil y se convierte en una interacción natural que aprendes a dominar con paciencia.

Pasando al valor de Skyrim con realidad virtual puedo decirte que el sentimiento de escala es quizá lo mejor de la experiencia. Las dimensiones del mapa, los elementos de sus paisajes, los edificios y los enemigos cobran vida como nunca antes gracias a la mezcla entre la vista en primera persona dentro del visor y el 3D que hace que tu cerebro realmente te transporte a las montañas de Tamriel.

Nunca en alguna otra versión de Skyrim llegué a sentir escalofríos por ver la inmensidad de los dragones atacándote con fuego o por enfrentar a una araña gigante con una pequeña daga y un enclenque escudo. Aquí realmente te sientes en peligro y perseguido; el cerebro se engaña por completo y genera sentimientos únicos e imposibles de lograr con cualquier otro formato de videojuego.

Cuando hice el análisis del PlayStation VR comenté que la sensación es difícil de describir y que es similar a estar soñando despierto; créeme, los encuentros más épicos dentro de Skyrim te harán sentir que realmente lo estás viviendo y disparar magia con tus manos o lanzar un poderoso grito desde esta perspectiva es una experiencia invaluable que cualquier fan de Skyrim o los juegos de fantasía no se arrepentirá de probar.

El turista virtual es el que más disfrutará de Skyrim VR. Hay cosas que quizá no tenían mucho valor en las otras versiones del juego, como sentarse junto a una hoguera dentro de una taberna a disfrutar el entorno, explorar sin rumbo fijo únicamente por apreciar el paisaje a una hora del día determinada, tomar un paseo a caballo sin necesariamente ir a una misión o apreciar todos los detalles de las armas en tus manos. Relájate, pues no todo es combatir, hay mucho por disfrutar en Skyrim VR gracias a su nueva presentación de realidad virtual y todos los valores que convierten a este juego en una experiencia inolvidable.

El mapa también ha cambiado un poco respecto al resto de las versiones y encaja perfectamente con el formato del juego. Frente a ti se mostrará una versión miniatura de Skyrim con su relieve en 3 dimensiones, de manera que navegarlo es como volar sobre estas tierras.

Entonces, ¿vale la pena probar Skyrim VR?

La realidad virtual sigue siendo algo que no es accesible para todos los públicos y quizá tener en casa un PlayStation VR, la opción más accesible del mercado, sigue siendo un lujo y no algo vital para el videojugador. La mayoría de los juegos exclusivos e independientes compatibles con el visor de Sony siguen sintiéndose como pequeñas demostraciones de su potencial, pero hay pocos que pueden considerarse títulos completos y robustos.

Debemos aplaudir lo que hizo Capcom con Resident Evil VII, lo que ahora hizo Bethesda con Skyrim VR y lo que Bandai Namco prepara con Ace Combat 7. Sabemos que hay muchos que no se sienten cómodos físicamente con la experiencia de realidad virtual, pero ello no debe limitar el potencial de ofrecer juegos completos en este formato, por lo que ver este tipo de propuestas nos hacen sentir que el potencial de la realidad virtual va más allá de experiencias de un par de horas o videos tridimensionales con escasas interacciones.

Los sacrificios son fuertes, la resolución en muchos juegos para PS VR sigue siendo un problema fuerte y en el caso de Skyrim VR hay una caída gráfica muy importante que no puede ignorarse. De igual forma, acostumbrarse al desplazamiento en estos nuevos espacios virtuales es difícil en un principio y falta pulir la forma en que se usan los controles de movimiento.

Se agradece que se ofrezca flexibilidad en la manera de controlar el juego para que cada quien encuentre el formato que se ajuste a sus necesidades, pues una vez que te acostumbras al desplazamiento y que pierdes de vista el fuerte downgrade en sus gráficos, te verás inmerso en una experiencia única que vale mucho la pena y cuya adaptación tiene mucho más valor del que aparenta porque no nació para la realidad virtual.

Si eres fan de Skyrim es posible que ya hayas comprado el juego varias veces a lo largo de 6 años; de hecho, considerar el pago de $60 dólares más por la nueva versión de realidad virtual es algo que pensarás con cuidado. Lo que podemos decirte es que si eres poseedor del visor de PlayStation, experiencias completas como Skyrim VR cambiarán tu perspectiva respecto al potencial de este medio y aunque sea la segunda o tercera vez que vivas esta aventura, será una ocasión especial por el sentimiento de escala desde el punto de vista de la realidad virtual.

A pesar de sus fallos y sacrificios, Skyrim VR es un juego que debe considerar cualquier entusiasta de la realidad virtual como uno de sus indispensables.

¿QUÉ TE PARECIÓ The Elder Scrolls V: Skyrim VR

?

4 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

4 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

7.5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos