Review

Monster of the Deep: Final Fantasy XV

Un día de pesca en Eos

LEVELUP

6.8

Malo

PROS:

Puedes apreciar el universo de Final Fantasy XV y su fauna como nunca antes

Las batallas contra jefes, sin ser difíciles, son divertidas

Hay varios modos de juego para dar variedad a la experiencia

Hay momentos en los que se ve muy bien, entre lo mejor de PS VR

CONS:

Controles intuitivos pero con muy extraña sensibilidad

No hay movimiento libre como una alternativa a la exploración con teletransportes

Podría sentirse como un minijuego glorificado que no justifica su precio

Antes de que PlayStation VR saliera al mercado sabíamos que, de alguna manera, podríamos visitar el universo de Final Fantasy XV desde la perspectiva de la realidad virtual. Los primeros demos nos presentaban un shooter no muy funcional por el desplazamiento con teletransportes únicamente a puntos específicos del escenario y la recepción de quienes lo probaron no fue muy positiva; quizá eso motivó que el producto final fuera muy distinto y se convirtiera en un juego de pesca.

Tomando inspiración de la actividad secundaria de pesca que vimos en el juego principal, Monster of the Deep es un spin-off de Final Fantasy XV que nos permite vivir una historia en la que tendremos que viajar a varios puntos de Eos a cazar peces demoníacos y disfrutar esta relajante actividad.

¿Qué ofrece Monster of the Deep?

Lo primero que harás en Monster of the Deep será crear a tu propio personaje; podrás elegir su género y un montón de opciones en un editor muy completo en el que el resultado final no será muy distinto a la apariencia de los protagonistas de Final Fantasy XV. No te preocupes si tus elecciones no te dejan satisfecho, más adelante en el juego puedes regresar cuando quieras a cambiar cualquier parte, comprar ropa que pareciera haber salido de la boutique donde se viste Noctis o simpáticos disfraces. La apariencia será importante porque, aunque todo el juego es desde la perspectiva de la realidad virtual, podrás tomarte fotos donde quieras o con los peces más raros que hayas pescado.

Una vez iniciado el juego se te presentará una historia que te conduce a la campaña principal que tiene una duración aproximada de 4 horas. No debes preocuparte porque el juego acabe una vez que veas rodar los créditos, pues hay mucho por hacer además de pasar la historia.

Dentro de la campaña habrá a capítulos en los que viajarás a diferentes pozos de pesca, cada uno con varios puntos desde los que puedes lanzar el sedal de tu caña. En todos estos capítulos estarás acompañado de alguno de los personajes principales de Final Fantasy XV, algo que gustará a los fans del juego por la inmersión de sentirse uno más entre esta “boy band”; el problema es que comienzan a ser molestos cuando repiten una y otra vez la misma frase.

En todos los capítulos de la campaña tendrás que pescar varias criaturas acuáticas hasta llenar una barra y después enfrentarás a un jefe. En ese momento el juego se convierte en un shooter donde tendrás que tomar una ballesta que lanza explosivos para debilitar al pez demonio hasta que esté listo para ser pescado. Aunque son pocos los jefes que tienes que vencer, es una experiencia satisfactoria combatirlos y descubrir sus patrones de ataque, a pesar de que su dificultad nunca te haga sufrir como hubieras esperado.

Además de la campaña puedes participar en torneos de pesca en los que la puntuación dependerá del peso que acumules luego de un tiempo determinado, de manera que tendrás que buscar a los peces más grandes y, al mismo tiempo, la mayor cantidad para poder ganar. En los torneos, que suceden por tiempo limitado, buscarás vencer las puntuaciones de otros jugadores porque los primeros lugares obtienen jugosas recompensas.

También están las misiones de cacería en las que viajarás a los distintos pozos con objetivos específicos; este modo es interesante, pero únicamente apto para los jugadores pacientes, pues habrá ocasiones en que por más que busques atraer al objetivo tardará mucho en picar.

Finalmente, está la pesca libre en la que podrás revisitar cualquier lugar que ya hayas visto para explorar, tratar de superar tus marcas personales en el tamaño de los peces y obtener a todas las especies, además de una que otra sorpresa que, de vez en cuando, dará frescura al juego.

Al llegar a cada escenario en cualquier modo de juego tendrás oportunidad de explorar un poco los alrededores del pozo de pesca. Es una lástima que el desplazamiento esté restringido a los teletransportes, pues un modo libre para quienes ya superaron el vértigo en las experiencias de realidad virtual hubiera sido genial. Parte del encanto de explorar todos los lugares es tomarte fotos donde quieras y observar la fauna de Eos como nunca antes lo habías hecho, una experiencia muy gratificante para los fans del juego, y en este sentido, poder caminar habría sido lo mejor.

También tienes una cabaña que servirá como hub para todas las actividades por hacer. Las fotos que vayas tomando decorarán varios de sus rincones y, eventualmente, llegará Cindy a reparar tu vehículo o algún otro de los personajes del juego a hacerte una visita sorpresa. Dentro de tu cabaña habrá una estación de compras donde podrás adquirir ropa y disfraces para tu avatar además de varias moscas, cañas y carretes con distintas estadísticas; completar la colección de accesorios podría ser el objetivo máximo para los jugadores completistas, quienes seguro también cazarán todos los trofeos que el juego ofrece.

¿Cómo se juega?

Monster of the Deep te permite jugar tanto con un control Dualshock 4 como con un par de PlayStation Move; en ambos casos los resultados son aceptables, pero limitados. Como sucede con otras experiencias, la forma más inmersiva de jugar es con los Move: una mano servirá para sostener la caña y lanzar el sedal mientras que con la otra girarás el carrete o activarás un escáner sonoro que te permite ver de forma temporal las áreas con mayor concentración de peces en cada estanque.

Los controles de movimiento funcionan de manera regular y algo que no me gustó fue la sensibilidad a la hora de tirar la línea, pues hubo ocasiones en que un muñequeo muy ligero la lanzó muy lejos y otras veces que trataba de alcanzar objetivos lejanos me quedaba corto. Con un poco de práctica conoces las físicas del juego, pero no me hubiera parecido mala idea que se nos diera la opción de ajustar manualmente la sensibilidad de los lanzamientos para tener una experiencia personalizada.

Conviene decir que, igual que otros juegos de pesca, Monster of the Deep es una experiencia que requiere paciencia, así que si no te han gustado otros títulos similares dudo que éste vaya a cambiar tu opinión.

¿Cómo se ve?

Monster of the Deep combina escenas cinemáticas bidimensionales que ves en una pantalla dentro del visor con los escenarios de realidad virtual. Por obvias razones, las diferencias entre la resolución y la calidad de los detalles es muy notoria entre ambos formatos. En general, es justo decir que Monster of the Deep se ve bien en el PS VR, aunque la experiencia puede llegar a ser inconstante; me refiero a que hay detalles como las aguas cristalinas que se ven excelentes mientras que algunos escenarios pueden lucir mal.

Criticar un juego de realidad virtual por sus gráficos es injusto si consideramos las limitantes de hardware actuales, pero podemos reconocer que hay momentos en los que Monster of the Deep luce mejor de lo que hubiéramos esperado.

Comentarios finales

Monster of the Deep no es un juego para todos y, aunque sus contenidos dan para más que una experiencia corta o efímera, tampoco es mucho lo que hay dentro de este spin off de Final Fantasy XV.

Entre lo mejor están los jefes de la campaña. Como comenté, no es difícil vencerlos pero son muy entretenidos, aunque el corazón del juego está en la pesca en la que necesitas mucha paciencia y calma para progresar.

Estar dentro de Eos es agradable, así como tener frente a ti a Noctis y compañía. Su pequeños paseos en los limitados mapas de pesca son agradables porque puedes apreciar un poco de la fauna de este universo, aunque me hubiera gustado la opción del desplazamiento libre para disfrutarlo más.

Si los minijuegos de pesca no son lo tuyo, quizá ni recibir la visita de Cindy a tu cabaña te anime a dar una oportunidad a esta experiencia, pero si tienes un PlayStation VR podrías considerarla para relajarte un rato teniendo en cuenta que, a pesar de su variedad de escenarios y criaturas por coleccionar, es sólo un minijuego glorificado por el que podría sentirse caro pagar $30 dólares.

Bien por esta incursión de Square Enix en la realidad virtual, a ver si para próximos proyectos los vemos explotar los RPG que tan buena fama les han dado o, simplemente, permitir una exploración más libre de los universos que han creado.

¿QUÉ TE PARECIÓ Monster of the Deep: Final Fantasy XV

?

3 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

3 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

5.3

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos