Review

The Inpatient

Un par de buenos sustos sin profundidad

LEVELUP

6

Malo

PROS:

Buenos valores de producción notorios en la ambientación y los rostros de los personajes

Algunos sustos inteligentes y muy bien logrados

Comandos de voz que funcionan también jugando en español

CONS:

Experiencia muy corta con historia y personajes olvidables

Decisiones ambiguas y con poco peso real sobre el desenlace

Mecánicas de juego casi inexistentes y controles imprecisos

El PlayStation VR lleva más de un año en el mercado —apenas unos meses en nuestra región— y en la edición pasada de PlayStation Experience Sony nos dejó claro que no piensan descuidar el catálogo de juegos y experiencias a las que sus consumidores tengan acceso. Para iniciar el año, el equipo de Supermassive Games nos entregó The Inpatient, precuela de su juego de horror Until Dawn.

El terror y la realidad virtual forman un binomio perfecto, que está incluido en la propuesta de The Inpatient. Esta combinación la hace sumamente llamativa, pero ¿qué tan recomendable es una vez que lo hemos disfrutado por completo? Resolveremos tus dudas en esta reseña.

Buen horror sin profundidad en una experiencia muy corta

Until Dawn fue una de las mejores sorpresas en el momento de su lanzamiento. Muchos pensamos que sería sólo un slasher interactivo lleno de clichés, pero cuando probamos el juego completo nos dimos cuenta de que la trama, además de incluir un par de giros interesantes, hizo un excelente uso de las decisiones y los múltiples caminos que podía tomar la historia. En Until Dawn podías ser responsable de la muerte de todos los personajes o salvarlos, por lo que la toma de decisiones era muy importante, la mecánica principal del juego.

Con ese magnífico antecedente esperaba mucho de The Inpatient, más aún cuando el juego se tomó muchos minutos al inicio para hablar del efecto mariposa y explicar que, una vez más, sería una historia con múltiples posibilidades.

En esta aventura tomas el papel de un personaje masculino o femenino que se encuentra recluido en el hospital psiquiátrico de Blackwell varias décadas antes de los eventos de Until Dawn. No voy a ahondar mucho en la trama para no arruinarte la experiencia, pero esta precuela revela algunos detalles importantes que se relacionan directamente con uno de los principales misterios sobre las montañas de Blackwell. Si jugaste Until Dawn sabrás de qué hablo.

¿Qué mejor que generar tensión y horror que con una enfermedad mental? Las primeras horas del juego no tendrás idea de lo que está sucediendo o por qué llegaste al hospital psiquiátrico; te toparás con algunas pesadillas y recuerdos que, sin lugar a dudas, están entre las experiencias más terroríficas en el catálogo de PlayStation VR. La ambientación del hospital es muy buena y los valores de producción muy altos, lo que se refleja en buena calidad de audio, acertado doblaje al español latino y mucho detalle en los rostros de los personajes.

Me gustó que hay horror genuino además del clásico jump scare, así que, pesar de que sabes perfectamente de dónde vendrá el susto, el juego eleva suficientemente la tensión con recursos como el audio binaural para generar adrenalina y miedo gracias a la realidad virtual. En un par de ocasiones tuve que quitarme el visor ante los sustos, por lo que puedo decir que el juego cumplió con su cometido.

A pesar de que el inicio es lento de que durante demasiado tiempo presumen que será un juego de decisiones, la sensación de desconcierto por no saber lo que pasa genera una tensión especial que me parece de lo más valioso de la experiencia. No puedo decir lo mismo de la segunda mitad del juego, cuando la sorpresa decae y aunque se resuelven bien la trama y los misterios, el impacto de las decisiones no es muy notorio porque las acciones son poco claras y los diálogos ambiguos son los que generan los distintos caminos.

Más pronto de lo que imaginas —aproximadamente 3 horas— estarás viendo los créditos... una verdadera lástima porque el juego tiene algunos de los valores que hicieron que Until Dawn fuera una grata sorpresa, el problema es que desperdicia muchísimas oportunidades que lo hubieran hecho memorable.

Ninguno de los personajes con los que te encuentras es relevante y tienes tan poco tiempo con ellos que pasarán en unos minutos al plano del olvido; poco importará si se salvan o mueren por alguna de tus decisiones. El excelente ritmo de la tensión inicial se rompe fácilmente y la historia, aunque añade algunos detalles al universo de Until Dawn, no alcanza a madurar y termina sintiéndose apresurada y simplona.

Otro detalle que me llamó la atención es que no hay mecánicas de juego, lo único que tendrás que hacer es caminar y tocar uno que otro objeto de vez en cuando. Hubiera agradecido que me dejara resolver algún rompecabezas o acertijo para proseguir o que hubiera mecánicas de sigilo en algunos momentos; y otro buen detalle habría sido que al menos tuviera una que otra regla en la que fallar fuera una opción que desencadenara una de las líneas argumentales alternativas, como pasó en Until Dawn. Nada de eso ocurre. Los torpes controles sólo te dará opción de caminar y elegir respuestas a los diálogos que al menos hacen muy buen uso de comandos de voz que funcionan aún jugando en español.

Cuando acabé The Inpatient me di cuenta de que, aunque esta experiencia de realidad virtual de Supermassive Games tiene algunos momentos de horror interesantes, carece por completo de profundidad, no cumple como un juego donde las decisiones importen realmente y ni siquiera te da suficientes motivos para regresar a tratar de ver qué hubiera sucedido si eligieras alguna otra de sus opciones en los puntos clave de la trama.

Conclusión: un experimento que no funcionó

The Inpatient es contrastante. Sus valores de producción son muy buenos y se agradece que los estudios de PlayStation sigan dedicándose a generar contenidos exclusivos para PS VR; tiene algunos momentos emocionantes, hace pensar que los comandos de voz son un gran acierto para los juegos de realidad virtual y demuestra una vez más que una de las mejores maneras de vivir experiencias de terror es en este formato.

Por otro lado, The Inpatient no está a la altura de lo que puedes esperar de una precuela para Until Dawn. El juego es corto, los controles imprecisos, el sistema de decisiones ambiguo, las mecánicas de juego prácticamente inexistentes y los personajes absolutamente olvidables.

No queremos descartar por completo el trabajo de Supermassive Games y nos gustaría que sigan experimentando con el género. Con Rush of Blood y The Inpatient nos han demostrado que el potencial existe y se pueden crear juegos de horror muy bien pulidos para este formato, aunque con este último se quedaron muy cortos si se considera que tiene una etiqueta de $39.99 dólares.

Si buscas un buen juego de horror en realidad virtual quizá los disparos de Rush of Blood te mantengan entretenido más tiempo o la tensión de Resident Evil VII y sus clásicos acertijos termine conquistándote. The Inpatient es simplemente una casa de espantos que te ofrece uno que otro buen susto en un par de horas de tensión; fuera de ello, podrías decepcionarte.

¿QUÉ TE PARECIÓ The Inpatient

?

2 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

2 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

3.5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos