El arte de maquillar un juego de video

Cuando pagas dos veces por lo mismo

Por Salvador Garcia El 7 de julio a las 13:41

Double Dragon

Technos fue una compañía japonesa que tuvo pocos pero sólidos éxitos y que nunca llegó a convertirse en un gran desarrollador, así que terminaron por cerrar sus puertas para siempre. El legado de Double Dragon es uno que vivirá por muchos años.

La historia es la más simple del mundo: la pandilla de los Black Warriors secuestra a Marian y la llevan a su territorio, así que los gemelos Billy Lee y Jimmy salen a rescatarla, debido a que se trata del interés romántico de ambos.

Los jugadores usan varias combinaciones de artes marciales con el joystick y los tres botones y sus combinaciones (patada, golpe y salto), incluso uno podía agarrar a un enemigo mientras su compañero lo golpeaba y podía recoger algunas armas como bates o cadenas. Ambos jugadores tenían una barra de vida y un contador de tiempo, si se acababa cualquiera de ellos, perdías una vida. Había una variedad muy limitada de enemigos a lo largo de sus cuatro niveles.

Double Dragon tuvo la fama que muchos otros beat'em up sólo soñaron y es clara la influencia que tuvo en decenas de juegos que hemos visto a lo largo de los años. Un remake sería impresionante, podría seguir como un side scroller pero en 3D con peleas mucho más brutales que se pondrían a la par de las encontradas en Mortal Kombat y su tono sería mucho más oscuro y siniestro.

Creemos que un estudio podría arriesgarse y hacer un juego similar a Condemned sin el aspecto sobrenatural, pero con las mismas peleas brutales para lograr un título urbano moderno muy agresivo.

Hexen

Hace unos años todos estábamos hartos de los shooters de la Segunda Guerra Mundial, hoy comenzamos a alucinar los de guerra moderna. A mediados de los 90 el mercado estaba inundado de juegos de este género, desde los sobrenaturales (cómo olvidar la genialidad de Blood) hasta los de ninjas (Shadow Warrior, por supuesto) pero uno en especial logró llamar la atención de todo mundo separándose del resto por kilómetros: Hexen.

Se trataba de la secuela a Heretic, que era el segundo en la trilogía de los Serpent Riders, seres cuyo representante D‘Sparil, fue vencido en la primera parte del juego. En esta ocasión los Serpent Riders envían a Korax al reino Cronos, donde tres héroes se lanzan a vencerlo. Podías escoger una de tres clases: guerrero, clérigo o mago y cada una con armas y propiedades físicas propias. El guerrero peleaba cuerpo a cuerpo con armas mundanas y mágicas, también era más fuerte y más rápido que los otros dos. El clérigo tenía ataques cuerpo a cuerpo y a distancia, mientras la fuerza y la velocidad eran la media entre los otros dos héroes. El mago usaba ataques a distancia devastadores, y era el más lento y débil de los tres.

Todos los ítems que se podían recoger funcionaban de forma distinta para cada una de las clases durante el combate, pero una gran diferencia del juego es que los niveles se unen en un concentrador y de ahí la posibilidad de moverte entre niveles que estaban conectados o eran parte del concentrador, hasta poder enfrentarte al boss final y así moverte al siguiente concentrador. La finalidad de esto era resolver puzzles a gran escala que requerían viajar entre los niveles concentradores para activar switches o recolectar objetos.

Hexen usaba un engine de Doom muy modificado para soportar juego online para ocho personas y fue el primero en reproducir música desde un CD que pusieras en tu unidad de CD-ROM, en vez de la música de MIDI que utilizaban los demás títulos. También soportaba que los enemigos pudieran salir al azar, mostrar mensajes en la pantalla durante el juego y cambios ambientales radicales, como un terremoto.

Hoy más que nunca el mundo necesita el shooter que deje de ser uno más en una larga lista de juegos de guerra moderna que repiten lo que los demás hacen, desgraciadamente Raven Software recibe cada vez menos apoyo de parte de Activision, que de entrada dejó de ser una compañía cuyo nombre se relacione con la creatividad y las franquicias nuevas. Singularity salió y pocos nos enteramos y ahora ya son parte del círculo de juegos que son iguales a los demás, pues están haciendo el multiplayer de Modern Warfare 3.

Ha habido intentos de shooters distintos que no han funcionado, pero imaginen un juego que mezcle la ambientación de Alan Wake, el engine de Unreal y el género más abusado del mercado.

Tenemos más títulos que pensamos merecen un remake, algunos pueden encontrarlos aquí, ¿cuáles son los de ustedes?

« Primera |« Anterior |1 |2 |3 |Siguiente » |Última »

MÁS ARTíCULOS