ARTICULO

Proyectos que triunfaron en Kickstarter

Algunas de las grandes propuestas independientes para videojuegos


Kickstarter ha ganado popularidad en la industria del pixel debido a que presenta una excelente oportunidad para que todo tipo de estudio haga realidad el juego o hasta la consola que tenga en mente. Estudios pequeños pero experimentados, estudios que apenas van empezando e incluso estudios que están conformados por 1 o 2 personas muy talentosas ya pueden desarrollar una pieza de entretenimiento sin requerir apoyo de un distribuidor que seguramente los obligaría a hacer cambios sustanciales a su idea principal. Sin embargo, el resultado será positivo sólo si la propuesta es suficientemente llamativa para que la gente invierta su dinero en ella.

Desde su lanzamiento en 2009, Kickstarter ha sido anfitrión de más de 81,000 proyectos, de los cuales alrededor de 3875 pertenecen al área de juegos -sean videojuegos o de mesa-. De los 3875 de videojuegos, sólo 1234 han logrado ser financiados, y aún así, esta categoría se encuentra en el segundo lugar en cuanto a recolección monetaria exitosa con $74.49 MDD; el primer lugar lo ocupa la industria cinematográfica con $84.72 MDD. Y quizás el dato más interesante sea que de los 10 proyectos con más dinero reunido, 8 son parte de la industria de los videojuegos.

Así de pequeña es OUYA, una consola que ofrece una nueva alternativa para los juegos independientes
Así de pequeña es OUYA, una consola que ofrece una nueva alternativa para los juegos independientes

OUYA recaudó $8,596,475 USD; y es el segundo más financiado en Kickstarter y el primero en el área de videojuegos, sobrepasando en sólo 8 horas los $950,000 USD que originalmente pedían. Para aquellos que no la conocen, OUYA es una pequeña consola —del tamaño de un cubo Rubick— con sistema operativo Android, procesador NVIDIA Tegra 3, 1 GB en RAM y 8 GB de almacenamiento, que costará $99 USD. Superficialmente se trata de una consola con el poder de un smartphone, pero su propuesta free-to-play combinada con su sistema abierto, es decir, que cualquier persona puede hackearla si así lo desea, más el hecho de ser una invitación abierta para los desarrolladores independientes, hicieron de OUYA una prueba de que los gamers están dispuestos a apoyar algo que rompa los esquemas establecidos. [Si quieres conocer más datos al respecto, te invitamos a leer el artículo que le dedicamos poco después de su debut en la plataforma de financiamiento colectivo.]

Siguiendo en el ámbito del hardware, el Oculus Rift es otra pieza que merece nuestra atención. Se trata de un dispositivo de realidad virtual para PC —en un futuro planean hacerlo compatible con consolas, incluso con OUYA— que busca ofrecer la experiencia que los viejos dispositivos de esta rama nunca pudieron, usando un panorama de 110° para que la vista del ambiente sea totalmente envolvente, y suprimiendo el retraso de actualización de imagen al explorar un panorama con movimientos de la cabeza. Y antes de que pienses que seguramente nadie querría hacer un juego para eso, te decimos que John Carmack, cofundador de id Software, lideró el desarrollo del primer título compatible con el Oculus Rift, DOOM 3 BFG Edition. Los responsables del headset de realidad virtual recurrieron a Kickstarter para poder llevar su propuesta a otros desarrolladores en forma de kits de desarrollo lo más pronto posible, pero aún no se sabe cuándo estará lista la versión comercial. La compañía pedía $250,000 USD, pero la respuesta fue tan favorable que terminaron recaudando $2,437,429 USD -aunque seguimos preguntando qué harán con tanto dinero adicional, pues no lo especificaron-.

Este es el diseño que busca ser entregado a los usuarios finales
Este es el diseño que busca ser entregado a los usuarios finales

En cuanto a software, tenemos CLANG, un título que busca revolucionar los juegos de peleas con espadas haciendo uso de controles con la tecnología Sixense —como el Hydra de Razer— para combatir como un verdadero espadachín. Esta propuesta inicialmente estará disponible sólo para PC y Mac a través de Steam, pero el equipo de desarrollo busca también hacer versiones para Kinect, Wii U y Move. CLANG apenas logró superar su meta de financiamiento de $500,000 USD. Lo sorprendente de que este proyecto haya sido financiado con éxito es que la gente no suele confiar en los juegos cuyo esquema de control resida en el movimiento, y prueba de ello es Kung Fu Superstar, un simulador de acción que puede jugarse con control o Kinect. Fue desarrollado por gente que trabajó en títulos como Fable II y III, y a pesar de que el juego ya había mostrado avances importantes de desarrollo e incluso el mismo Peter Molyneux hacía apariciones en sus videos recomendándolo, no logró convencer a los jugadores y sólo reunió £94,010 GBP de las £200,000 GBP que pedían.

Deja tu comentario

 
 

Ordenar por