ARTICULO

Logros de la vida real

¿Cuál sería tu Gamerscore fuera de la consola?


Al margen del debate en torno a la importancia o la intrascendencia de los logros en los videojuegos, lo cierto es que estos se han vuelto sinónimo de entretenimiento electrónico y sirven como estímulo para millones de jugadores alrededor del mundo pese a que su uso práctico es virtualmente nulo.

Y es que aunque los logros no traigan un beneficio real, son un reconocimiento a las hazañas que conseguimos dentro de los mundos virtuales y, al final del día, son motivo de presunción y orgullo entre los círculos de los amantes del pixel.

Con esto en mente, nos pusimos a imaginar qué pasaría si lleváramos el concepto de “logro” a la vida real. Es decir, cómo sería un mundo en el que todos tuviéramos una especie de carné vitalicio donde quedaran registradas nuestras proezas destacadas o significativas a lo largo de los años y, al igual que en Xbox LIVE, pudiéramos jactarnos de tener cierto puntaje o logro en específico ante familiares o amigos.

Esta idea va de la mano con la de la gamificación, que ya hemos explorado en otros espacios, es decir, la noción de adoptar mecánicas de videojuego para inducir conductas específicas en la vida real, aunque aquí no nos aproximamos al tema como estrategia mercadológica, sino como un motivador general y, más importante aún, presentamos 10 acciones en concreto que, desde nuestra perspectiva, deberían considerarse logros y ofrecer puntos.

Sobreviviente – 100 G

Este puede parecer uno de esos jugosos logros que se otorgan en los malos juegos, esos que sabemos son mediocres y por lo mismo, reparten de inmediato y casi sin sentido logros para compensar las limitantes de jugabilidad o narrativa. Lo cierto es que aunque nadie recuerda el momento de su concepción, este constituye un capítulo clave en la historia personal de todo videojugador, pues implica haber salido victorioso en una batalla donde las probabilidades eran prácticamente nulas y fue necesario competir contra otros 100 millones de jugadores… o más, y tú, que estás leyendo, llegaste primero. Sobreviviste en un entorno hostil, nadaste como saeta y perforaste como campeón. Sí, quizá no te acuerdes, pero vaya que fue una hazaña aunque parezca que no hiciste gran cosa para alcanzarla. Lo más importante de este logro es que va de la mano con el concepto de permadeath, es decir, si no lo completas el juego termina en ese instante.

Quizá la comparación más adecuada sería la de ocupar el primer lugar en el leaderboard online de cualquier juego.

Bienvenido al mundo – 100 G

Otro logro que puede parecer sencillo porque nadie recuerda haber hecho algo para desbloquearlo, pero cuya importancia es incalculable. La gestación es un nivel de juego larguísimo, de casi 40 semanas, tiempo en el que pasas de ser sólo un cúmulo de células a un organismo integral e independiente, y si eso no bastara para justificar los 100 puntos, hay que decir que el proceso es sumamente complejo y por lo mismo, está sujeto a un gran número de riesgos con implicaciones de permadeath, desde formarse en un lugar equivocado hasta salir al mundo con muchos obstáculos que podrían poner en riesgo la propia existencia. El hecho es que quien se lleva este logro, atravesó por todo eso con éxito y dejó atrás una especie de prólogo para comenzar el juego formalmente.

¡Corre, Forrest, corre! – 50 G

Entre los 7 meses y el primer año de existencia, atraviesas por una especie de tutorial para el gran juego de la vida y lo más importante en él es aprender a caminar y a hablar, porque de otro modo quedarías completamente aislado del mundo. Sería como estar en un juego de peleas y no saber cómo efectuar el ataque más elemental o en un FPS y desconocer cómo alternar el stick izquierdo para desplazarse y el derecho para girar. Digamos que es como subirte por primera vez al helicóptero en Battlefield y aprender a pilotarlo.

Una vez que dominas estas 2 mecánicas de juego de la vida, estás listo para la acción, pero tampoco es fácil. Piensa en lo mucho que cuesta aprender un nuevo idioma o lo rudo que es recuperar el uso de una pierna cuando se sufre una fractura. Nos referimos a algo similar, pero es incluso más complicado porque se hace por instinto y sin una clara idea de por dónde empezar. Por eso le hemos asignamos un valor de 50 G.

Deja tu comentario

 
 

Ordenar por