ARTICULO

El poder de Xbox One

Microsoft nos muestra de cerca lo que su consola puede hacer


La tarde de este martes, Microsoft nos hizo una demostración cercana de las capacidades de su nueva consola, el Xbox One. La exposición estuvo dividida en 3 segmentos, el primero de los cuales se concentró específicamente en el poder del aparato y el respaldo de la Nube.

Técnicos de de la empresa desarrollaron un programa especial, usando datos de la NASA, para llevar registro de cientos de miles de asteroides situados dentro de un radio de 35,000 años luz alrededor de la Tierra. De entrada, Xbox One es capaz de mostrar 40 mil de estos cuerpos espaciales, procesados en tiempo real, en la forma de puntos de color púrpura. “No podríamos haber hecho esto en la generación pasada. Necesitábamos 10 veces más poder”, dijo el representante de Microsoft, quien conducía la demostración.

Pero lo interesante vino a continuación. Después de acceder a los centros de datos de Microsoft alrededor del mundo, la consola pudo desplegar 8 veces más asteroides, para un total de 330,000. ¿Cómo fue posible? Gracias al poder de la Nube. Y es que Xbox One podrá recibir una importante inyección de poder al desahogar tareas en procesadores remotos, lo que le permitirá al GPU y CPU del aparato concentrarse en cálculos locales, ya sea de inteligencia artificial o de procesamiento de entrada, por citar algunos ejemplos. En pocas palabras, esto implica abundantes recursos adicionales para los desarrolladores y, en última instancia, juegos más complejos.

Por más que a varios miembros del staff nos fascine la NFL, estamos conscientes de que dicha función no saldrá de Estados Unidos, y aunque así lo hiciera, a poca gente le interesaría
Por más que a varios miembros del staff nos fascine la NFL, estamos conscientes de que dicha función no saldrá de Estados Unidos, y aunque así lo hiciera, a poca gente le interesaría

De acuerdo con Microsoft, podría haber ciertos parámetros que garanticen que un título continúe en funcionamiento aún cuando la consola se desconecte de Internet y, por ende, no emplee el procesamiento extra, pero no quedó descartada la opción de que el juego deje de operar si esto pasa, pues definitivamente habrá los que dependan de la Nube tanto como el multiplayer de Call of Duty depende del Internet. Eso seguramente será prerrogativa de los desarrolladores.

La segunda parte de la demostración estuvo dedicada a Kinect y, para ello se apoyaron nuevamente en un software especial; en este caso, era Reflex, un prototipo de juego creado única y exclusivamente para exponer las funciones del sensor.

Reflex es un FPS simple, con matices de ciencia ficción, donde el mecanismo de control central es el mando estándar de la consola, pero con apoyo de gestos simples que complementan la jugabilidad. Microsoft presentó 3: uno donde el jugador se toca la cabeza con el dedo y así puede activar un visor de rayos X; otro donde el usuario alza el control con las 2 manos y lo ubica frente a su cara para activar un escudo dentro del título; y un último en el cual el torso del jugador se convierte en un tercer stick.

El expositor mencionó que esta idea surgió al ver cómo muchas personas se inclinan hacia los lados al jugar ciertos títulos, en un afán inconsciente por moverse más pronunciadamente dentro del juego. Así las cosas, digamos que nos encontramos tras de una pared cubriéndonos de una balacera y queremos asomarnos rápidamente por la cornisa para ver al enemigo. En vez de hacer esto con un stick, podemos hacerlo en el mundo real, pero sin soltar el control físico.

El nuevo Kinect es mucho más responsivo que su predecesor y capaz de operar en múltiples condiciones de luz
El nuevo Kinect es mucho más responsivo que su predecesor y capaz de operar en múltiples condiciones de luz

Otra opción es la de marcar objetivos usando el dedo índice y gritar el comando “disparar” para abrir fuego. Al ver esto pensamos de inmediato en Splinter Cell: Black List y su mecánica de Mark & Execute, que se vería muy beneficiada con un apoyo como este.

La idea de que Kinect sirva de complemento para el control resulta más interesante que la de Kinect como reemplazo absoluto del mismo. Se trata de una aproximación más útil y orgánica, aunque dependerá de los desarrolladores implementarla.

Por último, Microsoft no pudo resistirse, y nuevamente nos presumió el Snap Mode de Xbox One para funciones de televisión. Un segundo expositor, fanático de la NFL, pasó al frente y demostró cómo este sistema revolucionará la forma de ver deportes.

Gracias a la mancuerna entre Xbox One y una aplicación de la NFL creada específicamente para la consola, los fanáticos del deporte de las tacleadas podrán ver 2 partidos a la vez, desplegar tablas de marcadores en el borde de la pantalla sin dejar de seguir el partido en curso o incluso cambiar de canal, pero continuar recibiendo alertas de lo que pasa en el mundo de la NFL. Lógicamente, las ligas de fantasía también se verán beneficiadas con esto, pero incluso los representantes de Microsoft reconocieron que funciones como la de la NFL son únicamente de interés regional.

Driveatar, la función de Forza Motrosport 5 que aprende e imita patrones de conducción de los usuarios es un buen ejemplo de lo que la Nube puede hacer en Xbox One
Driveatar, la función de Forza Motrosport 5 que aprende e imita patrones de conducción de los usuarios es un buen ejemplo de lo que la Nube puede hacer en Xbox One

Muy pocas personas fuera de Estados Unidos se sentirán atraídas por una aplicación como la de la NFL, pero lo interesante es pensar cómo puede aplicarse esta tecnología en circunstancias distintas. Pensemos, por ejemplo que estamos jugando y olvidamos por completo que esa noche es el final de temporada de una de nuestras series favoritas. No estaría nada mal que la consola nos recordara un suceso así o, mejor aún, nos alertara de antemano sobre momentos importantes de un show que están por ocurrir para no perdérnoslos. Es decir, estas aplicaciones no son del todo malas, sólo que Microsoft se aferra a mostrarlas en contextos que resultan excluyentes para una gran parte del mercado y, eso es contraproducente.

La tecnología del Xbox One es sobresaliente y vanguardista. El problema es que Microsoft aún no encuentra una forma convincente de responder a la pregunta más importante de los usuarios: ¿para qué necesito eso? El procesamiento en la Nube es útil, pero Kinect y las opciones de televisión todavía se muestran como accesorios que, si bien son llamativos desde el punto de vista tecnológico, están lejos de ser imprescindibles, especialmente para un jugador.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos