¿Cuánto dura una PC de gaming?

Resolvemos el dilema de actualizar tu equipo


Un gran mito del PC Gaming es que para jugar necesitas gastar miles de dólares y debes actualizar tu equipo cada año para disfrutar los juegos más recientes. Déjame decirte que son mentiras diseñadas para asustar a futuros jugadores y entusiastas de la PC; sin embargo, no te voy a mentir, en el PC Gaming es necesario actualizar más o menos de manera constante algunos componentes, pero siempre podrás encontrar los que se ajusten a tus exigencias.

Hay diferentes tipos de jugadores en PC: aquellos que quieren jugar y los que desean la experiencia Premium. Este último tipo de jugador puede tener ingresos de sobra y, obviamente, podrá actualizar su equipo con más frecuencia porque no le importa el precio de sus exigencias. Por otro lado, estamos los mortales, aquellos que debemos elegir inteligentemente el ensamble para garantizar una experiencia saludable y duradera. Aquí hablamos de la belleza del PC Gaming: la capacidad de actualizar, en pequeños incrementos, una plataforma que durará años.

En primer lugar, necesitas una base sólida y con esto me refiero al procesador del equipo. El CPU es el fundamento de la PC porque es el cerebro que comunica el resto de los componentes; básicamente, todas las instrucciones necesitan pasar por aquí antes de llegar a su destino, desde la memoria hasta el medio de almacenaje. Dentro de este apartado muchos recomiendan 4 núcleos, y la opción más popular es Intel con sus procesadores de la línea Core i5 ($190 USD). También existen algunos de la línea i3 con Hyper-Threading ($117 USD) que otorgan un nivel de desempeño sin precedente. En este apartado fundamental, necesitas un buen equipo para garantizar que vivirás grandes aventuras con tu computadora durante muchos años, lo que quizá signifique la inversión inicial más grande.

Un buen procesador es indispensable para ejecutar aplicaciones y juegos sin problema y con soltura. Actualmente, lo interesante dentro de este apartado, a diferencia de lo que pasaba hace una década, es que los nuevos modelos y generaciones no compiten por tener las frecuencias más altas, así que puedes quedarte con tu procesador de hace un par de años. En cambio, cada nueva iteración busca ofrecer mejor rendimiento que la anterior para que los equipos móviles consuman menos batería y los equipos de escritorio consuman poca energía. Aquí encontramos que las enseñanzas de Moore han quedado obsoletas.

El sueño
El sueño

Cubierto lo anterior, una de las primeras piezas que requiere tu atención constantemente es la tarjeta de video. Cuando menciono la palabra constante no me refiero a cada año, sino cuando creas que lo necesitas. Por ejemplo, la Nvidia GTX 670, que debutó en 2012 en $300 USD aproximadamente, se mantiene como un caballo de batalla competente en el PC Gaming de la actualidad. Es cierto que su conteo de cuadros por segundo no es el más alto en fechas recientes, pero te permite ejecutar casi todos los juegos con buenas opciones de video a 1080p. A menos que tu objetivo sea obtener 60 cuadros por segundo en The Witcher: Wild Hunt en calidad Ultra, no necesitas cambiar tu tarjeta de video.

Recuerda que los jugadores en PC tenemos diferentes expectativas y requerimientos. Por ejemplo, conozco a personas que juegan exclusivamente World of Warcraft, un título de hace más de 10 años; otros prefieren únicamente títulos en línea, del estilo de League of Legends, Dota 2 y Counter-Strike: Global Offensive. También están aquellos que juegan únicamente Minecraft o títulos menos conocidos como Mount & Blade: Warband y Killing Floor —por poner algunos ejemplos—; ellos no requieren actualizar su equipo porque lo que poseen satisface sus necesidades.

¿Qué sucede cuando el juego más reciente no te puede dar 30 cuadros por segundo? Ése es el caso en que la actualización de la tarjeta de video es una necesidad. Primero debes asegurarte de que tu hardware es capaz de aceptar una nueva tarjeta de video; si tu tarjeta madre es de 2011 en adelante, tienes el puerto PCI Express correcto. Asimismo, necesitas saber con certeza que la fuente de poder es suficiente para aceptar el nuevo componente. Este apartado debe ajustarse a tu presupuesto y a la capacidad de tu procesador; como regla general, si tu procesador es de 4 núcleos no hay grandes posibilidades de encontrar un cuello de botella, incluso con equipos de video poderosos.

Otra actualización es la unidad de almacenamiento. Cuando adquieres una nueva PC quizá lo último que cruce tu cabeza es una unidad de estado sólido, pero debes creerme cuando digo que es una necesidad que mejora la calidad de vida en tu PC. Al instalar la nueva unidad y destinarla como medio principal de arranque, tu experiencia será veloz y no querrás regresar a medios mecánicos tradicionales.

2011
2011

Ahora veamos un caso práctico. Se trata de la computadora que ensamblé a mediados de 2011. Cuando la diseñé, mi prioridad fue obtener un equipo a prueba del tiempo, además de garantizar mi experiencia con Battlefield 3. Por estas razones elegí un procesador Core i7 Sandy Bridge 2600K y 8 GB en RAM, sin embargo, como andaba corto en dinero, la tarjeta de video fue una modesta GTX 550 Ti. El costo total aproximado del ensamble fue $800 dólares (cuando cada dólar costaba $13 pesos mexicanos).

Ahora, los conocedores saben que el procesador i7 es una bestia del cómputo, pero al lado de una GTX 550 Ti su poder se desaprovecha. De cualquier forma, lo que obtuve fue un equipo sólido, a prueba del tiempo, con el que pude jugar las entregas más recientes durante los siguientes 3 años: Deus Ex: Human Revolution, Battlefield 3 y 4, RAGE; BioShock Infinite, Amnesia: The Dark Descent, The Elder Scrolls V: Skyrim, Portal 2, Max Payne 3, etcétera. Lo único que tenía que hacer era arreglármelas en las opciones de video para obtener una cantidad estables de fps, lo cual no fue problema y en ningún momento sentí que mi experiencia fuera mediocre.

Más tarde obtuve otros equipos de gama de entrada, como la GTX 750 Ti ($149 USD) y, posteriormente, una GTX 950 ($199 USD) donde se repetía el mismo escenario: podía disfrutar todos los juegos, sin excepción, con una calidad gráfica aceptable. También durante dicho lapso, mi PC vio otras mejoras, como una nueva fuente de poder ($39.99 USD, porque la original se quemó), una unidad de estado sólido ($170 USD), 8 GB adicionales en RAM ($60 USD) y, más recientemente, un enfriador líquido para poder overclockear mi procesador ($60 USD).

Especificaciones de 2011:

  • MSI P67A-GD65 — $179.99 USD
  • Intel Core i7 2600K — $372 USD
  • Corsair Vengeance 8 GB — $94.99 USD
  • Nvidia GeForce GTX550 Ti — $139.99 USD

La configuración actual es la muestra de que una PC para jugar no necesita actualizarse cada año y lo que representa es una experiencia de aprendizaje y un trabajo en proceso. Durante este transcurso, instalé una unidad de esta sólido, cambié la fuente de poder (porque la original se quemó), actualicé la memoria en RAM, agregué un enfriador líquido y obtuve una nueva tarjeta de video. En resumen, mi PC es un hobby que he alimentado durante los últimos 5 años, actualizando sus capacidades en incrementos lógicos:

  • Core i7 2600K OC @ 4.2 Ghz
  • Enfriado líquido Corsair H60
  • 16 GB en RAM
  • Unidad de estado sólido de 240 GB
  • 1 TB de almacenamiento
  • Nvidia GTX 1080

No puedo estar más que orgulloso de mi PC porque es un proyecto a largo plazo. Mi proyección con este equipo es positiva por esta simple razón: 5 años después de su concepción, continúa destruyendo cualquier juego que se le pone enfrente… y lo continuará haciéndolo durante los próximos 2 años, quizá 3. El procesador sigue ofreciendo los caballos de fuerza necesarios para alimentar la poderosa tarjeta de video y así obtener una jugosa cantidad de cuadros por segundo, aunque llegue a presentar pequeños cuellos de botella apenas perceptibles en algunos títulos.

Esta proyección es técnica debido a que la tecnología está en su punto más alto. Diferentes reportes indican que actualizar un procesador de una generación a otra apenas brinda apenas 20% de mejoría. Esto sin mencionar que los juegos aún no aprovechan al máximo las capacidades completas de los CPU. Realmente son muy pocas entregas las que utilizan todos los hilos de proceso, así que, mientras este elemento no cambie, no veo necesidad de actualizar o ensamblar un nuevo equipo.

2016
2016

Veamos otro ejemplo. Actualmente poseo otro equipo con capacidades modestas que tiene todo el potencial de ser una PC excepcional. Se trata de un procesador Core i5-3330 @ 3.2 GHz con 8 GB en RAM, una Nvidia GTX 950, un disco duro mecánico de 500 GB y una fuente de poder de 500 Watts.

Como vimos hoy, la primera actualización sería para mejorar la calidad de vida de la PC con una unidad de estado sólido ($ 90 USD). Esto garantiza un nivel óptimo de operación dentro del sistema operativo, con tiempos de carga reducidos y gran velocidad. Enseguida podría actualizar la memoria RAM, sin embargo, 8 GB son más que suficientes. En agosto de 2015, reportamos que la diferencia entre 8 y 16 GB es minúscula —apenas perceptible en juegos de PC—. Por otro lado, una solución de enfriado líquido está fuera de la ecuación porque el procesador no presenta capacidades de overclock.

De esta forma, la pieza que mejoraría sustancialmente el desempeño de esta máquina sería una tarjeta de video. Dentro de este apartado, el nuevo equipo de AMD, la RX 480, es una opción competente viable debido a su bajo consumo de energía y relativo poder. Con esta actualización, auguro que el equipo de mediados de 2012 tiene garantizados los siguientes 3 años de gaming en PC.

Conclusión

¿Cuánto dura realmente una PC? Un buen equipo de juegos puede durar hasta 6 años, pero generalmente, necesita alguna actualización menor cada 2 o 3 años de $100 a $150 USD. Al final del día, la respuesta es subjetiva y está ligada al tipo de jugador que eres. Si te gustan los juegos más recientes con la mejor calidad gráfica, entonces debes actualizar tu tarjeta de video por lo menos cada 2 o 3 años que deberá estar dentro del rango de entusiasta (aproximadamente de $300 a $400 USD). En cambio, si prefieres títulos menos demandantes o estás ligado a las ofertas de juegos con algunos años, no es necesaria una actualización cada 3 años.

Incrementos pequeños y lógicos
Incrementos pequeños y lógicos

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos