GeForce NOW: el futuro es ahora

Probamos el servicio de gaming en la nube de Nvidia


Hace un año, en CES 2017, Nvidia anunció al mundo GeForce NOW, un servicio en la nube con el poder para transformar un vejestorio sin capacidades para ejecutar videojuegos en una formidable máquina de PC gaming. Después de un ligero retraso que ascendió a meses y debutar primero para usuarios de Mac, el servicio por fin está disponible en Beta para los entusiastas de PC. ¿Qué tenemos que decir sobre este servicio después de años con múltiples promesas similares por parte de otras compañías? De entrada, que funciona y que cumple con todo lo que promete, así que no está demás decir que nos tiene completamente entusiasmados.

El proceso de instalación es sencillo: sólo es necesario descargar la aplicación e introducir tu información de usuario de Nvidia. Enseguida se despliega una pantalla con los juegos que son compatibles con el servicio y sobra decir que la variedad es aceptable. Cuando te decides por alguno (debes tenerlo en tu librería personal), GeForce NOW ejecuta lo que percibimos como una máquina virtual, es decir, un espacio donde Nvidia te asigna poder de procesamiento y espacio de almacenamiento. Así, nos decidimos por DOOM y enseguida el software ejecutó el escritorio virtual, donde fue necesario introducir nuestras credenciales de Steam y ejecutar el juego. Es importante mencionar que el servicio también es compatible con Uplay de Ubisoft y Battle.net de Blizzard.

Una vez hecho lo anterior, el juego se instaló en nuestra computadora virtual en segundos y se ejecutó en pocos instantes. Configuramos las opciones de video en el máximo e incrementamos la resolución a 1440p (2560 × 1440). Sin embargo… nuestra primera impresión fue decepcionante por una pequeña peculiaridad técnica: notamos que el tiempo de respuestas rebasa los límites para entregar sesiones de juego cómodas y fluidas. En nuestra sesión inaugural utilizamos un equipo de escritorio de uso común con una pantalla 4K donde fue palpable la demora entre el movimiento del ratón y la acción que despliega la pantalla. La experiencia se tornó un tanto dolorosa una vez que se conjugó con el movimiento del mouse con la introducción de comandos de movimiento con el teclado. En resumen, la experiencia no fue para nada satisfactoria por los constantes e imprecisos ajustes en la introducción de comandos; fue complicado mantener la mira encima de los enemigos y evitar el fuego del adversario resultaba en saltos y movimientos torpes.

La lista de juegos es variada y actualizada
La lista de juegos es variada y actualizada

El FPS de id Software demanda reflejos rápidos y es un juego veloz, lo que resulta en una prueba demandante para el servicio de GeForce NOW. Sin embargo, nuestros lectores con conocimiento técnico pueden tener una idea sobre el origen de nuestro problema. Sucede que, inicialmente, no cuantificamos el tiempo que el monitor tarda en desplegar la imagen; el famoso Display Lag que en nuestro caso tarda 34 ms en refrescar la imagen. De esta forma, al utilizar la herramienta de diagnóstico y conocer que el tiempo de respuesta del servicio es 30 ms, concluimos que el tiempo de respuesta total es ligeramente superior a 60 ms.

Para compensar ese retraso decidimos probar GeForce NOW en una laptop de hace un par de años, equipada con dispositivos discretos para gaming, pero sin el poder suficiente para emular la experiencia de GeForce NOW. Dentro de este escenario ideal para el servicio, con una laptop y un monitor con Display Lag reducido, la experiencia se transformó de dolorosa en un paseo por las nubes. Todo se debió al bajo tiempo de respuesta total que calculamos era menos de 40 ms y eso nos dio movimientos precisos sin ajustes pronunciados en el momento de jugar, es decir, el Input Lag apenas logra percibirse.

Quedamos complacidos porque la jugabilidad fue como si estuviéramos en una computadora equipada con los componentes más costosos y exclusivos. Fue un sueño hecho realidad ver el conteo de cuadros por segundo llegar a más de 120 a una resolución 2K en una laptop que apenas podía mantener 50 cuadros por segundo en ajustes bajos.

Izquierda: GeForce Now. Derecha: Reproducción local
Izquierda: GeForce Now. Derecha: Reproducción local

Con el aspecto visual quedamos conformes. La compresión de información que emplea el servicio es de gran calidad; los juegos se ven nítidos y sin molestos artefactos de compresión; por otro lado, los colores dan la impresión de estar “deslavados”, es decir, ligeramente apagados, lo cual es entendible por la naturaleza del servicio. En otras ocasiones notamos que la fluidez se interrumpió breves instantes hasta el punto de mostrar en pantalla artefactos típicos de la compresión de video, sin embargo, creemos que no es problema del servicio y que se debe más bien a un inconveniente que se origina en nuestra red local. Pensamos que los usuarios caseros del servicio que emplean redes locales sin cargas de trabajo fuera de lo común mantendrán una buena experiencia, fluida, sin artefactos y de gran calidad visual.

Después de varias sesiones de juego quedamos sorprendidos con el servicio; pudimos jugar sin problema y con una muy buena calidad de imagen, pero por otro lado, GeForce NOW presenta un par de ligeros inconvenientes a futuro. Para comenzar, sólo puedes transmitir los juegos que posees en tu librería personal de títulos en Steam, Uplay y Battle.net, a diferencia del servicio que está disponible para usuarios de SHIELD, el cual te permite disfrutar una librería de juegos por una cuota mensual. Nos gustaría que esta cualidad se introdujera en el futuro GeForce NOW en PC para aumentar su atractivo y desatar su potencial.

El siguiente aspecto que se antepone a GeForce NOW es el costo: de acuerdo con información que Nvidia divulgó a principios de 2017, jugar 20 horas en una máquina virtual con una tarjeta de video equivalente a una GTX 1060 costaría aproximadamente 25 dólares o bien, 10 horas de transmisión con el desempeño de una GTX 1080. Ahora imagina ¿cuánto te costaría terminar The Witcher: Wild Hunt con GeForce NOW?

En fin. GeForce NOW nos indica 2 cosas: que ya existe la tecnología para jugar cómodamente a través de servicios en la nube y que aún estamos muy lejos para que sea eficiente con alguna reducción de gastos en los servidores remotos y accesible —en el sentido de que necesitas una conexión de 25 MB para que el servicio funcione correctamente—. A pesar de todo, nuestra primera impresión de GeForce NOW es positiva y, sin duda, es una gran ventana para mirar uno de los panoramas que el gaming del futuro tiene para nosotros.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos