Rhythm Thief & the Emperor’s Tresaure3DS

Una aventura musical original y carismática

Por Daniel Dehesa El 26 de julio a las 13:26

Lo bueno

Atractiva presentación visual. Música pegajosa y memorable. Acertijos musicales ingeniosos y entretenidos. Gran variedad de actividades. Buen valor de rejugabilidad.

Lo malo

Los controles no siempre responden con precisión. Tediosas secciones de exploración. Dificultad muy desbalanceada.

Rhythm Thief es una carismática propuesta que con acertijos melódicos y gran atractivo visual, intenta satisfacer nuestra percepción audiovisual. Y lo consigue al brillar con su peculiar originalidad y constantes dosis de diversión, lo que demuestra que la creatividad sigue vigente en esta época criticada por la falta de innovación y frescura.

Pero pasemos de los elogios a la sustancia. La historia cuenta las aventuras de Raphael, un joven parisino que durante el día lleva una vida relativamente convencional y al llegar la noche se convierte en el temerario Phantom R, el más famoso ladrón de arte en Francia. Claro, ser tremenda celebridad tiene un precio, y para nuestro protagonista significa meterse en una serie de aprietos contra la policía local, conspiradores ancestrales y hasta un hombre que clama ser el imponente Napoleón Bonaparte, quien ha resucitado para apoderarse del mundo de una vez por todas. De primera impresión, la trama parece repleta de clichés, más cuando el antagonista marcha con un ejército de soldados en armadura denominados los Caballeros Diabólicos, no obstante las cosas pasan de un planteamiento sencillo a un relato ambicioso, excéntrico y saturado de momentos dignos de recordar.

Igual de memorable es la presentación visual Rhythm Thief, que se apoya en un colorido diseño artístico y que guarda especial atención a los detalles. De la Torre Eiffel al Louvre, pasando por los Campos Elíseos y cada rincón de la urbe, la Ciudad de las luces resulta espectacular, lo que se acentúa gracias a las constantes escenas cinemáticas que, al más puro estilo de animación japonesa, nutren la entretenida narrativa. Y es que en su mayoría el relato se presenta con buen ritmo, mientras entrañables personajes y excéntricas figuras desfilan en el escenario aportando importante información al argumento.

Ayudar a Raphael en su misión de encontrar a su padre misteriosamente desaparecido, implica más que investigar entre las tumbas, museos y librerías de París, requiere habilidad y destreza con las manos, pues el corazón de Rhythm Thief vive en los más de 40 tipos de acertijos musicales que se presentan durante las casi 5 horas que dura la experiencia. Así las cosas, la mecánica de juego se divide en 2 secciones: la primera es exploración por las calles de la capital francesa, mientras la segunda se centra en completar minijuegos al ritmo de la música.

Todos los desafíos hacen honor a la naturaleza del juego, y se basan en seguir la cadencia de la música, ya sea haciendo trazos sobre la pantalla en direcciones específicas, inclinando la consola rápidamente o presionando sucesiones de botones. Lo interesante es que nunca se vuelve repetitivo, ya que las actividades pueden ser tan similares al esquema de flechas de Guitar Hero o tan novedosas como un reto entre plataformas en el que debes usar el D-Pad y los botones para guiar dos personajes a la vez. Por supuesto, el pretexto y la temática de los minijuegos siguen la filosofía caricaturesca y poco seria de esta propuesta: en ocasiones se trata de alimentar a tu mascota canina Fondue o de lavar platos para pagar la cuenta en un restaurante, aunque en ocasiones el concepto de ciertas actividades es realmente inspirador, como imitar las notas de un violín con el vaivén del stylus.

Los minijuegos generalmente están bien diseñados y son sumamente divertidos, aunque en ocasiones aparece uno que otro mal ejecutado, que por falta de precisión en el control o por una dificultad desbalanceada, terminan desesperándote más de la cuenta. Sobre la misma línea, cabe decir que hay ciertos requerimientos que no son tan responsivos, como dibujar círculos, que siempre dará más problemas que los botones tradicionales o el simple hecho de dar toques sobre la pantalla. Afortunadamente, la variedad de minijuegos es tan extensa, que no es común encontrar esos problemas; además, la música se ajusta perfectamente a cada situación, en momentos con aire de jazz, en otros con tintes extraídos del pop japonés.

Las secciones en que se debe recorrer París sufren menos problemas, el juego siempre indica la dirección a seguir, lo que reduciendo la intención de explorar. Y vaya que hay motivos para investigar en todos los rincones, pues al tocar la pantalla pueden aparecer monedas para canjear por recompensas o se pueden conseguir sonidos del ambiente que servirán para resolver acertijos ambientales. Al final, pese a que cada escenario es una pieza de arte, todos terminan como simples fondos y son pocos los que realmente ofrecen interactividad más profunda; los más interesantes brindan acertijos para seguir avanzando, pruebas mentales que en realidad son poco demandantes, ya que sólo exigen memorizar breves secuencias de sonido o seguir patrones de color.

Una vez terminada la historia base, hay oportunidad de seguir disfrutando la experiencia de juego por medio de diferentes actividades adicionales, como un modo de maratón en el que el desafío será vencer minijuegos continuos hasta que se termine el tiempo o las oportunidades disponibles, así como vencer cada misión con la más alta calificación para desbloquear nuevos capítulos de la historia y así, resolver todos los misterios. Además, después de concluir la aventura es posible jugar de nuevo en una dificultad más alta.

En estos momentos tan tormentosos para SEGA, es una lástima que Rhthym Thief no esté recibiendo la atención merecida, pues se trata de un título sumamente entretenido, con gran contenido y que muestra la capacidad del estudio para seguir haciendo buenos juegos; podríamos decir que se trata de un testamento de las épocas en que la compañía era ejemplo a seguir en la industria. Rhythm Thief & The Emperor’s Tresaure es una propuesta excelente para los aficionados a los acertijos, a la música pegajosa y a la narrativa entretenida. Está lejos de ser una obra maestra pero definitivamente es uno de los mejores juegos para la consola 3D de Nintendo.

Muy Bueno
8.2
 

Ficha del Juego

Rhythm Thief & the Emper..

3DS

por SEGA, Xeem

10 / Julio / 2012

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS