Review

World of Warcraft: Legion

¿Estás preparado?

LEVELUP

9

Excelente

PROS:

Excelente experiencia para subir nivel

Zonas vivas y detalladas con emotivos y brutales encuentros

Nuevo y mejorado sistema de misiones en la Sede de clase

El poder de empuñar el armamento más emblemático de la franquicia

Cambios masivos en la ficción del juego

Diseñado para perdurar

CONS:

Algunas Sedes de Clase son decepcionantes

Contenido bloqueado con sistemas de tiempo

World of Warcraft: Legion, la sexta expansión del MMO más exitoso en la historia, llega en un momento de incertidumbre para los fans que perdieron una vez más la esperanza en el emblemático título de Blizzard a causa de la falta de contenido. En esta ocasión, el embrollo que representa la historia continúa con la tercera invasión de la Legión Ardiente que los más celebrados y aguerridos campeones de Azeroth deberán detener. “Héroes y reinos caerán” es la premisa de la expansión que empieza con el pie derecho, pero nos preguntamos si podrá enmendar los errores del pasado y asegurar una larga vida para el juego.

Tu aventura comienza en Dalaran, la emblemática ciudad en el aire, hogar del Kirin Tor y que fue referencia durante los días de Wrath of the Linch King. Aquí, las figuras más importantes de tu clase (Guerrero, Paladín, Druida) te contactan de inmediato porque necesitan asistencia para adquirir varios artefactos que los ayudarán a pelear contra la Legión. Cada pieza es fundamental porque será la única que portes durante toda la expansión. La Ashbringer es la de los paladines, la emblemática espada que porta el líder de la Silver Hand y que todo fan de Warcraft conoce. Otras tienen menos impacto como el Maw of the Damned para los Death Knight, que arrebatas del cadáver de un demonio, y también hay lugar para historias épicas como las espadas gemelas que forjas con los restos de la emblemática Frostmourne, que a su vez empuñó Arthas como el Lich King. Cada ramificación de este apartado es una delicia para los fanáticos de la ficción de Warcraft.

El artefacto es un arma que subirá de nivel a lo largo de la expansión a través del Artifact Power que reúnes con ítems que desbloquean una cantidad determinada de Artifact Power. Con el poder desbloqueas un árbol de talentos que aumenta de forma pasiva el poder de tu personaje. Para evitar que algunos jugadores adquieran el máximo poder, Blizzard hizo exponencial la adquisición de talentos; es decir, tu primer nivel de poder lo adquieres con cientos de puntos de poder, pero conforme escalas los peldaños, el artefacto te pide miles y hasta cientos de miles de puntos de Artifact Power. La razón es que está diseñado para durar toda la expansión y evitar que algunos jugadores obtengan el poder máximo unas semanas después del lanzamiento. El artefacto es un trabajo en progreso para el jugador de Legion.

Una vez que adquieres el artefacto y pruebas tu valor ante los campeones más importantes de Azeroth puedes establecer la Sede de Clase, que representa una evolución de la Ciudadela de Warlords of Draenor. Cada clase recibe un recinto diferente y único con una historia propia. Aquí, los jugadores que prefieren una clase y se interesan en ella se asombrarán al conocer los detalles que hay detrás. La experiencia de llegar por primera vez a la Sede es única; por ejemplo, los paladines visitan la Capilla de la Esperanza de la Luz y descubren en sus cimientos una fortaleza divina. En el caso del Death Knight fue un poco decepcionante porque su Sede es la antigua necrópolis Acherus, donde todos los Death Knight inician su aventura; sin embargo, el cambio principal es que ahora te convertirás en líder de la facción que te entrenó hace años.

Te convertirás en líder de la facción que te entrenó hace años

Como mencionamos, la sede es una evolución de la Ciudadela de Warlords of Draenor porque funciona de forma similar y utiliza su propio sistema de recursos. A lo largo de tu campaña reclutarás héroes legendarios que podrás enviar a misiones de exploración y combate, sin embargo, a diferencia de la expansión anterior, la cantidad de seguidores es limitada y también las misiones disponibles. Esto requiere que seas cuidadoso y selectivo porque el progreso de la campaña de la orden está ligado a misiones que puedes tardar hasta 24 horas completar. El resto te premia con oro y experiencia para tus seguidores, que pueden subir de nivel y calidad de armadura (como en Draenor). Falta ver la importancia que tendrá este apartado en el futuro y si se desprenderá de la maldición que generó el sistema en la expansión anterior.

La Sede de Clase también es punta de lanza para la invasión de las Broken Isles porque es donde inicia tu historia de exploración. El recinto funciona como un hub que conecta la exploración con la historia de la expansión. Aquí eliges dónde comenzar tu experiencia de subir nivel en una de las 4 zonas iniciales para eso: Stormheim, Azuna, Val’sharah y Highmountain.

Cada zona sigue una temática diferente y presenta una historia que está ligada con la invasión de la Legión, sin embargo, a pesar de que el conflicto es crítico, hay muy poca presencia visual de la fuerza invasora. Este apartado se agradece porque la expansión no es un desolado terreno color rojo destrucción y verde putrefacto donde despedazas demonios sin fin aparente. Tenemos zonas que siguen temáticas coloridas y distintas. Tal es el caso de Azsuna, hogar que alberga las ruinas de la civilización de los elfos de la noche o de Val’Sharah, donde Malfurion aprendió las artes druídicas de Cenarius.

Las áreas a explorar son actualizaciones directas y superiores del diseño de escenarios que ha presentado Blizzard a lo largo de los años. Cada una tiene ambientes vivos y coherentes, detallados hasta la mínima expresión y que invitan a recorrer cada rincón. Explorar Highmountain y Stormheim es una experiencia vertiginosa por la gran cantidad de riscos en las montañas más altas. En Val’Sharah visitas los míticos templos de la diosa de la Luna, Elune, donde ves arquitectura de los elfos de la noche o sigues los ritos de valor en los salones de los dioses vrykul, inspirados en la mitología nórdica. En Legion Blizzard presenta los mejores niveles y zonas que hemos visto hasta el momento.

World of Warcraft: Legion en imágenes

La experiencia de subir nivel continúa siendo impresionante, aunque es innegable que permanece la estructura característica de la franquicia. Las misiones en una zona narran la historia del lugar hasta su conclusión; es decir, al llegar conoces las facciones que se disputan la zona, los ayudas y conoces su relación con la Legión —al puro estilo de World of Warcraft: ve y habla con alguien, ve y mata enemigos, encuentra esto por mí, etcétera—. El progreso es interesante porque las zonas escalan de acuerdo con la fortaleza del personaje, lo que quiere decir que puedes iniciar en la zona que más te plazca y nunca sentir que tu personaje se vuelve más poderoso que la zona donde está presente, es decir, no hay presión por estar en el lugar correcto para llegar al nivel máximo. Lo importante es descubrir cada secreto y rincón a tu ritmo, sin una vía más eficiente que el resto, lo que representa un gran acierto por parte de Blizzard.

Los mejores niveles y zonas que hemos visto hasta el momento

Asimismo, las profesiones ahora están ligadas a historias. Por ejemplo, para aprender a forjar armaduras tuvimos que seguir los pasos de un maestro Tauren y para la minería aprendimos de la herrera Illidari. Las profesiones tienen niveles de proficiencia que indican qué tan hábil eres para crear un ítem en específico; por ejemplo, cuando eres hábil con una receta de cocina en específico puedes crear más platillos con la menor cantidad de ingredientes y, en el caso de las armaduras, ser hábil con una pieza quiere decir que puedes crearlas de mejor calidad. Además, las profesiones una vez más están ligadas entre sí porque requieren reactivos que generan otras, así que la economía del mundo depende de la participación de todas las profesiones.

Eventualmente llegarás a nivel 110, que representa el máximo de la expansión, pero ahí no termina todo. En esta ocasión, Blizzard ofrece una gran cantidad de contenido, comenzando con las World Quest, que son una evolución de las misiones diarias que solían existir en expansiones pasadas. El sistema es similar al Adventure Mode presente en Diablo III, donde diferentes asignaciones aparecen en el mapa; tu misión es seguir todas y cada una para completarlas y obtener una recompensa. Hay de varios tipos: similares a las misiones tradicionales, así como objetivos PvP; podrás completar algunas en solitario y otras requerirán que un grupo de jugadores venza a un jefe. Asimismo, una vez al día recibes un requerimiento especial para concluir hasta 5 misiones de una facción con un jugoso premio de recursos y Artifact Power. Es evidente que esta mecánica será esencial para el futuro de la expansión, respecto a lo cual Blizzard declaró que diseñará nuevas misiones para evitar que los jugadores repitan las mismas una y otra vez hasta la llegada de una nueva expansión.

La evolución de las misiones diarias
La evolución de las misiones diarias

El siguiente paso es aventurarse en los calabozos en dificultad heroica para adquirir piezas de armadura de nivel alto. Los calabozos siguen la mecánica tradicional de la franquicia: “quítate del fuego, interrumpe a los enemigos y quita maldiciones de tus aliados”. Hasta el momento, la dificultad heroica no es el reto que el nombre implica, sin embargo, hay peligro presente que aumenta la factura de reparaciones de jugadores distraídos porque, aunque aparentemente son sencillos, es necesario seguir las mecánicas básicas supervivencia. Con el mínimo requerimiento para ingresar es posible concluir sin problema la mayoría de los calabozos y, si lo que buscas es el reto máximo (y el loot más prestigioso), lo que necesitas son los calabozos en dificultad mítica.

En este sentido, Blizzard aplicó un truco que asegura la longevidad del contenido. Legion es una expansión que no podrás terminar en un día por más que lo intentes porque hay candados de tiempo a lo largo de todos los sistemas de progresión. Por ejemplo, las misiones de la Sede pueden durar hasta un día en completarse, y necesitas hasta 5 para concluir una misión de historia. En otro caso, las reputaciones de las facciones, requeridas para obtener ítems de alto nivel, pueden completarse a cuenta gotas al cumplir World Quest.

¿Qué pensamos del bloqueo de progresión? Consideramos que es una elección saludable para la mayoría de los jugadores porque eso les permite avanzar a su ritmo, sin presiones de los más destacados, quienes también encontrarán formas de avanzar a su ritmo, con secretos para desbloquear las reputaciones rápidamente y a través del grinding de calabozos míticos. El jugador tradicional, donde nos encontramos la mayoría, no tendrá problema de disfrutar los vastos contenidos de Legion.

En resumen, Blizzard presenta una nueva expansión creada de forma magistral, rica en detalles visuales y aún más exquisitos en el aspecto narrativo. Podemos decir que los jugadores estamos viviendo una luna de miel con la expansión de Blizzard. Sabemos que es muy temprano para decir si, en efecto, Legion es la mejor expansión de World of Warcraft desde Burning Crusade, pero podemos asegurar que tiene el potencial para serlo debido a la gran cantidad de contenido que aún no está disponible —como el calabozo y un nuevo raid que debutarán en el siguiente parche de contenido—. Con Legion, Blizzard aseguró que su propósito es nunca dejar de crear experiencias para los jugadores y que el lanzamiento de nuevas expansiones llegará a su debido tiempo, ¿cumplirán?

Cumple tu destino
Cumple tu destino

¿QUÉ TE PARECIÓ World of Warcraft: Legion

?

10 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

10 Usuarios han calificado este juego.

Terrible

Terrible

Muy Malo

Muy Malo

Malo

Mediocre

Bueno

Muy Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos