Review

Kingdom Come: Deliverance

No lo juzgues por sus problemas

LEVELUP

8.3

Bueno

PROS:

Excelentes valores de inmersión; desde el mundo de juego hasta los sistemas que interactúan con el personaje.

Es un gran logro de diseño que integra perfectamente numerosos sistemas.

Combate brutal y sin clemencia.

Secuencias cinemáticas con grandes valores de producción.

Multitud de misiones y encomiendas.

Escenarios asombrosos forrados de vegetación y amplias praderas donde cabalgar.

Increíble atención a la precisión histórica.

CONS:

Numerosos problemas técnicos; desde desempeño hasta pantallas de carga extensas.

La historia tiene un par de momentos aburridos.

Sistema de guardado sumamente frustrante.

Tags

El anuncio de Kingdom Come: Deliverance causó expectativa por su áspero y brutal acercamiento al realismo con la premisa de retratar históricamente la Edad Media en un juego narrativo, vasto,con opciones personalizables y un mundo abierto y dinámico donde las acciones tienen consecuencias. De esta forma, la presentación del juego ganó tracción entre los aficionados del CRPG que se encontraban hastiados de proezas heroicas y dragones que respiran fuego y, sobre todo, sistemas de juego súper simplificados. Después de casi 4 años de desarrollo debuta Kingdom Come: Deliverance y el resultado es una mezcla entre satisfacción por las promesas cumplidas e incomodidad inherente a su ambición.

Kingdom Come: Deliverance es un juego en primera persona de corte abierto que pertenece al género CRPG. Aquí controlas a Henry, un aprendiz de herrero que es despojado de su futuro cuando una fuerza mercenaria ataca su aldea. Nuestro personaje encontrará su lugar en el mundo bajo el mando de un noble y quedará envuelto heroicamente en un drama que cambiará la geografía del lugar donde vive. La trama es una representación histórica del periodo que vivió el reino de Bohemia —ahora República Checa— en 1403. De acuerdo con el juego, el hijo mayor del rey Wenceslas IV es secuestrado por su medio hermano Sigismund y lo obliga a renunciar al trono, además de lanzar una terrible campaña en contra de los aliados del rey. Si buscas estos nombres en la enciclopedia quizá te lleves una sorpresa que arruinarán algunos momentos del juego porque éste pretende ser históricamente preciso.

Como todo buen exponente del género CRPG, Kingdom Come: Deliverance te permite desarrollar las habilidades de tu personaje en diferentes áreas. Henry gana experiencia y sube niveles completando misiones y desbloquea beneficios pasivos para modificar sus atributos. Esto sucede también con el resto de sus habilidades que crecen con la repetición de acciones. Para incrementar su alfabetismo necesita leer; para ser más fuerte y ágil se ejercita corriendo y saltando o peleando detrás de las tabernas; su conocimiento sobre la guerra aumenta cuando pelea con la espada y al cazar se convierte en un mejor tirador con arco. Este sistema de progresión es sumamente orgánico y creíble dada la naturaleza humilde del personaje, lo cual, hasta cierto punto, es una bocanada de aire fresco para el género porque a veces simplemente es divertido ser un don nadie que incluso aspira a ser un mejor alcohólico.

"Este sistema de progresión es sumamente orgánico y creíble dada la naturaleza humilde del personaje"

Cuando Henry obtiene rangos suficientes en sus habilidades obtiene bonificaciones pasivas, perks, sin embargo, más que ayudas incondicionales suelen tener efectos adversos para especializarlo de acuerdo con la fantasía que tienes de él. En resumen, este sistema siempre está un paso adelante y te obliga a pensar seriamente cómo quieres que sea tu crecimiento.

Detrás del desarrollo de Henry existen otros sistemas que imprimen toques de realismo, como mecánicas que se entrelazan para dar la impresión de que el personaje tiene necesidades físicas. En Kingdom Come: Deliverance Henry debe ingerir alimentos y dormir para mantener una buena salud, lo que se introduce por medio de un de sistema de bienestar con valores de Energía, Alimentación y Salud. La energía representa el bienestar de Henry y se relaciona con la alimentación y el descanso; cuando Henry come de forma insuficiente entra en un estado de hambruna y cuando no duerme simplemente se cansa. Los efectos pueden llegar a apilarse y afectar las capacidades de Henry hasta el punto en el que llegue a cabecear por el cansancio y a cerrar los parpados durante en medio del juego.

Existen otros valores como la salubridad, aunque no son tan severos como los anteriores. Este apartado afecta la relación de Henry con el mundo que lo rodea. Por ejemplo, los personajes reaccionan a su aspecto, así que tendrán una respuesta diferente cuando se presenta con prendas fangosas. Este inconveniente se soluciona al lavar rápidamente tu vestimenta con agua o al contratar los servicios de baños públicos que también lo sanan. Por otro lado, estos factores se utilizan como formas de intimidación: con la sangre de los combates que permanece en su ropa Henry luce amenazador y es menos probable que alguien dude de su palabra cuando dice que partirá a alguien a golpes. Este sistema presenta un balance variable que deberás usar de acuerdo con el contexto donde te encuentres; lo mismo aplica con otras vestimentas que siguen una regla de estatus: mientras más costosas sea, aumenta la apariencia y presencia en el mundo de juego. De esta forma no tendrás éxito en la alta sociedad con un aspecto de vagabundo y las ropas finas tampoco servirán en el bajo mundo.

Los cortes cinemáticos son de gran calidad
Los cortes cinemáticos son de gran calidad

En cuanto a la estructura de juego encontramos que sigue la fórmula probada y perfeccionada del género de mundo abierto. Aquí encontrarás misiones principales que avanzan la historia y misiones secundarias y tareas que te encomiendan los habitantes. Es importante señalar que las dinámicas del tiempo van más allá de enviar a los NPC a dormir cuando es de noche; aquí hay que estar en el momento y lugar adecuado cuando te piden ayudalos habitantes para evitar que emprendan las misiones sin apoyo —lo cual son malas noticias—. La historia de Henry tiene momentos épicos que están llenos de satisfacción, desde misiones de reconocimiento, ataques a fortificaciones y viajes de cacería hasta secuencias detectivescas en situaciones serias y otras realmente cómicas, como una divertida velada con un sacerdote de moral cuestionable. Sin embargo, en ocasiones el progreso es aburrido sin demasiada sustancia, lo cual no quiere decir que la campaña sea mala, sino que tiene momentos altos, medios y bajos.

"Sigue la fórmula probada y perfeccionada del género de mundo abierto"

El elemento de la experiencia que más disfrutamos fue el poder de elección sobre el mundo de juego y celebramos que Warhorse Studios no te lleva de la mano a las piezas de contenido con un marcador en medio de la pantalla. No, aquí debes encontrar el lugar donde sucede la acción, lo que genera un poderoso sentimiento de exploración y descubrimiento, en especial cuando encuentras un campamento enemigo después de barrer un bosque entero durante casi 30 minutos. De esta forma en verdad sientes que tu personaje crece y es admirable cuando te das cuenta de que es más ágil, fuerte e inteligente que cuando comenzó, y eso alimenta la fantasía de que Henry está en medio de una aventura heroica y que sus días como simple herrero terminaron.

Los sistemas anteriores nos hablan de que el personaje se desarrolla en un mundo dinámico que reacciona no solo con su presencia y apariencia física, sino también con sus acciones. Si actúas como bribón es natural que los habitantes te vean como una escoria y eso atrae la atención de los guardias, mientras que acciones bienintencionadas cambian la de actitud de los habitantes hasta que vociferan tu nombre y te agradecen cuando iluminas su existencia con tu presencia.

Tu casco además de protegerte dificultará tu visión
Tu casco además de protegerte dificultará tu visión

Lo siguiente a tratar es la acción y la sangre. En Kingdom Come: Deliverance te espera un sistema de combate con ligeros toques de profundidad y altas dosis de brutalidad. Cuando te bates a duelo asumes una estancia donde eliges la dirección de tus golpes gracias a una retícula que indica hasta 9 trayectorias diferentes. Así, puedes golpear los flancos del oponente, atacas desde arriba, abajo y al centro con estocadas. Por otro lado, para defenderte desvías el arma enemiga al presionar un comando y, cuando sincronizas la defensa oportunamente, desatas lo que se llama un bloqueo perfecto. Este sistema se complementa con un apartado de combos donde hilas golpes consecutivos desde diferentes trayectorias para ejecutar movimientos especiales con efectos alternos, como golpear la cabeza del rival con el pomo de la espada. Este sistema se basa en Aguante, indicado por una barra amarilla, lo que transforma la dinámica en una lucha por administrar correctamente los recursos.

El combate se complementa con un sistema de daño localizado que afecta las partes del cuerpo de Henry. Después de recibir castigos en el torso quedará lesionado y eso afecta sus capacidades y si el daño es agudo comenzará a sangrar, lo cual drena sus puntos máximos de salud hasta llegar a su destino final si no atiende sus heridas apropiadamente. Lo mismo sucede con las extremidades; una lesión en los brazos consume mayores cantidades de aguante con cada golpe y los pies te obligan a moverte lentamente.

"El punto máximo lo encuentras cuando todos los sistemas se conjugan"

Para mitigar el daño debes vestir armadura que tiene atributos según el material con el que está hecha. Por ejemplo, las piezas con placas de acero son grandiosas protecciones por su resistencia a estocadas y cortes —propios de espadas—, pero tienden a ser débiles contra ataques contundentes de las mazas y hachas. Sin embargo, la protección tiene un costo: es pesada y ruidosa, lo cual afecta algunas tareas relacionadas con el sigilo, sin mencionar que son sumamente costosas. Por otro lado, estas prendas defensivas se visten en capas comenzando por las vestimentas interiores —como camisones—, pasando a capas intermedias donde se acomodan las cotas de mallas y corazas de acero en las partes exteriores.

El combate resulta una experiencia sumamente brutal, en especial cuando enfrentas a grupos de oponentes que no muestran clemencia; es demandante y requiere concentración. El punto máximo lo encuentras cuando todos los sistemas se conjugan y te empeñas en salir victorioso; es sensacional mirar y escuchar los aceros chocar, mientras esperas la arremetida enemiga para defenderte y aprovechar las minúsculas aperturas en la defensa del agresor.

Los crueles campos de batalla
Los crueles campos de batalla

Otro punto que destacar sobre la experiencia es vistoso y no dudamos de que te dejará sorprendido. Nos referimos a la cinematografía donde salen a flote los altos niveles de producción del juego, con excelentes encuadres y transiciones de ángulos que capturan lo esencial de cada toma para comunicar el mensaje de la mejor forma posible. Lamentablemente, este trabajo se relega a ciertas secuencias cinemáticas de corte dramático, donde se desarrollan los puntos esenciales y más importantes de la historia; el grueso de las tomas son sencillas composiciones donde los personajes posan en primer cuadro para intercambiar diálogos de forma similar a entregas como Mass Effect.

"el sistema de guardado falla en entender que suceden acciones significativas"

En su estado actual, Kingdom Come: Deliverance emplea un sistema de guardado poco extraño al extremo que causa uno que otro dolor de cabeza porque es oscuro y poco ortodoxo, ya que guarda tu progreso de forma arbitraria y se presta para que pierdas horas de valiosa progresión, pues se acciona cuando interactúas en diálogos relacionados con una misión. En el peor de los casos, puedes tener una urgencia que requiera tu atención y te obligue a terminar tu sesión de juego, lo cual te dejará sin tu valioso progreso.

La alternativa es una poción especial que es finita en tu inventario y te permite guardar cuando lo desees… sin embargo, cuesta elevadas cantidades recursos que son escasos en las etapas tempranas y, si decides crearlas, encontrarás que la tarea es tardada. Esto nos da a entender que el sistema de guardado falla en entender que suceden acciones significativas, propias de un juego de escala abierta, fuera de las misiones primarias y secundarias. A propósito, el desarrollador ha comentado que este sistema será modificado con parches que modifiquen su comportamiento.

Ahora, como podrás darte cuenta, en afán de alcanzar ciertos niveles de realismo, Kingdom Come: Deliverance se complica demasiado la existencia. Mientras que en otros juegos del mismo corte obtienes un resultado al presionar un comando, aquí el efecto se logra —en el mejor de los casos— al ejecutar 2 o más acciones. Por ejemplo, la alquimia: en otras entregas basta con acercarte a la estación de alquimista y preparar las fórmulas, siempre y cuando tengas los materiales necesarios. En cambio, los pasos dentro de este juego son muchos y complejos: para comenzar, necesitas aprender un par de recetas de alquimia que compras con el boticario, es decir, leer los ingredientes y la preparación en un libro, y con esto está implícito que necesitas saber leer; enseguida, tienes que seguir al pie de la letra las instrucciones de preparación que pueden ser acciones como hervir agua, moler ingredientes, destilarlos y mezclarlos en una estricta secuencia de pasos. La tarea resulta engorrosa porque toma demasiado tiempo de juego que bien podrías utilizar desarrollando otras habilidades de tu personaje.

Otras complicaciones tienen que ver con los sistemas de sigilo. En otras entregas sólo es necesario tener los rangos necesarios y asumir una postura baja, presionar un botón y elegir los ítems a robar para obtener los resultados deseados. En Kingdom Come: Deliverance tener éxito en las artes de lo ajeno requiere vestimentas ligeras y oscuras para emitir el menor ruido posible y aumentar tus probabilidades de éxito en escenarios nocturnos… además de mucha paciencia, en especial cuando robas objetos de otros personajes.

La habilidad de hurgar bolsillos funciona en 2 etapas: primero, cuando “sientes” los bolsos de los personajes y después la propia acción de robar. Cuando inicias un robo un contador marca los segundos que empeñas en realizar la acción, lo cual te ayudará en la siguiente etapa. Después, el contador retrocede y es el momento para robar un ítem que aparecerá oculto inicialmente y eso requiere que posiciones un cursor en el objeto para revelar qué es y después lleves el cursor hasta el botón de salida antes de que termine el tiempo.

Así pasa...
Así pasa...

Abrir cerraduras es otro tipo de suerte que requiere la misma inversión de tiempo y sucede a través de un pequeño minijuego similar a otras entregas del mismo corte. Para tener éxito debes mover el cerrojo y aplicar fuerza con tus herramientas al mismo tiempo, es decir, presionar un botón y mover continuamente el ratón o stick en un punto específico. Al inicio, como eres inexperto, romperás decenas de herramientas que son muy caras en las etapas tempranas.

A pesar de que lo anterior puede dar la impresión de que el juego tiene defectos en su diseño, la verdad es que son sistemas implementados para aumentar la inmersión. Todo nos indica que Kingdom Come: Deliverance emula los requerimientos y necesidades de diversas acciones de forma lógica y entretenida, sin llegar a ser en exceso complicadas. Sí, toman tiempo y a veces son una molestia, como el pequeño minijuego donde afilas tu espada, pero hablamos de un juego que apunta a ser diferente. De esta forma, disfrutamos interactuar con la multitud de actividades porque las vemos como retos que esconden grandes recompensas para los que dedican el tiempo necesario para ser hábiles.

Por otro lado, Kingdom Come: Deliverance es una entrega demasiado ambiciosa para su beneficio, por lo que sufre considerablemente en departamentos técnicos. Está por demás decir que la optimización del juego es mediocre y que las caídas de cuadros por segundo son severas cuando varios actores convergen en una toma cerrada, pero ese es el menor de los males porque encontrarás otros problemas técnicos que se traducen en mundos jabonosos cuando viajas rápidamente con tu montura de un pueblo a otro, donde NPC de pesadilla sin rostros y extremidades te esperan y también podrás verlos con sus valores neutrales de animación como si fueran el Hombre de Vitruvio de da Vinci. Asimismo, largas y molestas pantallas de carga son comunes entre diálogos y, en una ocasión, desatamos 2 pantallas infinitas que nos obligaron a reiniciar la partida (y a perder todo el progreso). Tampoco debe extrañarte que algunas animaciones del personaje no se sientan correctamente; por ejemplo, es común teletransportarse enfrente de escaleras de mano y ver un pobre trabajo de animaciones faciales. Finalmente, la inteligencia artificial es sumamente mediocre con épicas escenas de combate que son estropeadas con guerreros en posición firme sin rastro alguno de inteligencia.

"es una entrega demasiado ambiciosa para su beneficio"

En conclusión, Kingdom Come: Deliverance es un título difícil y quizá muchos que suelen preferir sistemas gratificantes y sencillos tardarán en disfrutar la experiencia… pero cuando todos los engranes del sistema hacen clic es cuando en verdad se llegan a disfrutar todas las excentricidades y decisiones de diseño poco ortodoxas para el estándar mainstream actual. Es un deleite perderse en los bosques para cazar, galopar en las praderas, quedar atrapado entre la geometría de los arbustos y perder horas de progreso cuando unos bandidos te asaltan por sorpresa. Jugar Kingdom Come: Deliverance evoca a entregas de la vieja escuela: la grandiosa inmersión en el mundo es del nivel de The Elder Scrolls III: Morrowind y cuando manipulas el entorno y emprendes avenidas sigilosas te das cuenta de que has jugado algo similar dentro de las mismas líneas de juegos como Hitman y Thief. El título es una experiencia de aprendizaje en muchos sentidos porque te enseña algo de historia y es una gran lección de que en el mercado hay espacio suficiente y necesidad de juegos con mecánicas complejas. En fin, nuestra experiencia es positiva y quedamos completamente satisfechos con Kingdom Come: Deliverance. Lo recomendamos sin problemas, aunque con cuidado por sus numerosas asperezas.

Un equipo para recordar
Un equipo para recordar

¿QUÉ TE PARECIÓ Kingdom Come: Deliverance

?

8 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

8 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

8.8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos