Agents of Mayhem Xbox One

También disponible en PC PlayStation 4

Esta nueva franquicia forma parte del universo de Saints Row al integrar ciertos elementos de la historia, simbolismos y estilo de diseño. Aquí podrás convertirte en un agente MAYHEM (Multinational Agency for Hunting Evil Masterminds, Seguir Leyendo

Esta nueva franquicia forma parte del universo de Saints Row al integrar ciertos elementos de la historia, simbolismos y estilo de diseño. Aquí podrás convertirte en un agente MAYHEM (Multinational Agency for Hunting Evil Masterminds, por sus siglas en inglés) cuya misión es hacerle frente a la organización de supervillanos conocida como LEGION. Para ello tendrás a tu disipación un sinfín de armas y gadgets que te facilitarán las cosas. Colapsar

Detalles

Desarrollador: deep silver

Publisher: Deep Silver

Género: Acción

Fecha de lanzamiento:

Al hablar de mundos abiertos es inevitable remitirse a la descomunal cantidad de ejemplos que hay en la industria: de las legendarias creaciones de Rockstar Games y los muy diversos intentos de Ubisoft por darle variedad al género, hasta los recién aclamados The Witcher 3: Wild Hunt, Horizon: Zero Dawn y The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Hay toda clase de temáticas para cada tipo de jugador, el problema de una categoría tan saturada es que pone en aprietos a la creatividad, al punto de que hasta una idea fresca puede lucir desgastada u obsoleta cuando no está ejecutada de la manera correcta. Eso es lo primero que pasó por mi mente tras jugar un demo de Agents of Mayhem durante algunas horas en la ciudad de San Francisco, pues si bien el concepto hereda mucho del carisma que hizo tan famoso a Saints Row —la irreverencia, lo frenético, el hilarante surrealismo—, no tiene el mismo nivel de sofisticación en el diseño y, al menos por ahora, su fórmula no es tan cautivante.

Justo como ya había revelado Volition hace meses, el argumento de Agents of Mayhem se desprende del final canónico de Saints Row: Gat out of Hell, el cual fue una especie de borrón y cuenta nueva para mucho de lo que sucedió en la franquicia. Dentro de este renovado universo una malévola organización que se hace llamar Legion está causando caos en cada rincón de la Tierra y amenaza con destruir el equilibrio global, sin ninguna razón aparente más allá de ser los malos que sólo quieren “ver el mundo arder... ¡muajajaja!”. Mientras tanto, un grupo de tipos no tan buena gente, que incluso a veces hacen fechorías —algunos son prácticamente villanos— se unen bajo el mandato de Ultor, una corporación que pasó de ser los antagonistas en Red Faction, a convertirse en justicieros y, en este caso, en la única esperanza contra la catástrofe. Aunque en sus detalles la historia promete ser una maraña de incoherencias, en general es simple de seguir: tenemos a los malos que quieren luchar contra otros más malos con el objetivo de proteger al planeta.

El poder especial de los agentes, llamado Mayhem, tiene su propia identidad y la idea es que combines los efectos; unos causan caos y destrucción, otros causan efectos negativos en los enemigos

Más allá del argumento lo llamativo de Agents of Mayhem está en su amplio repertorio de personajes, cada uno con una identidad muy, pero muy peculiar, aunque algo estereotípica. Tenemos a un fortachón que parece sacado de las caricaturas de G.I. Joe (Hardtack), a la clásica hindú con habilidades místicas (Rama), a un Yakuza que habría hecho de grandioso villano en alguna película de acción noventera (Oni), a la chica ruda tipo Suicide Girl (Daisy), a una exmilitar súper ruda (Braddock), al rapero gangsta (Kingpin), a una chica ultra ágil que siempre va acompañada de drones (Fortune) y al actor hollywoodense que la hace de héroe en sus ratos libres (Hollywood). La gente de Volition asegura que nos encontraremos con más personajes conforme avanza la narrativa, para sumar un total de 12, todos con sus propias habilidades, armamento exclusivo y ataques especiales únicos. Cada uno ofrece una experiencia de juego muy distinta y, por ejemplo, en el caso de Fortune la movilidad es mucho más ágil, además de que su esquema de disparo es más preciso a cambio de generar menor cantidad de daño.

De hecho la personalización es una gran fortaleza en Agents of Mayhem. Adicional a sus habilidades básicas, cada personaje puede mejorar su desempeño en combate si le asignas puntos a diferentes áreas de especialización. Si incrementas el nivel de sus “gadgets” harás que las habilidades sean más poderosas, también hay upgrades pasivos —como mayor movilidad de movimiento, rango de disparo más amplio, menor tiempo de recarga, etcétera— y, por otro lado, hay “núcleos” que agregan habilidades extra, las cuales pueden cambiar considerablemente la mecánica de juego del personaje. En teoría hay miles de combinaciones para ajustar a los protagonistas conforme al tipo de acción que más te guste, ya sea más rápida y ágil, o más pausada pero muy contundente. Además, la personalización aplica también para lo estético, pues los personajes tienen un guardarropa diverso que en ocasiones no se limita a un simple cambio de color, sino de diseño y estilo. Sobra decir que cualquier mejora o incremento de poder involucra pagar un precio y para ello tendrás que juntar la mayor cantidad de dinero virtual posible en misiones o al derrotar a los enemigos.

Que por cierto, a simple vista puede parecer que Agents of Mayhem sigue la misma línea que Overwatch o Team Fortress 2: de enfrentar a muy diversos tipos de personaje en una experiencia multijugador de disparos frenéticos y mucha acción, algo que, siendo honesto, me hubiera parecido más ad hoc con el concepto visual. Pero aprovechando la experiencia que ya tiene con mundos abiertos, Volition prefirió crear una propuesta más ambiciosa que, de cierto modo, no se aleja de los ejemplos anteriores. Y es que este juego combina un poco de esencia multiplayer, con el sandbox, para crear una experiencia de 1 jugador en la que puedes usar equipos de 3 personajes y alternarlos de manera inmediata. La idea es que al intercambiarlos constantemente puedas aprovechar al máximo sus talentos y, así, crear una estrategia más completa y compleja, sobre todo porque estarás peleando contra oleadas de enemigos con habilidades que contrarrestan las fortalezas de tus personajes. Durante mi sesión de juego me pareció que el combate es fluido y muy divertido, pero que tiene el riesgo de caducar tras algunas horas, dado que las fuerzas militares de Legion están compuestas por soldados un tanto genéricos. Hay una chica ninja muy ágil, el clásico tanque muy fuerte y difícil de derribar, un soldado no muy hábil que sirve como carne de cañón, los snipers con ataques de gran poder, en fin, la variedad luce suficiente al inicio, pero si tienes que matar tanto enemigo igual a lo largo de 20 misiones, podría ser no tan entretenido.

Noté el mismo problema con la variedad de misiones, pues falta ingenio en los objetivos. En algunas tienes que buscar a alguien, en otras vencer 3 grupos de enemigos y un subjefe, mientras que otras más son recorrer de punto A a B en un lapso de tiempo. No me malentiendas, las misiones son entretenidas en general, pero son tan formulaicas que para un veterano de los mundos abiertos lucirán un poco insípidas. Lo mismo pasa con los jefes: todos son iguales en cuanto a dinámica, así que los enfrentarás en 3 fases y siempre en condiciones relativamente similares, entre explosiones y mucho brincos. Pero bueno, al menos la verticalidad del escenario es grandiosa; dado que tienes un triple salto, puedes llegar a una azotea casi al instante, lo cual agrega más posibilidades al combate gracias a que los enemigos también tienen la capacidad de pasear por los cielos. Además hay un elemento de conducción de vehículos, que si bien no es muy preciso, te da un cambio de ritmo entre misiones ya que puedes dar acelerones y derrapes constantes, mientras exploras la ciudad. Lo cierto es que hubo momentos en que el caos fue extasiante, entre disparos, estallidos, brincoteos y correr de un lado para otro.

Dado que los protagonistas no son del todo héroes, se preocupan poco o nada por la destrucción y por el daño colateral

Algo importante de la versión demo que jugué es que fue en computadora, con specs muy poderosos (una GeForce GTX 1080 incluida), así que los gráficos se veían espectaculares y el framerate nunca bajó de 60 cuadros incluso en los momentos más caóticos. Fue simplemente una delicia; ojalá que Volition logre mantener una experiencia equivalente en consolas —considerando claro está las diferencias de hardware de Xbox One y PS4 frente a una PC con componentes high end—. Por otro lado no experimenté glitches, pero eso no significa que el juego esté libre de problemas de programación, de hecho personas de otros medios de gaming tuvieron que resetear el demo porque la misión en la que estaban se trabó completamente.

Me queda claro que Agents of Mayhem es el intento de Volition por tomar una dirección diferente a la de Saints Row, aunque manteniéndose dentro de un género en el que tiene mucha experiencia. El combate está muy pulido, lo cual garantiza momentos de acción sumamente divertidos. Desafortunadamente el mundo que presentan —situado en una versión futurista de Seúl, en Corea del Sur— aparenta ser un poco genérico y falto de propósito, más allá de ser un concentrador de misiones. Aunque deambulé por un buen rato, no encontré una razón significativa para explorar cada rincón. Pero fuera de esas carencias o posibles defectos, me la pasé muy bien jugando Agents of Mayhem; si el demo es evidencia de lo que veremos al momento del lanzamiento en cuanto a accíon, combate, estrategia y personalización, estoy seguro que será buen entretenimiento para aquellos quienes disfrutaron Sunset Overdrive e inFamous.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos