¿Cuál FPS debes comprar este fin de año 2016?

Resolvemos el dilema entre Call of Duty, Titanfall 2 y Battlefield 1


A menudo, las fans del género First Person Shooter deben elegir sólo entre 2 opciones cuando llega la temporada de lanzamientos fuertes: Call of Duty y uno más (Battlefield no sale cada año), pero este año es diferente pues existe una tercera alternativa en la forma de Titanfall 2 que regresa con numerosas mejoras y seguramente resultará irresistible para quienes tienen un PlayStation 4 ―recordemos que la primera entrega fue exclusiva de Xbox―.

No es ningún secreto que los juegos son cada vez más costosos así que probablemente sólo puedas aspirar a tener uno de los 3 shooters disponibles: Call of Duty: Infinite Warfare, Battlefield 1 o Titanfall 2. Y aunque todos ellos pertenecen al mismo género, son exponentes de estilos de juego y conceptos diferentes, que no son compatibles con todos los gustos, así que a continuación te ofrecemos una pequeña guía para que no hagas la compra equivocada y te quedes fuera de las noches de gaming con tus amigos.

Concepto: Ciencia Ficción Dura
Curva de aprendizaje: Media
Lanzamiento: 4 de noviembre

El más próximo a debutar es el clásico Call of Duty que este año regresa con un concepto inusual, situado en el espacio, y es precisamente por ahí por donde deberíamos empezar.

¿Para quién es Call of Duty: Infinite Warfare?

Si estás cansado de la recreación militar estándar y, por la razón que sea, Halo no es lo tuyo, entonces Call of Duty: Infinite Warfare podría ser precisamente lo que buscas. Luego de agotar prácticamente toda guerra compatible con la serie debido a su ciclo anual de estrenos, Infinite Warfare llevará la franquicia a la última frontera disponible: el espacio.

Otro rasgo único de Call of Duty es que satisface 2 estilos de juego distintos: puede ser un juego compatible con los eSports ─como lo demostró nuestra cobertura de la final de la Liga Mundial de Call of Duty─ o puede ser una experiencia de un solo hombre, tanto en la campaña como en el multiplayer, donde la satisfacción individual es una filosofía aceptada.

El frente online de Call of Duty: Infinite Warfare es frenético. Call of Duty siempre ha tenido ese compás acelerado pero desde Call of Duty: Black Ops 3, las cosas alcanzaron un nuevo grado de intensidad, gracias a los dobles saltos, el power-slide y las carreras por las paredes.

Y finalmente está el argumento más pesado para muchos: la inclusión de Call of Duty: Modern Warfare Remastered en las ediciones de colección de Infinite Warfare. Le echamos un vistazo hace semanas y el resultado de la modernización es realmente espectacular. Conocemos a más de uno que invertirá en Call of Duty por esa característica.

¿Para quiénes NO es Call of Duty: Infinite Warfare?

En primer lugar, si buscas mecánicas revolucionarias, acá no las vas a encontrar. Call of Duty: Infinite Warfare es una calca casi completa de las mecánicas de Call of Duty: Black Ops 3. Y ya que estamos en eso, si extrañas los días donde sólo tenías que preocuparte por los enemigos que estaban sobre el suelo, ésta tampoco será la opción.

De la mano del ritmo vertiginoso que mencionamos líneas arriba, viene una verticalidad inmisericorde que te hará revisitar la pantalla de respawn constantemente si no tienes los reflejos afilados y la atención puesta en el horizonte, arriba y abajo.

Si también añoras los días clásicos de guerras "terrestres", Call of Duty: Infinite Warfare te hará fruncir el entrecejo por su ambientación ya descrita.

Finalmente está el modelo de negocios. Con Call of Duty: Infinite Warfare, te estarás llevando un repertorio de contenidos base, pero fiel a la tradición, el título recibirá añadidos conforme transcurra el año, mismos que tendrán un costo adicional. Si te desalienta la idea de tener que pagar por ese tipo de agregados, entonces este juego te hará enfadar.

Concepto: histórico
Curva de aprendizaje: alta
Lanzamiento: 21 de octubre

La alternativa tradicional a Call of Duty es Battlefield que, hoy más que nunca, constituye una propuesta diametralmente opuesta.

Si Call of Duty maneja una escala reducida, Battlefield maneja una enorme; si Call of Duty es súper acelerado, Battlefield tiene un compás más pausado; si Call of Duty tiene mecánicas de fantasía, Battlefield tiene las botas pegadas al suelo; y la lista continúa.

¿Para quién es Battlefield 1?

Bueno, de entrada, para quien tenía un apetito insatisfecho por regresar a las guerras clásicas. Es decir, Battlefield 1 te hará recordar los días de la Segunda Guerra Mundial ―aunque esté situado en la Primera Guerra Mundial―, con sus campiñas europeas, molinos y ciudades afrancesadas. Nada de viajes intergalácticos o planetas exóticos.

De la mano de lo anterior viene también un ritmo de juego mucho más pausado. Acá las botas están bien metidas en el lodo y si tratas de correr por una pared o aplicar un doble salto, lo único que lograrás es que un francotirador te vuele la cabeza con la mano en la cintura. Ese compás de juego también es resultado de escenarios gigantescos y partidas para 60 jugadores donde, si no trabajas en equipo, acabarás siempre al fondo de las tablas de posiciones. Eso sin mencionar que algunos modos de juego multiplayer toman hasta una hora en revolverse.

En pocas palabras, Battlefield 1 es para los pacientes; para los que saborean dando soporte y cumpliendo otros propósitos, no nada más matando todo lo que se mueva, y para los nostálgicos de la guerra clásica. Incluso su campaña se asemeja más, en tono, a War Horse que a un Black Hawk Down o algo por el estilo.

¿Para quiénes NO es Battlefield 1?

La primera advertencia sería alusiva al ritmo. Cuando pasas de Call of Duty o Titanfall a Battlefield, sientes que traes unas pesas en los tobillos y eso puede resultar desesperante para algunos. Se vale.

Una distinción muy puntual con Call of Duty son los vehículos. Battlefield siempre ha reservado un lugar táctico muy especial para la maquinaria de combate, misma que ni siquiera Titanfall integra con el mismo enfoque. Así que, si te importan un pepino los tanques y los aviones, busca en otro lado.

Las campañas de Battlefield, si bien explosivas, no manejan un ritmo tan intenso como las de otros FPS y ésta no es la excepción. Eso por una parte y, por otra, está el diseño, puesto que los niveles de Battlefield 1 son muy abiertos en relación con el corredor estrecho y saturado de Call of Duty, así como las postales medianas y desoladas de Titanfall 2. Entonces, si andas con antojo de montañas rusas, ésta no es la opción.

Para rematar y, como producto de su gran escala, Battlefield 1 tampoco es para los entusiastas de los eSports. Los escenarios y el conteo de jugadores son demasiado grandes y DICE simplemente no ha encontrado una forma óptima de integrar esa experiencia a la escena competitiva.

Y al final también hay que mencionar el asunto del contenido. Al margen de su concepto y mecánicas, Battlefield 1 es un juego al que seguramente le añadirán varios elementos, modos y mapas en meses futuros pero eso costará dinero adicional, situación que puede resultar irritante para algunos.

En resumen, Battlefield 1 es un juego un poco más lento, que se toma su tiempo y demanda que tú también te tomes el tuyo para disfrutarlo. Si traes prisa, olvídalo... hablamos de partidas de media hora. Puede ser desesperante, lo reconocemos.

Concepto: Ciencia ficción
Curva de aprendizaje: Baja
Lanzamiento: 28 de octubre

Para cerrar la lista, está el tercero en discordia: Titanfall 2, que realmente no se parece a ninguno de los anteriores. Sí, maneja un concepto de ciencia ficción, pero su lectura del futuro es todavía más distante que la de Call of Duty: Infinite Warfare; mientras que su multiplayer es todavía más vertical y acelerado que el del shooter de Activision.

¿Para quién es Titanfall 2?

De entrada, para los que tienen PlayStation 4 pues la iteración original fue exclusiva de plataformas Xbox y si tú estás entre los simpatizantes de Sony, Titanfall 2 realmente constituye una experiencia que no puedes dejar pasar porque, como mencionamos en el párrafo de introducción, no se parece a nada que hayas visto recientemente. De hecho, Call of Duty adoptó algunas de sus mecánicas más recientes de Titanfall pero la forma en la que Respawn mezcla sus ingredientes es única. Así que, si tienes un PS4 y buscas algo fresco, Titanfall 2 es para ti, sin lugar a dudas.

Titanfall 2 también es para ti si jugaste el original pero quedaste con un aire de insatisfacción, especialmente con la campaña. Es decir, Respawn atendió todas las quejas... todas. Y el resultado es la versión más evolucionada de la experiencia, de modo que si tienes Xbox y quedaste con hambre de más hace un par de años, Titanfall 2 tampoco te va decepcionar. Incluso tiene campaña.

El ritmo es otro elemento importante. De los 3 en esta lista, Titanfall 2 es probablemente el más preciso, acelerado y con mayor verticalidad de todos. Se supone que rara vez estés en el suelo y, en su lugar, te la pases columpiándote, trepando paredes, eliminando pilotos enemigos en el aire o haciendo rodeo sobre titanes. Es una experiencia singular y súper fluida. Si eso es lo tuyo, no encontrarás mejor exponente esta temporada.

Algo que habíamos olvidado pero también es muy importante es el tema del pase de temporada. Tanto Battlefield 1 como Call of Duty: Infinite Warfare están diseñados como plataformas para contenido adicional pagado que llega conforme transcurre el año. Titanfall 2, por su parte, no funciona así. Recibirá mejoras y nuevos elementos pero los recibirás de forma gratuita, lo que también puede significar un factor decisivo para los compradores. Dicho de otra forma, Titanfall 2 también es para ti si, en una sola exposición, te quieres llevar el juego completo y sus añadidos subsecuentes, lo cual resultaría más que lógico.

¿Para quiénes NO es Titanfall 2?

Si buscas explosiones e intensidad en el modo para un solo jugador, nos apena decirte que Titanfall 2 no te ofrecerá eso. Puedes leer la reseña para detalles adicionales, pero baste con explicar que la campaña de Titanfall 2 maneja un ritmo más bien añejo, como el de Half-Life. Entonces NO te vayas a ir con la finta de que, por ser obra de los creadores de Call of Duty, el single-player emplea la misma fórmula.

Titanfall 2 tampoco es tu juego si esperas súper gráficos. Respawn Entertainment siempre antepone el rendimiento (60 cuadros por segundo) al aspecto, así que, como su antecesor, este juego tiene un apariencia un tanto avejentada. No luce rotundamente mal, pero los 2 nombres adicionales en esta lista le llevan una ventaja muy considerable a Titanfall 2 en este apartado.

Y por último, Titanfall 2 tampoco es para los que aspiran a ser profesionales. Hablamos con los desarrolladores del juego en varias ocasiones y, aunque no lo descartaron por completo, tampoco demostraron un afán muy agudo por darle a Titanfall 2 un giro eSport.

LAS OTRAS ALTERNATIVAS

Ahora bien, Titanfall 2, Battlefield 1 y Call of Duty: Infinite Warfare protagonizan esta lista porque debutan con escasas semanas de diferencia. Ni por mucho, tiempo suficiente como para ahorrar y adquirir los 3. Pero no son los únicos FPS disponibles este año: Overwatch, Battleborn y Doom son 3 opciones adicionales que se estrenaron en meses pasados y también varían mucho en cuanto a enfoque.

Los primeros 2 son shooters con héroes, donde cada personaje tiene aptitudes y herramientas de combate distintas a las de sus compañeros. Aquí sólo hay que acotar que Battleborn no es un juego intuitivo; a veces se siente falto de contenido y el tamaño de su comunidad es una enorme interrogante. Y Doom está, literalmente, en otra dimensión, con un énfasis en el modo single-player, frenético ritmo; abundancia de gore y una reinterpretación de conceptos de la vieja escuela.

Dicho todo eso, es muy probable que si te gustó alguno de esos 3, lo hayas comprado en su momento y tu problema sea con los juegos que debutaron en semanas recientes o lo harán próximamente. Esperamos que con esta breve guía, te hayamos podido orientar y tomar la decisión sea más fácil.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos