Saint Seiya: Sanctuary Battle PlayStation 3

LEVELUP

6

Una vez más tendremos la oportunidad de revivir las aventuras de los guerreros de Athena, en un título exclusivo para PlayStation 3. Reviviremos los primeros capítulos de la serie y pelearemos como Hyoga, Shiryu, Shun, Pegasus Seiya Seguir Leyendo

Una vez más tendremos la oportunidad de revivir las aventuras de los guerreros de Athena, en un título exclusivo para PlayStation 3. Reviviremos los primeros capítulos de la serie y pelearemos como Hyoga, Shiryu, Shun, Pegasus Seiya o Ikki. Eleva tu cosmos y acompaña a estos poderosos personajes en su batalla por salvar a Saori. Colapsar

Detalles

Desarrollador: dimps

Publisher: Namco Bandai

Género: Acción

Fecha de lanzamiento:

Saint Seiya: Sanctuary Battle, o como se le conoce también, Saint Seiya Senki (y de la traducción literal del japonés hay quien también le dice Saint Seiya: Chronicle), es un juego de hack and slash, pégales con todo, botonazos y demás, que salió en Japón en noviembre de 2011 distribuido por Namco Bandai. Se pensaba que no iba a llegar a América, como los dos juegos anteriores para PlayStation 2, sin embargo, ocurrió el milagrito y por fin está por llegar, aunque hizo una escala en Europa en marzo de 2012. En Latinoamérica existe una enorme cantidad de fanáticos de la serie (en Estados Unidos, Knights of the Zodiac no fue famosa), pues fue una de las series más exitosas de Japón a principios de la década de 1990 y sus retransmisiones han sido recibidas favorablemente.

Sanctuary Battle cuenta una historia que muchos conocen, pero otros no, así que para ellos, acá la resumimos. La diosa griega Atenea (conocida en la obra de Masami Kurumada como Atena... a partir de ahora le diremos Atena, para no hacernos bolas) reencarna cada cierto tiempo después de vencer a las fuerzas del mal que amenazan la paz y prosperidad de la Tierra (casi siempre Hades es su enemigo). Atena reencarna en la época actual, como bebé, por supuesto, y era cuidada en el Templo de Atena, en Grecia, por el Patriarca del Santuario y doce caballeros dorados (que hacen las veces de guaruras de Atena). ¿Cuál Santuario? ¿Qué Patriarca? ¿De qué rayos estamos hablando? No preguntes. El Patriarca enloquece de poder y trata de matar a Atenea. Uno de los caballeros dorados, Sagitario, se da cuenta de la atrocidad y salva a la bebé y trata de escapar del Santuario, pero los otros caballeros dorados, engañados por el Patriarca, creen que es Sagitario quien quiere matar a la reencarnación de Atena y Capricornio deja moribundo a Sagitario. ¿Hasta ahí vamos bien? Bueno. Un turista japonés, llamado Matsumasa Kido, iba paseando por las faldas del Santuario y encuentra a Sagitario moribundo, quien en su último aliento le encarga a la bebé y su armadura dorada, mientras le explica lo que te acabamos de explicar.

Matsumasa Kido cría a la bebé con el nombre de Saori Kido y le oculta la verdad, para que la historia sea más interesante. Matsumasa Kido tiene una fundación con doble giro; cría huérfanos y los entrena para que obtengan armaduras de caballeros de Atena y los manda a lugares como La Isla de la Reina Muerte, con volcanes en erupción, o a Siberia, con temperaturas bajo cero, sin que la UNICEF haga algo al respecto. Trece años más tarde, diez de los huérfanos que crió logran obtener una armadura de bronce y regresan para participar en el torneo galáctico para ver si se ganan la armadura dorada de Sagitario. Después de un largo bla-bla-bla, donde destacan los protagonistas de la historia, los bronceados Pegaso Seiya, Dragon Shiryu, Cisne Hyoga, Andrómeda Shun y Fénix Ikki, todos se enteran de la verdad: de que hay más caballeros de bronce, plata y oro y que todos quieren matar a Atena-Saori porque piensan que es una impostora. Deciden ir al Santuario para ver si pueden arreglar las cosas platicando, pero un caballero de plata, Sagita, encaja una flecha mágica en el corazón de Atena. Ahora los caballeros de bronce tienen doce horas para ir por el Patriarca, el único capaz de sacar la flecha del corazón de Atena, pero tendrán que pasar por todas las casas del Zodíaco, enfrentando a cada uno de los caballeros dorados, cuyo poder es inigualable. Ah, ¿verdad? Y toda la aventura de las doce casas es el modo de historia de Sanctuary Battle, este juego para PlayStation 3.

El modo de historia es una réplica exacta de los hechos de la caricatura (adaptado, claro, para el videojuego). Comienzas en la casa de Aries y no peleas contra él; en vez de ello, él reparará las cinco armaduras de tus primeros personajes jugables (los cinco de bronce que ya mencionamos... bueeeeno, está bien... Seiya, Shiryu, Hyoga, Shun e Ikki... ¿contento?). Y Aries aprovecha para darte el tutorial, que engloba lo que podrás hacer en los modos de juego. Tienes dos ataques básicos: el rápido y débil y el lento y fuerte. Si los combinas, por ejemplo, un débil y un fuerte o dos débiles y un fuerte, harás diferentes combos. Cada caballero tiene su estilo de pelea y aunque parezca que todo es igual al final de cuentas, sus diferencias se van marcando conforme avanzas. La cámara no es libre y las tomas son automáticas, pero al momento de pelear se bloqueará el escenario con paredes invisibles y se convertirá en una pequeña arena.

Hay dos bloques en el modo historia. Entre casa y casa recorrerás largos pasillos techados y al aire libre, donde llegarán grupos de enemigos a los que tendrás que vencer. Los soldados parecen genéricos al principio, pero después aparecerán más y será más difícil continuar. Están los soldados normales; hay otros pequeñitos que son más rápidos y que después traerán armas, como cuchillos, lanzallamas o antorchas (el fuego te hace mucho daño). También están los soldados gigantes, que te golpearán con más fuerza y después te atacarán con piedras, pilares o te sujetarán para que otros te golpeen. Y están los soldados flacos que te atacarán a distancia con flechas o látigos. Podrás ser muy caballero del zodiaco, pero cuando te caen más de cincuenta, es probable que te derroten sin que comprendas qué rayos pasó. Cada vez que derrotes a un grupo de soldados, la miniarena con paredes especiales desaparecerá y podrás continuar.

Los escenarios tienen dos aspectos: en contadas ocasiones tendrás que saltar abismos (en muy pocas); si caes en uno, te bajará la energía vital (si tienes poca, morirás); el otro aspecto son los objetos destruíbles; las vasijas podrás romperlas con golpes normales, pero los pilares requerirán de un movimiento especial; al romper estos objetos liberarás esferitas que te ayudarán de diversas formas dependiendo de su color; unas te darán puntos, otras te aumentarán temporalmente el ataque y la defensa y otras te harán recuperar energía vital o cosmo. Los escombros de los pilares al derribarse te provocarán daño lo mismo que a los enemigos. Antes de llegar a una casa, aparecerá un subjefe. Los subjefes son personajes conocidos de la serie, como los caballeros negros, Casius o el caballero de plata Misty; ellos tienen ataques especiales y una barra de energía. Cuando vences al subjefe, podrás proceder a enfrentar al caballero dorado.

Los caballeros dorados pelean en una arena fija y, aunque cada casa es diferente, la dinámica es más o menos igual para todos. Te atacan con poderes especiales que requerirán que pienses bien en qué momento acertar tus golpes. Son rivales muy difíciles y cada uno tiene técnicas distintas. Cuando al caballero dorado le queda media barra de energía, la batalla se transportará a un escenario vacío, sin obstáculos entre los dos peleadores, lo que complicará las cosas.

Cada vez que termines un pasillo o venzas a un caballero dorado, tendrás la oportunidad de contabilizar los puntos de experiencia que reuniste y tu dinero. Cada caballero tiene una tarjeta de estadísticas que, como un RPG, podrás modificar con los puntos de dinero (el autor de este previo le dice dinero a esa unidad que, la verdad, no es dinero, pero para fines prácticos, así le llamaremos).

Los fans de la caricatura encontrarán muchos detalles relacionados con el material original; por ejemplo, cuando llenas el cosmo, los caballeros de bronce dibujarán en el aire sus constelaciones, como Seiya o Hyoga, de la misma forma que lo hacen en la animación, conservando su personalidad; Ikki, por su parte, se limitará a caminar amenazante rodeado del fuego del infierno. Y, por supuesto, todo lo que esperan ver en el juego, estará: las diferentes rosas de Piscis, la ejecución de aurora de Acuario, las ondas infernales de Cáncer, la tormenta nebular de Shun y sus detalles. Incluso habrá momentos en que los caballeros peleen con su armadura destrozada o hasta sin armadura; en esos casos, la energía vital no se recuperará, pero el cosmo arderá mucho más, tratando de seguir la lógica de la animación.

Sabemos que en Japón existe DLC para este juego, con personajes y armaduras de otros capítulos de la serie. Se desconoce si estarán disponibles en América también, pero sabemos que, sorpresivamente, Saint Seiya: Sanctuary Battle dejará cien por ciento satisfecho al fan de los Caballeros del Zodiaco y puede presentar un reto interesante para los que desconocen la serie, pero buscan un juego para desconectar la mente y desestresarse presionando botones y golpeando soldados genéricos.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos