PlayStation Now: mesías o hype

¿Representa el servicio de Sony el final para las consolas tradicionales?


Sony atrajo las miradas de toda la industria de los videojuegos la semana pasada cuando anunció su servicio de streaming, PlayStation Now, el cual representa, para muchos, el inicio del fin para la consola física, pues pretende transmitir juegos vía Internet a cualquier dispositivo con una conexión, sea plataforma dedicada, portátil o televisor. En otras palabras, la función de procesamiento que hoy cumple la consola, sería ejecutada por servidores a distancia y el dispositivo en nuestras manos sólo reproduciría un video interactivo. Suena bien, ¿no? La realidad es que, si funciona, genuinamente tiene potencial para revolucionar el entretenimiento interactivo. Pero esa condición "si funciona", conlleva grandes interrogantes.

Consultores y figuras con autoridad en la industria actúan como si PlayStation Now fuera la invención de la rueda y por tanto, estuviera destinada al éxito, pero hay que recordar que antes hubo un proyecto con las mismas características. Su nombre era OnLive; parecía prometedor, tuvo una buena promoción y aunque aún existe, pasó por la bancarrota hace un par de años, lo que indica que no fue la aplanadora de consolas que todos imaginaban.

Como mencionó el analista, Arvind Bhatia hace unos días, "el modelo de negocios para juegos streameados es mucho más difícil de lo que aparenta." Puesto de otra manera, quien asegure que ésta será la última generación de consolas debido a servicios como PlayStation Now, está haciendo una predicción prematura y aventurada, porque no hay manera de saberlo con certeza. El principio detrás de PS Now involucra numerosas variables y debe resolver varios problemas antes de saber si será rentable, eso sin mencionar si reemplazará al Xbox One o al propio PlayStation 4.

El servicio fue anunciado en CES 2014. Su Beta comenzará este mes en Estados Unidos y debutará en verano
El servicio fue anunciado en CES 2014. Su Beta comenzará este mes en Estados Unidos y debutará en verano

Ni siquiera sabemos si podremos usar PS Now

La primera variable a considerar es el ancho de banda y la velocidad de las conexiones de Internet en el mundo. Sony ha dicho que PlayStation Now requerirá una velocidad de conexión mínima de 5 Mbps para funcionar de manera óptima y los números más recientes divulgados por el proveedor Akamai establecen la velocidad de conexión promedio mundial en 3.3 Mbps.

Queda claro que Sony no podrá llevar PlayStation Now a todo el mundo, pero es probable que la compañía solamente esté interesada en Estados Unidos y Canadá (8.7 Mbps), Europa (7.9 Mbps), Corea del Sur (13.3 Mbps) y Japón (12.0 Mbps). Eso significa que América Latina tendrá problemas porque la velocidad de conexión oscila entre los 3.6 Mbps de México y los 0.9 Mbps en Bolivia –Chile se ubica en los 2.9 Mbps–. De modo que si ya se vieron jugando God of War 3 en su televisor Bravia, consideren antes si su conexión está a la altura de lo que Sony demanda.

Una vez que establecimos eso, debemos pensar cuánta gente realmente adquirirá el servicio y si será rentable, pues es necesario considerar lo que cuesta mantener una infraestructura de servidores como la que PS Now requerirá.

Adiós a la calidad

Asumamos por un momento que viven en la Ciudad de México o en Santiago de Chile y que, contrario a lo que establecen los promedios, la velocidad de su conexión oscila entre los 5 Mbps y los 6 Mbps. Pues bien, eso significa que si PlayStation Now toca a la puerta, gozan del recurso elemental para usarlo, pero eso no implica que la calidad será equiparable a la de su PS3. "Contadores de pixeles y aficionados a los gráficos advertirán mínimas concesiones en el departamento visual, como artefactos de compresión", explicó el administrador de comunidad de SCEA, Sid Shuman, quien aclaró que la imagen será consistente con lo que se ve en el modo Remote Play del Vita. Para terminar pronto, se sacrificará la fidelidad gráfica que, sobra decirlo, es sumamente importante para los jugadores más entusiastas, pero también se verá afectado el aspecto responsivo.

Horas después de que Andrew House presentara PlayStation Now en CES, apareció el primer reporte –con evidencia visual incluida– de pronunciado desfase en el control de juegos reproducidos vía PS Now, y quien compartió su testimonio se ubicaba en Estados Unidos, donde las conexiones son supuestamente, ideales. En concreto, lo que vimos fue el video de una persona jugando God of War: Ascension en el piso de exhibiciones de CES 2014, quien claramente agitaba los sticks y aguardaba un segundo (aproximadamente) para apreciar el movimiento replicado en la pantalla.

Algunos debatirán que la calidad de imagen y audio en Netflix y Spotify es inferior a la de un Blu-ray o un vinil y, sin embargo, son servicios exitosos, pero la diferencia es que esos medios son pasivos. En otras palabras, aunque una película o canción se vea o escuche con menos calidad, la experiencia en sí permanece más o menos intacta, es decir, vemos la película y escuchamos la melodía, pero el videojuego implica siempre interactividad inmediata, desde FIFA 14 hasta The Walking Dead, así que un desfase con estas características amenaza con estropear todo lo que significa jugar.

Así las cosas, parece que PlayStation Now enfrenta, de inicio, fronteras tecnológicas y otras de calidad que podrían comprometer la experiencia. OnLive padecía los mismos problemas y, al margen de las causas de su eventual crisis, la latencia siempre fue uno de ellos.

OnLive intentó lo mismo que Sony y fracasó, así que fácil no es
OnLive intentó lo mismo que Sony y fracasó, así que fácil no es

Una solución parcial a la falta de retrocompatibilidad

En el papel, parece que PS Now dará la vuelta al problema de la retrocompatibilidad en PS4, pero en la práctica, no todo es miel sobre hojuelas. Digamos, por ejemplo, que vendiste tu PS3, pero conservas algunos clásicos como The Last of Us y piensas que con PlayStation Now puedes introducir el disco en el PS4, y aunque la arquitectura del aparato sea diferente, éste canalice su reproducción a los servidores y voilà, ¡a jugar!

Pues no… Sony descartó este tipo de puenteo, y aunque no lo reconoció explícitamente, la decisión seguramente obedece a motivos de negocios, porque las ganancias de PlayStation Now estarán en las rentas y las suscripciones. ÉSTE NO SERÁ UN SERVICIO GRATUITO, así que ofrecer algo como lo antes descrito implicaría un gasto enorme en infraestructura sin ganancia para la empresa. De modo que si quieres jugar The Last of Us o Resistance 2 en PS4, tendrás que suscribirte y pagar, aunque tengas esos juegos en formato físico.

Será interesante usar PS Now en celular, ¿pero cuántos megas consumirá?
Será interesante usar PS Now en celular, ¿pero cuántos megas consumirá?

Un modelo más difícil de lo que aparenta

Esto nos lleva a recordar la cita del analista, quien hablaba de lo complicado que podía ser sacar jugo a un modelo de negocios como el de streameo de juegos. OnLive sería un buen ejemplo, pues aunque se sospecha que la causa de su crisis estuvo en mala administración, lo cierto es que la compañía nunca se convirtió en el leviatán devora-consolas que muchos esperan que PS Now sea. De hecho, cuando se vio de frente con la bancarrota, OnLive se mantenía con la recaudación de fondos y ni siquiera podía pagar la nómina de 150 personas. Esto nos dice algo sobre las pretensiones de Sony: no será fácil.

El plan, como se conoce en este preciso instante, implica que PS Now sea un servicio que ofrezca la librería de juegos de PS3 a los poseedores de un PS4 y posteriormente, a los dueños de un Vita, a cambio de una suscripción. Los datos no son públicos, pero no se necesita ser un genio para asumir que buena parte de los 4 millones de PS4 que hay en el mercado en este momento, pertenecen a alguien que tiene también un PS3 y, probablemente, lo mismo aplique a la portátil.

Si ése es el caso, nos preguntamos para qué querría un consumidor así pagar la suscripción, si tiene la consola original que corre esos juegos. Entonces, lo interesante vendrá cuando Sony ofrezca esto a quien no necesariamente tiene un PS3 o se refiera a títulos previos, de PS2 o incluso de PS1. La clave está en hacer creer al mercado que necesita el servicio y PS Now apenas inicia; está lejos aún de adoctrinar a sus posibles consumidores.

El PS4 es ya un gran éxito para Sony así que pensar que acaba de inventar al asesino de su propia consola es difícil de creer
El PS4 es ya un gran éxito para Sony así que pensar que acaba de inventar al asesino de su propia consola es difícil de creer

El futuro es digital, pero...

No me malentiendan. El futuro de la industria es digital, lo queramos o no, simple y sencillamente porque el progreso de Internet no se interrumpirá y en la próxima década las velocidades de conexión se incrementarán, lo que hará viables y accesibles modelos como el del PS Now. A lo que me refiero es a que, en este momento, la realidad es otra. Muchas de las economías emergentes con acceso a la red y a dispositivos como el PS4, no necesariamente gozan de las mejores conexiones; incluso en Estados Unidos hay una buena cantidad de personas que apenas supera los requerimientos de PS Now.

Si el panorama mundial de Internet mejora de manera medianamente uniforme, si Sony resuelve los problemas de latencia y calidad, y si ofrece una librería más amplia para un repertorio más diverso de equipos compatibles, entonces hablaremos de una amenaza para las consolas físicas. Mientras eso ocurre, seguiremos viendo a PS Now como un enorme signo de interrogación.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos