Análisis: Steam Controller

Un versátil y poderoso control todo en uno


El propósito de Steam Hardware es llevar el tradicional equipo de cómputo a la sala del hogar. Se trata de un caso singular porque la filosofía más reciente de la industria pretende igualar el comportamiento de las consolas con el de una PC. Valve intenta lo contrario: convertir un equipo de cómputo en un centro multimedia diseñado para que lo usemos en la sala de la casa. En otras palabras, mientras que las consolas quieren ser una PC, Valve la quiere que la PC sea una consola. Lo cual no está mal y es una tarea noble.

La pieza fundamental para lograr lo anterior es el Steam Controller, un dispositivo para sobrellevar las limitaciones de hardware cuando trasladamos a la PC a un ambiente diferente. Su diseño lo hace lucir familiar para un gamer, ya que cuenta con 2 superficies táctiles con tamaño considerable donde —en un control de Xbox One— se ubicarían los sticks análogos; del lado derecho encontramos una clásica configuración de 4 botones (X, Y, B y A) y del lado opuesto se encuentra el stick análogo. En la parte superior están los gatillos y bumbers y en la parte trasera, 2 solapas.

A pesar de que parece similar a otras ofertas, el Steam Controller se siente diferente cuando lo usas la primera vez, pero con la práctica la experiencia deja de ser extraña. Veamos ahora los detalles. Los gatillos se sienten endebles y de calidad inferior cuando los comparamos con otras ofertas en el mercado; una ligera presión sobre ellos activa su funcionamiento y no requiere demasiada profundidad para operar; asimismo, cuenta con un frenillo que detiene el movimiento y aplicar más fuerza sobre él activa una segunda función. La superficie táctil del lado derecho se encarga del movimiento y la puntería del dispositivo, y ofrece una superficie de tamaño considerable sin textura que se apoya con la retroalimentación háptica. Dicha retroalimentación en realidad es un pequeño motor con un contrapeso que se activa con el movimiento, como una guía para sentir esto. Por su parte, la configuración de botones se siente muy lejos del apartado de movimiento, lo que resulta en una experiencia desconocida e incómoda que obliga a usar largos desplazamientos de pulgar.

Supuestamente, este dispositivo de Valve está diseñado para poder controlar todos los aspectos de una computadora y también sus juegos, sin embargo, el resultado me pareció muy diferente a lo que estoy acostumbrado. La primera prueba que corrí fue dentro de un FPS de arena que requiere un nivel sin igual de precisión y destreza mecánica, me refiero a Quake Live. No pienso en un título más demandante que éste para probar el funcionamiento del periférico dentro del género.

El sistema de movimiento en Quake Live se puede explotar para incrementar la velocidad en una actividad denominada Strafe Jump, que requiere presionar 2 comandos y aplicar un vector adicional de movimiento, es decir, apuntar a una dirección. El juego permite usar hasta 13 armas, así que sin una configuración adecuada terminas haciendo malabares con tanta variedad. La primera vez que apunté la mira, el disparo llegó al cielo en un movimiento vergonzoso e irregular. Un par de minutos después me acostumbré al panel táctil del Steam Controller y fue sorprendente descubrir que se comporta muy diferente a una palanca análoga tradicional y emula un mouse mucho mejor de lo que había pensado, así que realizar Strafe Jump fue una tarea posible después de algunos minutos de adaptación.

Está diseñado para poder controlar todos los aspectos de una computadora

Apuntar de izquierda a derecha requiere un solo movimiento del pulgar y es preciso hasta que el dedo toca los bordes del panel, entonces hay que reubicarlo al centro o en cualquier lugar para iniciar un nuevo vector. El funcionamiento es diferente al de un stick, donde inclinas la palanca para iniciar un movimiento y lo detienes hasta que llega a su destino; con el Steam Controller sólo debes arrastrar el pulgar la distancia requerida, por eso requiere entrenamiento y memoria muscular para dominarlo. Así pude disfrutar unas buenas partidas de Quake Live contra adversarios controlados por la computadora en una dificultad elevada. El movimiento resultó intuitivo y la puntería, aunque con algunos contratiempos técnicos, fue una experiencia sólida y sumamente disfrutable.

Un aspecto que hace superior al Steam Controller respecto a otros mandos, es su nivel de personalización y configuración. Cuando ingresas en un nuevo título, Big Picture de Steam te señala que aún no cuentas con configuración y te invita a elegir una. Dentro del menú para configurarlo es posible elegir una combinación creada por defecto para el juego, donde emula de la mejor manera el teclado y ratón; también puedes seleccionar una configuración creada por algún miembro de la comunidad. Elegí la configuración más popular en Steam dentro de Quake Live, pero después me aventuré a crear mi propio arreglo.

Similar a lo que conocemos
Similar a lo que conocemos

El menú de configuración del Steam Controller es profundo y cuenta con opciones que nunca antes había pensado que existían. Generalmente, cuando configuro un teclado y un ratón, lo único que me preocupa es la sensibilidad, la aceleración y los comandos en cada tecla. El Steam Controller va más allá porque ofrece varias opciones en cada botón; por ejemplo, el comportamiento del panel táctil se puede modificar para emular una palanca análoga, un trackball, un pad direccional y hasta un joystick; cualquier opción impacta de forma sutil el funcionamiento para adecuarse a prácticamente a cualquier juego y aplicación. Adicionalmente, pude cambiar la aceleración del dispositivo, la magnitud de la retroalimentación háptica y el comando que ocupa el botón del panel. En general, quedé satisfecho con todas las opciones disponibles y me di cuenta de lo básico y primitivo que resultan las posibilidades de configuración en consolas.

Modifiqué el Steam Controller para que se adecuara a mi estilo de juego, así que tenía en la punta de los dedos las armas que requería en cualquier momento, sin necesidad de levantar y quitar los pulgares de la mira y el movimiento. Dejé el salto en la solapa izquierda, la escopeta en el stick izquierdo, el lanzacohetes en el bumper derecho y mi Railgun en el izquierdo; todo funcionó bien con muy poco ensayo y error.

La emulación de un mando tradicional deja mucho que desear

La oferta de juegos en Steam y PC tiene más opciones de disparos, así que mi segunda opción para probar el Steam Controller fue Helldivers, donde se requiere precisión y coordinación de ambas palancas análogas. Para disfrutar el título de Arrowhead Studios, Steam me recomendó utilizar una configuración por defecto; de hecho, se trataba de la única disponible por ser un lanzamiento reciente. En primer lugar, la emulación de un mando tradicional deja mucho que desear en la superficie táctil y dentro del juego. Sucede que la superficie tangible es muy amplia y requiere movimientos largos para efectuar la acción deseada, lo que resultó en una experiencia irregular cuando la comparas con Quake Live. Por otro lado, el panel izquierdo que emula un pad direccional resultó muy sensible y registra múltiples introducciones de comandos, lo que dificultó la tarea de invocar Estratagems.

La deficiencia de la emulación análoga sucede en títulos en tercera persona, como Bound by Flame de Spiders, donde los sutiles comandos apenas registran movimiento en pantalla y requieren múltiples intentos y reajustes para funcionar. Dentro de este apartado de acción y aventura en 3D, la gran área del panel derecho dificulta la tarea de presionar el conjunto de botones X, Y, B y A. Con un poco de práctica logré conducir mejor al personaje, pero la irregularidad y falta de familiaridad persistió a pesar de probar diferentes ajustes.

Configuración sin límites
Configuración sin límites

El Steam Controller también sirve para operar las funciones de una PC, al sustituir teclado y ratón de forma exitosa, aunque con algunos inconvenientes dentro de Steam Big Picture. Dicho ecosistema es la punta de lanza para lograr que la experiencia de uso de la PC sea intuitiva y sencilla. En la interfaz de usuario de Big Picture es posible ingresar en toda la librería de Steam donde puedes ver cuáles juegos son compatibles con el control; si el título es incompatible, el sistema te avisa que la experiencia no está optimizada para el uso del control. No se trata del fin del mundo porque el control de Valve está equipado para emular el teclado y ratón, y gracias a eso configuré Half-Life 2 después de varios intentos. ¿Puedes creer el juego estelar de Valve no tiene soporte nativo para Steam Controller?

Big Picture también cuenta con las funciones que encuentras en Steam: chat con amigos, acceso a tienda, comunidades y hasta navegador en Internet. La experiencia dentro de este último me hizo ver que Big Picture aún está muy lejos de ofrecer lo que anuncia. A pesar de que la función de controlar mouse y teclado es sencilla, los comandos más utilizados y necesarios para navegar en Internet presentan algunos inconvenientes técnicos, pues es común que se pierdan pestañas y que la función táctil deje de operar, lo que deja varado el puntero del mouse. Lo anterior me obligó a reiniciar el navegador muchas veces hasta que encontré un botón que muestra todas las pestaña y las páginas perdidas. Sin duda, aún falta mucho camino por recorrer en cuanto a claridad y estabilidad.

Después de probar el Steam Controller durante una semana llegué a la conclusión de que no está diseñado para reemplazar a un control tradicional de consola, pues en la mayoría de los casos funciona aceptablemente, pero sólo para sesiones casuales y esporádicas. El Steam Controller es una alternativa para fortalecer la llegada de Steam a la sala de la casa y eventualmente, al resto de las habitaciones gracias a que es un robusto agregado de ideas y soluciones prácticas para controlar todos los aspectos de una PC tradicional. Por tal motivo, no lo recomendaría como un sustituto de un control tradicional. Lo mejor es que no se trata de una pieza de hardware estática con un funcionamiento sin cambios ni modificaciones; el Steam Controller evoluciona constantemente con actualizaciones para corregir desperfectos y agregar novedades, lo que cierra la brecha entre consolas y PC.

El dispositivo cuesta $49.99 USD
El dispositivo cuesta $49.99 USD

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos