Ocarina of Time: ¿el mejor Zelda?

Un prodigio a prueba del paso del tiempo


Hablar de la llegada de Ocarina of Time es hablar de paciencia. El título de consola previo que apareció en 1992 en América fue A Link to the Past para el Super Nintendo. Tuvimos que esperar un sexenio para ver a Link nuevamente en nuestra pantalla de televisión (esa palabra suena tan antigua); eso sin contar Link’s Awakening para Game Boy, que fue lanzado en 1993. La espera valió la pena totalmente, ya que Nintendo nos regaló el que hasta la fecha es considerado uno de sus mejores trabajos.

Las grandes ligas del gaming

Sé muy bien que cualquier cantidad de palabras que pueda vaciar en este texto no serán suficientes para hacerle justicia a Ocarina of Time. Se llevó la primera calificación perfecta de la revista Famitsu; tiene calificación de 99/100 en Metacritic y se trata de una de las obras maestras del medio, de eso no hay duda, pero no es mi Zelda favorito. Ya está, lo dije. Representa la primera vez que vimos a Link en 3D, explorando grandes terrenos, resolviendo acertijos y conquistando diferentes calabozos en los que se ocultan tesoros que son indispensables para continuar con la aventura. ¿Suena familiar? Lo es. Ocarina of Time no innovó en ese sentido, porque esencialmente tiene la misma secuencia de eventos que A Link to the Past: conseguir tres objetos que te abren la puerta al plato fuerte del juego, en donde deberás reunir más objetos (medallones, en este caso), para después usarlos en conjunto y abrir el portal hacia la batalla final. El esqueleto es prácticamente el mismo y funcionó tan bien que se siguió usando en títulos subsecuentes. Sin embargo, Ocarina of Time sí aportó mucho en cuanto a mecánicas de juego, desarrollo de personajes y elementos de exploración que nunca antes se habían visto en un Zelda.

El modo de juego

Por primera vez pudimos usar el Z-targeting, el cual abrió las posibilidades de combate y lo hizo más ágil e intuitivo. La forma en la que movemos a Link hubiera sido imposible de ejecutar correctamente con un D-pad, por lo que el stick del control del Nintendo 64 fue ideal, aunque la verdad era muy frágil y se averiaba con cierta facilidad. Por cierto, al estar escribiendo este texto, jugué la versión de WiiU y, aunque se siente muy bien jugarlo en la GamePad, el movimiento con el stick se siente un tanto extraño. Si lo has jugado en la consola más incomprendida de Nintendo, sabrás de lo que hablo. Desafortunadamente no lo tengo en su formato original, pero sí cuento con la edición especial que se hizo para Gamecube en la que están contenidas las 2 entregas para NES y las 2 para Nintendo 64.

Hablando de versiones, sin duda la mejor es la de Nintendo 3DS, no sólo por la mejora gráfica y de sonido, sino por lo cómodo que es y la gran ventaja que representa tener el menú constantemente en la pantalla inferior. El 3DS resultó ser el hogar ideal para este clásico de 1998. Incluye la modalidad Master Quest, lo que contribuye a hacer de esta versión la definitiva para disfrutar la primera aventura tridimensional del héroe de Hyrule. Considerando las ventas tanto de la versión de Nintendo 64 como las de Nintendo 3DS, Ocarina of Time es el título más vendido de la saga de Zelda. Por algo será.

La mejor versión disponible
La mejor versión disponible

Los orígenes de Hyrule

La historia en esta ocasión es mucho más profunda y por primera vez nos enteramos de cómo surgió Hyrule y quién lo creó. Hay mucho énfasis en la naturaleza y lo importante que es cuidarla. Los personajes tienen más personalidad, dejándonos ver sus miedos, remordimientos y sueños. El mismo Link inicia, como en A Link to the Past, dormido en su casa, pero teniendo una terrible pesadilla en la que, sin haber jugado un sólo segundo, los escritores ya nos anticipan la presencia de 3 personajes clave además del propio Link: Ganondorf, Impa y, por supuesto, Zelda. Nuestra primera tarea es ir a ver al Gran Árbol Deku, cuya muerte es uno de los detonadores de la aventura. No es una premisa tan simple como la de títulos anteriores, sino que va más allá y nos permite darle otra dimensión a la forma en la que vamos conociendo las motivaciones de los personajes. Las gráficas y animaciones contribuyen a esto, a pesar de venir de una época en la que muchos juegos con aspecto poligonal no pudieron dar el salto generacional y envejecer dignamente. La cara de tristeza y angustia de Saria cuando te despide del Bosque Kokiri es una muestra de lo significativas que son las relaciones en Ocarina of Time. Link no vivirá su aventura solo, sino que irá creciendo a la par de los personajes que lo acompañan. ¿Se te salieron las de cocodrilo en ese momento? La primera vez que pones pie en el Hyrule Field y se te muestra su inmensidad por medio de una toma aérea, sabes que las cosas van en serio y que es momento de perseguir tu destino.

Momento melancólico y decisivo
Momento melancólico y decisivo

La ocarina

La música también es uno de los puntos fuertes. Es la primera entrega de la franquicia en la que el título hace referencia a un instrumento musical, el cual es un personaje más en la historia y un objeto clave en la aventura de Link. Koji Kondo una vez más se subió al barco y compuso varias melodías que se podían ejecutar con los botones del control. Ir aprendiendo estas tonadas resultó ser una parte medular del juego, por lo que tenían que ser memorables y adaptarse al contexto en el que cada una se le presenta al jugador. Mi favorita es Bolero of Fire, ¿la tuya? Como dato curioso, el sonido de flauta que se escucha en la pantalla del título es el mismo que el de la flauta de Super Mario Bros. 3, sólo que más lento. Uno de mis momentos favoritos en gran parte lo es por la música con la que está ambientado. Me refiero a cuando Link llega por primera vez al Templo del Tiempo llevando las 3 piedras preciosas, abre el portal y toma por primera vez la Espada Maestra. Épico e inolvidable.

Lo que no se percibe a simple vista

No sé a qué edad habrás jugado Ocarina of Time por primera vez (yo tenía casi 20 años), pero al ir avanzando en la aventura y observando el crecimiento de Link en todos sentidos, de alguna manera me sentí identificado. Empieza siendo un marginado, casi todo mundo lo ningunea y lo menosprecia por ser niño. Vaya, casi nadie da un peso por él y con base en su esfuerzo al realizar las tareas que se le encomiendan, llega a ser el héroe que todo Hyrule estaba esperando. El Bosque Kokiri es una representación de aquello que debemos dejar atrás si queremos desarrollarnos como personas, encontrarnos a nosotros mismos y descubrir lo que la vida nos tiene preparado. Por otro lado, cuando crecemos pareciera que perdemos el permiso para soñar. La vida adulta nos devora y, en muchos casos, nunca logramos regresar a nuestro Bosque Kokiri, a esa Tierra de Nunca Jamás en la que encontramos todo lo que alguna vez nos dio identidad, pero que olvidamos al salir. Ocarina of Time es una historia en la que el protagonista no sólo se dedica a repartir espadazos a quien se le cruza en el camino, sino que, en su travesía, nos regala enseñanzas de vida muy valiosas. En ocasiones pareciera que sólo hace lo que le dicen sin profundizar en los porqués, pero el simple hecho de estar dispuesto a ponerse en riesgo por su rey, su princesa y su gente ya nos habla de un desarrollo y madurez importantes. Lo mismo sucede en la vida: el comienzo puede ser complicado y se puede pensar que no hay esperanza, pero si dejamos de cruzar los brazos, nos ponemos a trabajar y enfrentamos con valentía lo que se presenta, podemos ser los héroes de nuestra vida. Saquen los violines, por favor.

El Bosque Kokiri es una representación de aquello que debemos dejar atrás si queremos desarrollarnos como personas, encontrarnos a nosotros mismos y descubrir lo que la vida nos tiene preparado.

Los diálogos rayan en lo poético y están tan bien escritos que la historia que cuentan no se siente tan deprimente como en otras aventuras de Link, aunque, si lo piensas, hay varios elementos que la pueden clasificar como la más triste de la saga. Si quieres saber más de esto, te dejo este enlace a un análisis muy interesante que hizo la gente de Good Blood. Más allá de la aventura y cómo se juega, estamos adentrándonos en la vida de Link y en sus orígenes, habiendo crecido excluido (un niño sin hada) y después convirtiéndose en el elegido para salvar a Hyrule. Se puede ver un contraste entre lo que significa ser niño y convertirse en adulto, aunque el Link de la segunda parte más que adulto es un adolescente. En esta transición de 7 años se puede leer entre líneas que el verdadero villano de este cuento no es Ganondorf, sino el tiempo. Lo podemos ver cuando llegamos al Templo del Espíritu en el desierto, el cual sólo se puede completar jugando como niño y después como adulto. Es una conexión entre los 2 Links con la que podemos darnos cuenta de que uno depende del otro. Aunque Zelda regresa al pequeño Link a su época al final del juego, todo ese tiempo que pasó en la congeladora debió ser para él una pérdida. Sí, salvó el día, pero tanto él como Zelda regresaron a casa con varias heridas que, al final, fueron el precio de su victoria sobre el mal.

Un vínculo muy especial
Un vínculo muy especial

Todo este rollo nos lleva a la pregunta: ¿Ocarina of Time es bueno por la historia o por cómo se juega? Yo diría que las 2 cosas son sumamente importantes. Nintendo siempre se ha preocupado más por el entorno en el que estás jugando y lo que puedes hacer en él que por las razones por las que estás ahí. Sin embargo, la historia destaca porque se siente más humana, más cercana a lo que alguien puede llegar a experimentar en su vida. Los mensajes de Kaepora Gaebora pudieran parecer aburridos y puede que ni de chiste le pidas que te repita la información, pero además de darte tips, te deja ver su sabiduría y de alguna manera te advierte de los peligros que irás enfrentando. La forma de jugar nos permite sentirnos Link, imaginar que somos nosotros los que estamos cruzando ese puente para tener acceso al castillo de Ganondorf y los que damos ese golpe final con la Espada Maestra justo en la frente de Ganon.

Ocarina of Time dejó la vara extremadamente alta para las entregas posteriores de la saga. Su sucesor llegó tan sólo 2 años después (en el año 2000) y también es un digno representante de la franquicia, pero esa es otra historia, literalmente.

Hay mucho qué decir de esta maravilla de juego, pero más allá de eso me gustaría saber qué piensas, cuál fue o es tu experiencia al jugarlo y cuál es tu momento favorito. Cuéntame en los comentarios.

3 Zeldas en una sola imagen
3 Zeldas en una sola imagen

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos