Final Fantasy VII Remake: la reconstrucción de una leyenda

El JRPG más esperado de los últimos años está aquí y recordamos qué lo hace especial


Final Fantasy VII fue uno de los juegos mejor recibidos en PlayStation y tiene un lugar entre los JRPG más importantes de toda la historia. Es por esto que durante años la comunidad estaba sedienta por un remake que nos llevará de vuelta a Midgar para acompañar a Cloud Strife, Barret Wallace, Tifa Lockheart, Aerith Gainsborough y los miembros de AVALANCHE en su misión por acabar con la mega corporación Shinra, detener al malvado Sephiroth y de paso salvar el mundo.

Fue más de una década el tiempo que la comunidad se ilusionó con ver un remake del clásico para PlayStation. En ese tiempo, Square Enix poco ayudó en mantener las expectativas bajas, ya que un demo técnico para PlayStation 3 les mostró a todos lo glorioso que podía llegar a ser una nueva versión de esta historia.

No fue sino hasta 10 años después de que Square Enix mostró ese video cuando lo que un montón de jugadores quería escuchar se hizo realidad. Era la noche del 15 de junio de 2015 cuando, en su conferencia de E3 2015, la compañía que en ese entonces era conocida como Sony Computer Entertainment liberó un video que nos regresó a las calles de Midgar para dar la noticia que todos morían por escuchar: el remake de Final Fantasy VII se haría realidad.

Ese momento tan especial para la comunidad de videojugadores fue hace poco menos de 5 años, pero, por fortuna, la espera terminó. El pasado 10 de abril de 2020, Square Enix lanzó Final Fantasy VII Remake en PlayStation 4 como un juego que no sólo reconstruye una leyenda, sino que tiene todo para deleitar tanto a propios como a extraños. En caso de que aún no sepas cuáles son las razones por las que debes jugarlo, te contamos algunas de ellas.

Final Fantasy VII Remake para PlayStation 4 disponible en Liverpool

Final Fantasy VII: uno de los JRPG más emblemáticos de toda la historia

Que la gente haya perdido la cabeza por un remake de Final Fantasy VII no debe sorprender a nadie. Después de todo, el clásico de Squaresoft para PlayStation es uno de los JRPG más emblemáticos en toda la historia del gaming. Seas o no un experto en el género, es muy probable que en más de una ocasión hayas escuchado hablar de esta joya, sobre la historia que cuenta o sus emblemáticos personajes.

Determinar qué es lo que hace tan especial a Final Fantasy VII no es tarea sencilla y es que es de esas veces en las que las cosas se alinean a la perfección para entregar una aventura épica. Recuerda que es un RPG que trascendió al grado de que 23 años después de su estreno seguimos hablando de él gracias a que en 3 discos nos hizo llorar, sonreír y celebrar.

Ahora, si vamos a ponernos a señalar los aciertos de Final Fantasy VII tenemos que empezar por su historia. En ella se unió la creatividad de genios como Kazuhige Nojima; Tetsuya Nomura; Hironobu Sakaguchi y Yoshinori Kitase para hacernos sentir dentro en un conflicto enorme que se lleva a cabo en un mundo donde la gente está llena de miedos por la poca sustentabilidad de un sistema que ha creado enormes brechas sociales y que está consumiendo al planeta día por día.

Ahí tomamos el control de un grupo de rebeldes ―a quienes muchos tachan de ecoterroristas― que están dispuestos a sacrificar su vida con tal de dejar un mundo mejor a las futuras generaciones. Sin entrar en spoilers, este conflicto va evolucionando a tal grado que los protagonistas terminan como los únicos que pueden poner fin a los planes de uno de los villanos más emblemáticos de toda la historia del gaming, el mismísimo Sephiroth.

A eso hay que sumarle que el relato nos presenta a personajes carismáticos con los que es fácil encariñarse, así como momentos que hasta la fecha le duelen a quienes lo jugaron en 1997. Sin duda, lo tiene todo para ser considerada una de las grandes narrativas del género.

Otro punto importante de Final Fantasy VII está en su banda sonora, la cual está en el podio de las más significativas de toda la historia de los JRPG. Las piezas que salieron del enorme talento de Nobuo Uematsu saben tocar las fibras adecuadas del jugador para provocarle sensaciones inimaginables.

Temas como el de Tifa o el de Aerith son viajes nostálgicos que evocan perfectamente a los personajes que representan y hasta nos hacen extrañar tiempos mejores. También hay que reconocer temas como el de batalla o One Winged Angel, los cuales son tan intensos y emocionantes que estamos seguros de que muchos compositores de piezas para televisión y cine sienten celos de la genial mente de Uematsu.

Una oportunidad para revivir un clásico

Con todo lo dicho en los párrafos anteriores es fácil ver por qué Final Fantasy VII es un juego amado por tantos, pero dejar las cosas ahí significaría que no estamos viendo la pintura completa. A lo que vamos es que, por más especial que sea, su versión original está lejos de ser un juego perfecto, en especial teniendo en cuenta los altos estándares que existen en las más importantes producciones actuales.

No es bonito decirlo, pero sus gráficas con fondos prerenderizados, así como con modelos de personajes deformes y de pocos polígonos ya no lucen para nada bien. Por su parte, su sistema de batallas por turnos puede resultar tedioso, en especial cuando consideramos que es casi obligatorio participar en estas batallas aleatorias para conseguir experiencia que nos entregue el poder necesario para vencer a sus poderosos jefes. Y sí, sabemos que ha tenido relanzamientos que alivian algunas de estas quejas, pero ninguno de ellos le ha dado el tratamiento que una joya de esta talla merece.

Es aquí cuando es fácil entender por qué tanta gente soñaba con un remake de Final Fantasy VII, ¿verdad? El clásico de Squaresoft nos contó una de las historias más emocionantes de todo el gaming; nos hizo viajar por locaciones que nos robaron el aliento y nos presentó a personajes que seguimos recordando con cariño. Hacer que todo su potencial se quedara atrapado dentro de las limitantes de su era hubiera sido un enorme pecado para la comunidad.

Lo bueno es que Square Enix se tomó con seriedad la tarea de hacer una nueva versión de Final Fantasy VII. Gracias a esto se trata de un RPG que no sólo rinde tributo al clásico que nos enamoró en el PlayStation, sino que lo renueva por completo para que se vea mucho mejor y tenga un sistema de juego con los argumentos suficientes como para satisfacer las necesidades del gamer contemporáneo.

Si eres fan de Final Fantasy VII y decides darle una oportunidad a este remake, debes saber que no te vas a arrepentir. Las razones son muchas y una de las principales es que cuenta con una presentación impresionante.

El nuevo JRPG de Square Enix tiene algunos de los mejores gráficos que este género nos ha dado en la actual generación de consolas con modelos de personajes sobresalientes, así como animaciones bien detalladas y trabajadas. A esto hay que sumarle un diseño de escenarios que nos encantó.

También debemos reconocer el trabajo de iluminación el cual te dejara con la boca abierta, en especial si lo juegas en un televisor con imágenes de alto rango dinámico (HDR). Como si eso fuera poco, la banda sonora fue renovada, por lo que temas clásicos suenan mejor que nunca y por esto te recomendamos probarlo con unos buenos audífonos o un sistema de teatro en casa.

Tanto el apartado visual como el sonoro son importantes, de eso no hay duda, pero tampoco son la única razón por la que debes jugar Final Fantasy VII: Remake. Lo que pasa es que todo su sistema de juego fue completamente renovado para quitarle todas esas cosas que pueden hacer que su versión original no sea tan divertida como debería.

Compra Final Fantasy VII Remake en Liverpool

El cambio principal está en el sistema de combate, el cual se siente como la culminación de años de trabajos en los de Square Enix intentó revolucionar Final Fantasy para que se sintiera más dinámico y con una mayor cantidad de acción, pero sin abandonar por completo sus raíces. Si eres fan del género, es probable que te suene como una misión imposible, pero la realidad es que con Final Fantasy VII Remake se logró.

Sus peleas están diseñadas para que te sientas parte de ellas moviendo a los personajes por el campo de batalla mientras te acercas a atacar a los enemigos o te alejas para esquivarlos. Por su parte, conserva un gramo de la esencia de la estrategia por turnos al sólo permitirte seleccionar tus habilidades especiales o mágicas una vez que ciertas barras estén llenas. La combinación perfecta entre actuar y esperar.

Mucho más que un simple remake

Cuando piensas en un remake, ¿qué es lo que se te viene a la mente? Lo más probable es que imagines un videojuego clásico que fue renovado para presentar mejoras visuales y presentar ajustes en el gameplay para hacerlo sentir moderno.

Como ya lo revisamos, es algo que Final Fantasy VII Remake ya hace; no obstante, la realidad es que el esfuerzo de Square Enix fue tan grande que entregó algo mayor. Es por esto que considerarlo un remake ordinario sería un error. De hecho, en nuestros ojos es más bien una reconstrucción de una leyenda.

Lo que pasa es que Final Fantasy VII Remake toma una parte del juego original ―desde el inicio hasta que el grupo sale de Midgar― y la expande al grado de convertirla en un título independiente. Esto le dio la oportunidad a Square Enix de ponerse creativo con contenido secundario del original para así permitir que se desarrollara de manera apropiada y transformar su mundo en uno más amplio y rico.

Por ejemplo, ¿te acuerdas de Biggs, Wedge y Jessie? Sí, estoy hablando de los miembros de AVALANCHE que, aunque son fieles compañeros de Barret, pasan por la historia original sin mucha y pena ni gloria. En cambio, en Final Fantasy VII Remake este trío de rebeldes tienen mucho mayor presencia en la historia e incluso llegamos a conocer más sobre sus pasado y las razones por las que decidieron dejar todo atrás con tal de luchar por el futuro del planeta.

También hay que tener en cuenta que el mundo de Final Fantasy VII creció desde el lanzamiento del original y que Square Enix se tomó libertades creativas con este remake. Lo significa que Final Fantasy VII no sigue completamente la línea del original, por lo que en el camino te encontrarás con sorpresas, así como con momentos que te pondrán la piel de gallina por todas las nostálgicas emociones que te provocará.

Una historia expandida requiere un mundo que esté a su nivel, ¿no lo crees? Por esto nos encantó que Square Enix también puso especial empeño para que Midgar, la ciudad futurista en la que se llevan a cabo los hechos de Final Fantasy VII y su remake, ahora se sienta mucho más grande que en 1997. Ya sea que estés visitando la parte alta de la ciudad o que estés paseando por los barrios marginales del Sector 7, Final Fantasy VII Remake te sorprenderá por la magnitud de Midgar. También hay que destacar que tiene una fenomenal construcción de mundo que te permitirá ver y sentir las enormes diferencias sociales que existen en el mundo dominado por Shinra.

El hecho de que Final Fantasy VII Remake sea una reconstrucción más que un simple remake no es algo que se deba ver a la ligera. De hecho, consideramos que es una razón por la que es un juego esencial para quienes probaron su versión original. Sí, incluso para aquellos que lo jugaron tantas veces que se lo saben de memoria.

Lo que queremos decir es que Final Fantasy VII Remake tiene suficientes cosas como para emocionar y sorprender incluso a los más veteranos del JRPG. Lo mejor de todo es que puede lograrlo sin siempre tener que recurrir a una sensación nostálgica que, si bien agradecemos y nos encanta, puede llegar a cansar. Más cuando tenemos en cuenta que estamos en un mundo donde los remakes ya parecen el pan de cada día. Nos queda claro que el plan que Square Enix tuvo con este remake fue muy ambicioso, pero todo valió la pena.

La reconstrucción de un clásico
La reconstrucción de un clásico

Y si nunca he tocado un Final Fantasy, ¿debo jugar este remake?

Una triste realidad de los remakes es que algunos de ellos sólo se sostienen por la nostalgia, pero fuera de ello ofrecen poco. Es decir, están hechos para que puedan ser disfrutados por esas personas que invirtieron horas y horas de sus vidas en el original, pero que al final resultan poco atractivo para los jugadores que nunca lo tocaron.

¿Final Fantasy VII Remake entre en el grupo de estos remakes medianitos? Estamos seguros que has puesto atención en todo lo que has leído, por lo que la respuesta debería ser obvia, pero si no es así, igual respondamos: no, Final Fantasy VII Remake es un juego que vale la pena sin importar si jugaste el original o no.

De hecho, ¡ni siquiera es importante que hayas jugado un Final Fantasy o un JRPG! Por todas las emociones que ofrece y lo accesible que es, Final Fantasy VII Remake resulta ser un punto de entrada perfecto para la franquicia y el género. Su historia tiene todo para mantenerte enganchado durante sus más de 30 horas de juego y su combate te entregará momentos de grandes emociones. Por todo esto y más, no nos sorprendería que después de terminar Final Fantasy VII Remake quieras correr a probar más juegos de este estilo.

Final Fantasy VII Remake está disponible desde el 10 de abril en PlayStation 4. Si aún no tienes tu copia, puedes conseguirla en Liverpool y recibirlo en la comodidad de tu hogar.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos