#ViernesRetro: Gremlins 2 - The New Batch

Cuando todos queríamos tener un Gizmo


El paquete película + videojuego antes funcionaba mucho mejor que ahora, esto en el sentido de las ventas y no en el de la calidad del producto. En la era antes de la Internet era más sencillo que cayéramos en las garras de la publicidad y compráramos ciertos juegos porque tenían relación con la película de moda. Capcom tuvo logros importantes en este campo adaptando varias producciones de Disney tanto en NES como en SNES y otras consolas, pero hubo casos en los que la mancuerna simplemente no funcionó, como en Back to the Future o Batman Forever.

La diversificación del entretenimiento

Recién entrada la década de los 90 se estrenó la secuela de Gremlins, ahora con el apellido “The New Batch” o “La nueva generación”. A mediados de la década anterior habíamos conocido a Gizmo y muchos nos habíamos encariñado con él. 6 años después, con el auge de los videojuegos y Nintendo dominando su mercado, muchos productores optaron por contratar equipos de desarrollo que produjeran títulos basados en los filmes que realizaban. Hoy, de alguna manera estaremos cocinando con la misma receta que la semana pasada: película + Sunsoft + videojuego.

Gremlins 2: The New Batch es un título de plataformas lineal en el que controlas a Gizmo y, por lo menos al principio, te abres camino a puro tomatazo. Conforme vas avanzando vas consiguiendo mejores armas, lo cual le agrega variedad al juego y abre la posibilidad de enfrentar enemigos más poderosos. Recuerdo que cuando lo jugaba en su tiempo me sentía muy poderoso lanzando clips o lápices con una improvisada ballesta. Ahora que soy godín, puedo decir que esas son armas que yo también uso en mis batallas cotidianas.

La dificultad del juego radica en su mayoría en la gran cantidad de saltos complicados que debes hacer. En ocasiones sólo basta con que saltes en diagonal, pero hay otras en las que debes hacerlo calculando la marcha de una banda transportadora o de una plataforma móvil. La cosa se complica en los últimos niveles, en los que no sólo debes medir la distancia, sino cuidarte de los enemigos que invaden la pantalla. En suma, es un buen reto y un digno homenaje a los títulos clásicos de plataformas. Incluso aparece un pogo saltarín, el cual tiene la misma función que la estrella para Mario.

Buena opción para los speedruns

Se trata de una aventura lineal que puedes completar en menos de media hora. Cuenta con 5 niveles divididos en 2 o 3 partes y ambientados de acuerdo con el momento de la historia que está ocurriendo. Sigue de forma muy cercana los eventos de la película, creando con esto una conexión más fuerte con los fans que esperan ver a Gizmo salvando el día como lo hizo en el filme. Al final de los niveles te enfrentas con diferentes manifestaciones de Mohawk, el líder de la nueva facción de Gremlins. Es inevitable recordar al famoso Stripe, conocido en México como Rayita.

¿Le habrán fusilado la idea a Stephen King?
¿Le habrán fusilado la idea a Stephen King?

Me gusta mucho el menú de pausa, porque te da justo la información que necesitas sin saturar tanto la pantalla. Las palmeras detrás de Gizmo tal vez estén un poco fuera de lugar, pero que esté sosteniendo un clip y haciendo la clásica pose de Cuauhtémoc Blanco, no tiene precio. Puedes ver tu cuenta de globos, los cuales son de gran ayuda porque te permiten librar zonas muy complicadas, aunque corres el riesgo de que se revienten justo cuando estás pasando sobre un abismo y volver a caer. También aparece el número de cristales, aunque creo que la cantidad que puedes obtener está muy desproporcionada respecto a la que el juego te permite gastar, ya que en cada nivel sólo puedes comprar un objeto.

Tengo un clip y no dudaré en usarlo
Tengo un clip y no dudaré en usarlo

Hablando de comprar objetos, me parece un poco absurdo que el que te los vende sea el señor Wing. Entiendo que lo quisieron retratar como una especie de Pepe Grillo de Gizmo, pero el hombre murió al principio de la película, por lo que no tuvo mucho sentido que apareciera. Tal vez se trata de una alucinación del pequeño mogwai proveniente de su duelo por la muerte de su maestro; o tal vez me estoy clavando mucho en este asunto.

Me gusta que la perspectiva sea desde arriba, ya que eso les da un sentido de amplitud a los niveles y facilita que haya caminos alternos. Normalmente, cuando hay una desviación, es porque al final de esa ruta te encontrarás con la tienda del señor Wing, teniendo la posibilidad de comprar un objeto que te facilite el resto del nivel. Como ya mencioné, tendrás que saltar una gran cantidad de veces en cada nivel y habrá ocasiones en las que medir cada salto no será tan sencillo. Varios enemigos te impiden el paso y debes eliminarlos, lo cual crea un balance muy bueno entre el uso del botón de ataque y el de saltar. A pesar de ser un juego muy corto, tiene mucha acción y un reto considerable.

La música sobresale, ya que fue compuesta por Naoki Kodaka. Se nota su estilo inmediatamente, incluso desde la pantalla del título, aunque debo decir que en este caso su trabajo no es tan sobresaliente como el de Batman: the video game. Sin embargo, después de jugarlo, seguramente andarás tarareando alguna de sus melodías, porque son muy pegajosas.

En la versión de Game Boy, que está más enfocada al público infantil, la experiencia es muy diferente y algunos saltos se complican bastante, sobre todo cuando te impulsas en un resorte e intentas caer en un bloque que está justo arriba. En este caso el avance es horizontal, como juego clásico de plataformas. Es un poco desesperante, pero lo jugué sólo por ti, estimado amigo, por la causa. En este caso la música no deja de ser buena, pero tiene un tono mucho más infantil que se siente un poco fuera de lugar. El tono sombrío de la cinta quedó mucho mejor plasmado en la versión de NES. Irónicamente, la dificultad la sentí mucho más severa en la entrega portátil, aunque en su contraparte también hay algunas secciones en las que lanzar el control a la pantalla resulta muy tentador.

Una versión un poco fuera de tono
Una versión un poco fuera de tono

Gizmo: ¿un mal necesario?

En ambas cintas, las legiones respectivas de gremlins provienen de Gizmo. En primer lugar, la criatura no se puede mojar porque se reproduce como conejo, pero lo interesante viene cuando nos enteramos de que los nuevos gremlins no pueden alimentarse después de la medianoche. Eso me causa conflicto, porque realmente no se sabe en qué horario pueden comer; es decir, ¿qué tan después o qué tan antes de la medianoche? ¿Por ahí de las 4 de la mañana ya se pueden echar un pan tostado o algo parecido? Las reglas no son claras, pero más allá de eso, la realidad es que Gizmo es el punto de partida. Rayita y Mohawk vienen de él, por lo que podrían considerarse como la representación de los deseos ocultos y malévolos detrás de esa cara tierna y orejas prominentes. Cada uno de los personajes que se desprenden (literalmente) del protagonista de algún modo son muestras de sus distintas facetas, como en Intensamente. Esto no tiene mucho que ver con el juego, pero de cualquier manera lo quise compartir contigo.

Gremlins 2: The New Batch es como una buena botana para los que hoy lo quieran conocer. Sin dejarnos llevar por la película o lo que he mencionado hasta ahora, la verdad es que es un título que vale mucho la pena. En la época en la que salió me dio muchas horas de diversión y no fue fácil terminarlo. Hoy se siente como una experiencia muy breve, pero en sus días la sensación fue distinta.

No olvides que puedes compartirnos tus impresiones, imágenes o videos en los foros de este mismo sitio o en nuestras redes sociales. Nos leemos en el próximo #ViernesRetro. ¿Regresará Sunsoft?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos